EL PAíS › AGUSTíN ROSSI, PRECANDIDATO A GOBERNADOR DE SANTA FE POR EL FRENTE PARA LA VICTORIA

“Recobramos el diálogo con el campo”

 Por Julián Bruschtein

En un alto de su gira de campaña por Santa Fe, el precandidato a gobernador de esa provincia –compite con el ex canciller Rafael Bielsa y otros dos candidatos justicialistas, Omar Perotti y Juan Carlos Mercier–, Agustín Rossi recibió a Página/12 en el despacho del tercer piso en el Palacio Legislativo que le corresponde como jefe del bloque del Frente para la Victoria. Para Rossi, las dos primeras elecciones del año constituyen “un aliciente más” para buscar el triunfo en provincias en manos opositoras, como es el caso de Santa Fe. Adelanta que en caso de ganar las internas y llegar a la gobernación, su plan de seguridad incluye la creación de tres policías: de prevención, de investigación y de tareas administrativas. Además, ve una “elección abierta” por la novedad de que “hay ocho candidatos” a gobernador de Santa Fe y por las internas que someten al Partido Socialista a un debate interno fuerte.

–¿Cuál es su principal propuesta para acceder a la gobernación de Santa Fe en caso de imponerse en las internas del 22 de mayo?

–Cuando hablamos de nuestra propuesta política para Santa Fe, sentimos que hay que replicar el modelo de gestión que Néstor y Cristina hicieron a nivel nacional. La provincia tiene mucho anclaje en el pasado y hay que romper con eso para ir hacia el futuro. A pesar de algún momento virtuoso del pasado, queremos colocar a Santa Fe en el contexto de este siglo XXI, teniendo en cuenta que ya pasó una década de su inicio y la provincia continúa mirando hacia atrás. De allí se desprende una mirada de la gestión con un Estado más presente, un Estado y un gobierno más protagonistas.

–El triunfo de Catamarca y la paridad en Chubut son resultados aparejados a la imagen presidencial. ¿Existe la posibilidad de un efecto cascada?

–De Catamarca se pueden sacar varias reflexiones. El FpV es una fuerza política con un nivel de fortaleza importante aun en aquellos territorios que hacía varios años eran históricamente esquivos. Muchas elecciones provinciales se separaron para evitar la influencia de las nacionales, pero está visto que en Catamarca no funcionó. El peso y la recuperación de la imagen de la Presidenta, como es lógico, potencia las posibilidades electorales de los candidatos de nuestro espacio, el kirchnerismo. A los que estamos en provincias opositoras nos genera un aliciente más, por supuesto. Se les puede ganar a estos oficialismos provinciales por más que tengan niveles de fortaleza importantes. Alinear a Santa Fe con el modelo de gestión nacional es nuestro propósito.

–Uno de los temas controvertidos en campaña suele ser el de la seguridad. ¿Cuál es su proyecto sobre este punto?

–Santa Fe tiene el segundo índice más alto de delitos con muerte después de Chubut. Hay que partir de que el tema de la seguridad requiere un abordaje multidiciplinario. Hay que hacer una profunda reforma en la policía de la provincia y separar la tarea de prevención de las vinculadas con la investigación y las cuestiones administrativas. Crear policías específicas que se encarguen de estas tareas es uno de los primeros pasos. Van a tener una jefatura propia que va a depender del ministro o el secretario del área. Tendrán una identificación distinta, con uniformes distintos, con móviles de color distinto. En todos los casos los intendentes y jefes comunales participarán en la elaboración de los objetivos estratégicos anuales de la fuerza de seguridad.

–¿El kirchnerismo pudo recomponer la relación con el campo en Santa Fe?

–He recorrido ya una vuelta entera a la provincia y no hemos tenido ningún inconveniente. Desde localidades medianas hasta pequeñas, en general el kirchnerismo ha recobrado un nivel de diálogo y de reconstrucción de confianza con el sector a partir de la creación del Ministerio de Agricultura y de la excelente gestión del ministro Julián Domínguez, que ha logrado restablecer el diálogo no solamente con las entidades sino con sectores mucho más amplios.

–¿Por qué decidió promover una lista de diputados provinciales sub 30?

–Hace ocho años la gente gritaba para que se vayan todos. El sector más escéptico era el de los jóvenes y hoy tenemos este fenómeno de participación de la juventud que oxigena la política y las instituciones. Lo que hicimos con la lista de los Jóvenes para la Victoria fue tratar de darle una respuesta de jerarquía a ese fenómeno.

–¿Cómo ve a la oposición en su provincia?

–Indudablemente que ha recibido un golpe con la derrota electoral en Catamarca. Es una elección mucho más abierta con respecto a otras oportunidades, hay que recordar que en el 2007 había tres candidatos –Bielsa y yo por el justicialismo y (el gobernador Hermes) Binner por el Frente Cívico– y hoy hay ocho.

Compartir: 

Twitter
 

SUBNOTAS
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.