ECONOMíA › EMPEZó LA PROMOCIóN DEL CANJE ENTRE INVERSORES MINORISTAS, TRAS UNA ALTA ADHESIóN DE LOS INSTITUCIONALES

Más de la mitad de la tarea ya está cumplida

Boudou confirmó que la etapa de reestructuración de deuda orientada a grandes bonistas terminó con un importante grado de aceptación. El ministro se reunió con inversores minoristas en Roma y viajó a Milán. Un pequeño grupo protestó contra la oferta.

 Por Cristian Carrillo

El equipo económico inició ayer la segunda fase del road show del canje de deuda. La promoción comenzó en Roma y tiene como destinatarios a pequeños inversores. Para los institucionales, el plazo de adhesión concluyó el viernes pasado y desde el Ministerio de Economía ratificaron que el resultado será difundido recién mañana. Sin embargo, tal como anticipó Página/12, el grado de aceptación fue importante: sólo con esa etapa se ubica en torno del 60 por ciento, sobre el total de 18.300 millones de dólares a reestructurar. El ministro Amado Boudou dijo que hubo “una alta receptividad” por parte de los tenedores mayoristas. Luego de varios encuentros en Roma, el funcionario viajó a Milán para continuar con las reuniones.

A pesar del impacto de la crisis europea en las Bolsas mundiales y en la plaza local, con la caída en los precios de los títulos públicos, la primera etapa del canje cumplió con las expectativas. El mayor número de fondos ingresó en el último momento. Por ese motivo, Economía decidió postergar el primer cierre (para bancos y fondos con más de 50 mil dólares en bonos en default) 48 horas hasta el viernes último. Estos inversores institucionales detentan la mayor parte de la deuda argentina en cesación de pagos. El grupo de bancos que lleva adelante la operación (Barclays, Deutsche y Citi) había garantizado en el primer borrador que presentó al Gobierno la participación de un piso de 10 mil millones de dólares provenientes de grandes tenedores. De acuerdo con los cálculos preliminares que se manejan en Economía, este universo de bonistas ingresó en su totalidad, a los que se sumaron otros fondos.

Con este volumen de inscripciones, la adhesión ya se ubicaría en torno del 60 por ciento. El ministro Boudou informó que las cifras finales las dará a conocer mañana. “Con los movimientos que hubo en los mercados dilatamos dos días más el proceso de aceptación temprana, por eso también se demoró esto”, agregó Boudou. De todas maneras, el alto grado de aceptación que se logró en la denominada “etapa temprana” servirá al equipo económico para presionar a los bonistas individuales a que ingresen al canje.

Los funcionarios argentinos mantuvieron en Roma reuniones con autoridades legislativas, tenedores minoristas y representantes de entidades bancarias. “Nuestra presencia por segunda vez en Italia en este proceso intenta demostrar la importancia que da el Gobierno a solucionar este conflicto, en un momento de mucha dificultad internacional”, manifestó Boudou. El ministro ejemplificó como acto de buena fe que se haga un pago “cash” para cumplir con los intereses caídos desde 2003 y que se cambien bonos Par (sin quita) a los tenedores individuales.

Los bonistas italianos son los que más resistencia presentaron, tanto en 2005 como durante la primera parte de la reapertura del canje. Ayer, un reducido grupo de bonistas se encadenó durante algunas horas a la embajada argentina en ese país acusando al gobierno de no tratarlos de buena fe. De todos modos, los funcionarios continuaron los encuentros con los directivos de entidades más representativas, como la Task Force Argentina, que dejó en libertad de acción a los inversores asociados para que decidan si entran en el canje, aunque consideró que la oferta es peor que la de 2005, que había rechazado. Por su parte, la filial estadounidense de la TFA envió una carta a Boudou en la que manifiesta preocupación en torno a la propuesta.

La importancia de los italianos radica además en que tienen en su poder bonos en default por unos cuatro mil millones de dólares. Es por esto que la segunda etapa de la gira internacional volvió a comenzar allí. “La Argentina tiene mucho afecto por Italia, acá hay cuestiones hasta familiares. La Presidenta hizo mucho esfuerzo en diseñar la mejor oferta posible, que Argentina pueda cumplir y nosotros esperamos que los inversores pequeños hagan un esfuerzo y entren a esta oferta”, convocó el ministro desde la capital italiana.

Lo que todavía sigue siendo una incógnita es si Economía buscará la suscripción de un bono por 1000 millones de dólares en Globales 2017. “La emisión de mil millones nuevos todavía está en curso. Pero si las condiciones de emisión (tasa de interés del mercado) no son aceptables para la Argentina, no vamos a realizarla”, dijo el ministro. En el entorno de Boudou reconocen que la decisión en definitiva es política: el objetivo de colocar ese monto a una tasa de un dígito está bastante lejos, y deberán elegir si aceptan un costo financiero no menor al 10,5 por ciento.

Compartir: 

Twitter
 

“Diseñamos la mejor oferta posible y esperamos que los minoristas la acepten”, pidió Boudou.
Imagen: AFP
 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.