ECONOMIA › FUERTE CONDENA DE CRISTINA AL AJUSTE EN LA UNION EUROPEA, AL HABLAR ANTE LA CONFEDERACION SINDICAL INTERNACIONAL

“No hay respuesta eficaz con viejas recetas”

En un discurso ante la organización gremial con representación en 156 países, Cristina Fernández advirtió sobre los riesgos de seguir las viejas recetas del neoliberalismo. “Esperemos que cuando se advierta esto, no sea demasiado tarde”, remató.

 Por David Cufré

Desde Vancouver

La presidenta argentina junto a la flamante titular de la CSI, Sharan Barrow, junto a ellas el ministro Tomada y los sindicalistas Moyano y Martínez.
Imagen: DyN.

La cumbre del Grupo de los 20 que empieza mañana en Toronto se anticipa como la más controvertida de las que tuvieron lugar hasta ahora desde que estalló la crisis internacional. El gobierno argentino ratificó ayer que su postura será de fuerte confrontación con las políticas de ajuste fiscal y recorte de derechos de los trabajadores que se vienen imponiendo en Europa por presión de países centrales y organismos como el FMI. La encargada de anunciarlo fue la presidenta Cristina Fernández de Kirchner, quien llegará al encuentro de mandatarios con el respaldo político que vino a buscar a esta ciudad y que logró con creces. Cristina cerró las sesiones del segundo congreso de la Confederación Sindical Internacional (CSI), la unificada central de trabajadores que reúne a un millar de organizaciones gremiales de 156 países, la cual realizó su conferencia la semana previa a la cita del G-20 para hacerle llegar un mensaje de oposición a las medidas que se están adoptando ante el derrumbe europeo (ver aparte). “Es imposible dar una respuesta eficaz con los viejos instrumentos de ajuste”, sentenció la jefa de Estado argentino, en una de sus frases más aplaudidas por los delegados sindicales.

Cristina resumió en su discurso los conceptos básicos que plantearon los dirigentes gremiales a lo largo de los cuatro días que lleva su congreso. Por esa razón su exposición fue interrumpida siete veces con aplausos y le dieron un trato preferencial. La nueva presidenta de la CSI, Sharan Barrow, llegó a decir que estaba emocionada de recibir “a una luchadora incansable por la justicia social”. La mandataria argentina es la única del G-20 que estuvo en esta asamblea sindical. Aceptó venir y adelantar su llegada a Canadá para reforzar la posición del Gobierno ante ese núcleo de países, adonde más de uno –el anfitrión e Inglaterra en primer lugar– presiona para que vuelva a aceptar las auditorias del FMI sobre su economía.

Al respecto, Cristina sostuvo que sólo permitirá las revisiones contempladas en el artículo IV del estatuto del Fondo si son para todos los países igual. “Me gustaría ver los estándares con los cuales el FMI analiza cada una de las economías, porque a la Argentina se le reclaman cosas que a otros les toleran. Estados Unidos tiene un déficit fiscal estructural de billones de dólares y ahí no pasa nada”, indicó ante la consulta de Página/12. Comparó esa situación con lo que ocurre con el Comité de Descolonización de las Naciones Unidas e Inglaterra, que desacata cada una de sus resoluciones. “Es como pasa en la ONU. Si todos somos medidos con la misma vara estamos dispuestos a que venga el FMI, pero si a unos se les deja hacer cualquier cosa y a otros se les exigen determinados comportamientos, entonces no. No puede ser que a un país chico se lo castiga y hasta se lo invade si no cumple una disposición de las Naciones Unidas y aquellos que se sientan en el Consejo de Seguridad pueden darse el lujo de violar todas las resoluciones”, completó.

La Presidenta anticipó en el congreso de la CSI lo que será el eje de la presentación argentina en el G-20, una agenda que, en lo esencial, es compartida con Brasil y el resto de los países del BRIC (Rusia, India y China): rechazo a los planes de ajuste y flexibilización laboral, que algunos de los miembros del G-7 y el FMI quieren extender a diferentes naciones del mundo, y recuperación de los temas que el G-20 había planteado en un primer momento. Entre éstos, citó la nueva regulación para los mercados financieros, control a los flujos de capitales especulativos, reformulación de los organismos internacionales, neutralización del accionar de los paraísos fiscales y de las calificadoras de riesgo.

“Desde la Argentina estamos viendo un escenario internacional y una realidad muy parecida a la que vivió mi país en 2001, cuando implosionó un modelo y se defaulteó la deuda más importante”, aseguró Cristina en su discurso. En ese marco, la Presidenta sostuvo que las políticas de ajuste aplicadas en la Argentina hasta 2001 “son muy similares a las que se aplican en parte de la Eurozona” y destacó que se trata de “recetas viejas, donde son los trabajadores los que tienen que hacerse cargo de la cuenta de los sectores financieros”.

Sostuvo que Argentina enfrentó la crisis “sin modificar la tasa de de-sempleo” con diversos instrumentos. “Mi obsesión en la crisis fue mantener el vínculo laboral, porque una vez que se destruye un puesto de trabajo cuesta mucho más tiempo recuperarlo”, dijo Cristina. Por otro lado, la Presidenta instó a “clausurar una etapa del capitalismo que creyó que el dinero generaba dinero por sí mismo, sin pasar por el circuito de producción”.

También en el discurso ante la CSI se refirió al rol que cumplirá la Argentina en esta cumbre del G-20. “Vamos a plantear que las políticas de ajuste no van a hacer nada más que agravar la situación”. Y recordó que así como en los ’90 los organismos internacionales de crédito tomaron a la Argentina como ejemplo, en el 2001 “le soltaron la mano”.

Reiteró además la necesidad de que los Estados intervengan “activamente en las políticas contracíclicas y comiencen por fin una regulación a fondo del movimiento de capitales que no tiene ningún tipo de contralor, y que ha sido una de las causas de la crisis”.

Al finalizar su discurso, la Presidenta exhortó a “alimentar la demanda agregada, generar más y mejor empleo y controlar el movimiento especulativo de capitales, para que los sectores financieros que han sido fondeados por cifras multimillonarias los vuelquen al financiamiento de los sectores productivos”.

“Esa es la clave. Esperemos que cuando adviertan que ése es el camino no sea demasiado tarde”, concluyó la Presidenta.

Compartir: 

Twitter
 

SUBNOTAS
 
ECONOMIA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared