ECONOMíA › LOS DATOS DEL INDEC MUESTRAN QUE EN EL úLTIMO AñO SE DESTRUYERON 164.000 PUESTOS FORMALES

El empleo en blanco acusó el golpe

En la construcción la caída fue de 9,4 por ciento, en la industria manufacturera de 4,3, en el entramado textil de 7,1 por ciento y en comercio, uno de los sectores más significativos, el empleo registrado se mantuvo estable.

 Por Tomás Lukin

La remuneración total promedio de los asalariados registrados del sector privado alcanzó los 3389 pesos durante el segundo trimestre, 22,3 por ciento más que durante el mismo período del año pasado. Los datos del Indec evidencian una caída de 164.000 puestos de trabajo formales, un retroceso del 2,8 por ciento en términos interanuales. La información oficial se refiere solamente a la situación de los asalariados formales. El impacto de la desaceleración económica en el empleo registrado se sintió en todos los sectores. En la construcción la caída en los puestos de trabajo formales llegó al 9,4 por ciento y en el amplio sector comprendido dentro de la industria manufacturera la merma fue del 4,3 por ciento. En el entramado textil el retroceso fue de 7,1 por ciento. En Comercio, uno de los sectores más significativos, el empleo registrado se mantuvo estable.

Durante los primeros tres meses del año la caída en el nivel de empleo registrado no se había evidenciado por cuestiones estacionales. La explicación del Palacio de Hacienda es que los empleadores no están pagando los aportes. La Capital Federal, Buenos Aires y Córdoba explican alrededor del 60 por ciento de la caída en los puestos de trabajo formales. Los datos del organismo estadístico publicados ayer sólo se refieren a los asalariados registrados y no contemplan a la elevada proporción de trabajadores “en negro”. En el segundo trimestre la tasa de informalidad se ubicó en el 36,2 por ciento y el desempleo creció 10 por ciento (de 8 a 8,8 por ciento) en ese mismo período. Históricamente, el salario promedio de los trabajadores precarios representa entre el 40 y el 50 por ciento del que perciben los trabajadores protegidos.

- Los salarios: Los mayores incrementos salariales interanuales por sector correspondieron a los trabajadores del sector Electricidad, Gas y Agua (27,9) y la Administración pública y Defensa (23,1). Los asalariados con mejores remuneraciones pertenecen al sector minero (10.570 pesos). Los datos desagregados permiten observar que en ese sector los salarios más elevados los reciben los trabajadores de las actividades petrolera y carbonífera, alrededor de 14 mil pesos mensuales. La industria farmacéutica paga 7873 pesos al mes. Mientras tanto, los bancarios reciben, en promedio, 7516 pesos.

Los datos de salarios del Indec están en sintonía con los aumentos registrados durante las paritarias. Según el Ministerio de Trabajo, las mejoras salariales en las negociaciones colectivas rondaron el 20 por ciento. Los incrementos promedio del 22 por ciento implican una sensible mejora en los ingresos reales utilizando para la comparación las estimaciones de inflación privadas más pesimistas. En la distribución geográfica las mejoras más significativas se registraron en las provincias de Chubut (25,9), Jujuy (25,9) y Santa Cruz (25,8).

- El campo: Respetando las brechas históricas, los salarios más bajos se registraron en el sector de agricultura, ganadería, caza y silvicultura. El promedio en la rama alcanza los 1995 pesos, 60 por ciento por debajo del salario promedio total. Los datos corresponden a los 329.000 trabajadores registrados que tiene la actividad. Así, el empleo formal en el agro cayó levemente. En la cartera que conduce Carlos Tomada estiman que la informalidad en el medio rural supera el 70 por ciento. Según el último censo agropecuario, la actividad emplea alrededor de un millón de personas. La inestabilidad, la falta de sistemas de protección social y la brecha de ingresos con el resto de los sectores son las otras tres características distintivas del sector. Las mejores remuneraciones las recibe el reducido grupo de productores de semillas, que reciben 3584 pesos, seguidos de los trabajadores avícolas.

- Manufacturas y andamios: El empleo formal en el sector industrial retrocedió en 51 mil puestos de trabajo, una merma del 4,3 por ciento, con respecto al mismo período el año pasado. La mayor caída se registró en la construcción, donde se contrajo 9,4 por ciento la cantidad de asalariados registrados. En medio de la crisis los mayores salarios en la industria manufacturera se siguen pagando en la el sector de refinación de petróleo (11.552). En la actividad del transporte de pasajeros y carga, por vía aérea y marítima, los trabajadores perciben entre 8700 y 10.000 pesos mensuales. En la industria automotriz los salarios ascienden hasta los 6820 pesos. Los que recibieron los mayores aumentos pertenecen al sector de gaseosas (35,9).

Compartir: 

Twitter
 

El ingreso promedio de los trabajadores rurales es de apenas 1995 pesos.
Imagen: AFP
 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.