ECONOMíA › BAJAN CALIFICACIóN A DEUDA DE EE.UU.

Poderoso y riesgoso

 Por Cristian Carrillo

El enorme déficit fiscal en que debió incurrir la economía estadounidense para salvar a su sector bancario fue recién ayer considerado como “riesgoso” por la calificadora Standard and Poor’s, que decidió llevar a “negativa” la perspectiva de nota de la deuda norteamericana. Es la primera vez en la historia que se pone en duda la capacidad de pago de la economía más grande del planeta. Las emisiones de deuda en los Estados Unidos detentan la calificación AAA, la más alta que otorga una agencia de rating, incluso después de la debacle de las hipotecas subprime. La baja ahora en las perspectivas fue entendida por algunos analistas como un mensaje político, mientras demócratas y republicanos llevan adelante una dura pelea en el Congreso por imponer sus soluciones para reducir ese déficit. El Tesoro dijo que la medida “subestima la capacidad de los dirigentes de los Estados Unidos para reunirse y solucionar” esta clase de problemas.

“Puesto que Estados Unidos tiene lo que nosotros consideramos déficit presupuestales muy importantes y un nivel de endeudamiento gubernamental en alza, y que el camino para tratar –estos problemas– no está claro, revisamos nuestra perspectiva sobre la calificación a largo plazo de estable a negativa”, señala el comunicado de una de las tres calificadoras reconocidas mundialmente. Las otras dos son Fitch y Moody’s. Estas agencias son el centro de las críticas por su incapacidad para anticipar las últimas crisis que se sucedieron en varios países. De hecho, muchas de las emisiones de bancos, empresas y países mantenían una nota AAA antes de que se declararan en quiebra y/o cesación de pagos.

La crisis internacional, cuyo epicentro fue las hipotecas de alto riesgo y baja calidad en los Estados Unidos, derivó en la necesidad de que el gobierno estadounidense dispusiera de megamillonarios rescates para evitar más bancarrotas en su sector bancario. También hizo costosas inyecciones de liquidez para incentivar su alicaída economía. Ahora, el Parlamento estadounidense debate la forma de reducir el rojo fiscal que dejaron esos salvavidas. “Hay un riesgo creciente” de que no logren un acuerdo antes de la elección presidencial y parlamentaria, en noviembre de 2012, afirmó el analista de S&P, Nicola Swann. La Casa Blanca aprovechó la situación para declarar que la rebaja en las perspectivas muestra la necesidad de “una reforma fiscal”, según el portavoz de Barack Obama.

“La economía estadounidense enfrentará un segundo semestre muy complicado si no logra algún tipo de acuerdo, dado que se vencen los estímulos fiscales y monetarios”, explicó a este diario Eugenio Díaz Bonilla, representante por la Argentina en el Banco Interamericano de Desarrollo (BID). Los republicanos rechazan la posibilidad de un nuevo aumento en los impuestos, mientras que los demócratas no están dispuestos a un recorte de gastos. La administración Obama insiste en la necesidad de que se invierta en infraestructura, Salud y Educación, junto con una mayor regulación de los mercados. Para los republicanos todo esto es riesgoso para las cuentas públicas.

Los principales mercados bursátiles operaron en negativo. En Wall Street, el Dow Jones cedió 1,15 por ciento. La tendencia se trasladó a las bolsas de la región, donde el índice MerVal perdió 2,4 por ciento. “El temor que existe no es acerca de un problema de solvencia, sino de una devaluación de la moneda”, explicó Díaz Bonilla. El último episodio de pérdida de credibilidad de la deuda estadounidense fue a mediados de los setenta, cuando ese país debió emitir papeles en otras monedas (en francos suizos y marcos alemanes). “Ahora pensamos que hay al menos una chance sobre tres de que bajemos la nota a largo plazo de Estados Unidos en los próximos dos años”, concluyó Swann.

Compartir: 

Twitter
 

 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.