ECONOMíA › CARLOS SáNCHEZ FUE DESPLAZADO DE LA OFICINA QUE AUDITA A LOS BANCOS

Un superintendente de salida

El funcionario autorizó a un grupo de bancos extranjeros a distribuir 500 millones de dólares en dividendos entre sus accionistas. Si bien tenía facultades para hacerlo, no lo consultó con el directorio del BCRA y eso le costó el puesto.

 Por Tomás Lukin

La presidenta Cristina Fernández de Kirchner desplazó al superintendente de Entidades Financieras y Cambiarias del Banco Central por autorizar a un conjunto de bancos extranjeros a distribuir dividendos por una cifra cercana a los 500 millones de dólares sin consultar a las autoridades del BCRA. Oficialmente, Carlos Sánchez, un colaborador histórico del Gobierno proveniente de Santa Cruz, renunció a su puesto de auditor del sistema financiero por razones personales, aunque conservará su rol de director del BCRA. Extraoficialmente, distintos funcionarios explicaron que existía una creciente tensión entre las autoridades de la entidad que conduce Mercedes Marcó del Pont y Sánchez por el proceder “inorgánico” de este último en temas sensibles.

La situación que generó malestar en la Casa Rosada y detonó el pedido de renuncia fue que Sánchez autorizó, sin consultar ni informar a los directores del Banco Central, a distintas entidades extranjeras a distribuir dividendos y, por lo tanto, a remitirlos hacia sus casas matrices.

El superintendente de Entidades Financieras y Cambiarias está encargado de supervisar y auditar todo el sistema bancario, así como de autorizar las fusiones y adquisiciones entre entidades. A su vez, el funcionario en el cargo posee la facultad para autorizar la distribución de los crecientes dividendos de las empresas del sector, pero en el BCRA una práctica habitual es informar en el directorio las novedades. Sánchez mantiene una relación tirante con Marcó del Pont y algunos miembros del directorio, quienes cuestionan la celeridad con la que avanza sobre temas sensibles, como puede ser la adquisición de un banco por otra entidad más poderosa o, en este caso, la distribución de dividendos.

Algunas semanas atrás, Sánchez decidió habilitar, aparentemente sin consulta previa, a distintos bancos de capital extranjero para repartir entre sus propietarios alrededor de 500 millones de dólares. Algunos funcionarios consideraron que se trató de una apuesta de quien fuera ministro de Economía y Obras Públicas de Santa Cruz para demostrar poder. El resultado no fue el esperado y el permiso para girar al exterior los fondos causó malestar en la Casa Rosada, donde determinaron el final de sus funciones en el cargo. El contador Sánchez, que preservará su puesto de director del BCRA, terminaba el mandato de tres años en la Superintendencia dentro de cinco meses.

En el constante intercambio con el sector, las autoridades del Banco Central tienen pocos momentos donde pueden sentarse a negociar desde una posición de poder con las entidades. Las aperturas y adquisiciones son uno de esos episodios, el otro es precisamente cuando se distribuyen dividendos. Aunque muy posiblemente las propuestas de los bancos hubieran recibido el visto bueno del directorio, el mecanismo implementado por Sánchez para demostrar su fuerza dentro del Central impidió al Gobierno manejar los tiempos y establecer una negociación con las entidades financieras que permita, por ejemplo, aceitar la política de créditos que busca impulsar el Estado, o limitar el giro al exterior de los fondos. En el BCRA no confirmaron cuáles fueron los bancos extranjeros autorizados para girar fondos a sus accionistas.

De acuerdo con lo que establece la Carta Orgánica del BCRA, el vicesuperintendente, Sergio Chodos, ejercerá las funciones vacantes hasta que se designe un reemplazante para Sánchez. La ley establece que el Poder Ejecutivo designa al superintendente a partir de una propuesta que realiza la presidencia del Central. Si bien sostienen que no hay urgencia para nombrar a nadie, Santiago Carnero, un contador de Caleta Olivia designado director recientemente que antes de llegar a la autoridad monetaria se desempeñaba como director por el Estado en YPF. De todas formas, no existe urgencia por nombrar un reemplazante.

[email protected]

Compartir: 

Twitter
 

El lugar de Sánchez será cubierto transitoriamente por Sergio Chodos, allegado a Amado Boudou.
Imagen: Guadalupe Lombardo
 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.