ECONOMíA › UN MERCADO EN LAS SOMBRAS

Agentes fantasma

 Por Raúl Dellatorre

Fue una semana atípica la que vivió el denominado mercado paralelo de divisas. Subas sin más explicación que una apuesta a que el Gobierno podría ceder a la presión y se resignaría a devaluar. Una baja todavía menos razonable que se intentó explicar por el “apriete” de un funcionario de Gobierno sobre un banquero para que éste transmita la “orden” de bajar la cotización antes del feriado de Semana Santa. Tan irracionales son las justificaciones de los “operadores”, que llegan a tener que explicar que, con menos oferta (la supuesta presión fue sobre los vendedores, no sobre la demanda) y más “control”, la cotización en el paralelo baja en vez de subir. El desatino se completa con la resurrección del dólar marginal, que al quinto día volvió: después de cuatro jornadas casi sin operaciones, se dijo que el miércoles 27 la plaza no registrada retomó ritmo y elevó la cotización del marginal. ¿Reaccionará el mercado a las últimas novedades, esta vez no supuestas sino reales, de una fuerte sanción a una casa de cambio por las irregularidades en el registro de sus operaciones? Si reacciona, ¿en qué sentido lo hará?

Tras haber tocado un máximo de 8,75 pesos en la cotización promedio del miércoles 20 –hubo quienes llegaron a pagar hasta nueve pesos–, la plaza entró en una rara impasse de escasas o nulas operaciones. Curiosamente, se atribuye a una “orden oficial de bajar la cotización” que el ritmo de operaciones ilegales se haya planchado. Más extrañamente aún, con más prohibiciones, la cotización cayó (unos 45 centavos) en vez de subir. Pero según las referencias de operadores y agentes de mercado, luego de cuatro días de escasa compraventa de divisas, la plaza recuperó ritmo el miércoles y la cotización repuntó, presumiblemente, por “toma de posiciones en dólares” de importantes actores económicos, antes del prolongado feriado (desde ayer hasta el 2 de abril).

Si se presta atención a las referencias sobre el movimiento del mercado marginal que dan los habituales informantes de esta plaza, entre el jueves 21 y el martes 26, las pocas transacciones que hubo fueron concretadas “por las cuevas tradicionales con sus clientes habituales”. El miércoles 27, entraron a jugar fuerte los “actores de peso”, que con su decisión de pasar el feriado prolongado con pesos o con dólares en el bolsillo son capaces de mover la cotización. ¿Tan desconocidos pueden ser como para no hacer un seguimiento más riguroso sobre sus operaciones ilegales?

La fuerte sanción aplicada a una casa de cambio emblemática, junto con a la novedad de que se investiga a otras, es una señal nueva, distinta, en un mercado paralelo con el que se corría el riesgo de que siguiera provocando daño por su capacidad de enrarecer el clima económico, mientras no merecía mayor atención de las autoridades porque “mueve un volumen de dinero absolutamente marginal”.

Las “grandes cuevas”, sus “clientes tradicionales” y “entidades” que toman posición en dólares para dejar pasar el feriado, son un puñado de agentes económicos que pertenecen o representan a sectores muy poderosos que están utilizando el mercado marginal como forma de presión para cambiar las reglas que establece la política económica. Los movimientos de los últimos diez días en ese “mercado marginal” muestran que no son, justamente, las leyes de la oferta y la demanda las que fijan el precio. Otro es el juego. La lupa del Banco Central está puesta sobre las casas de cambio y “las irregularidades” de su funcionamiento. Puede ser un buen comienzo para conocer esa realidad virtual y mediática que es hoy el mercado “blue”.

Compartir: 

Twitter
 

 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.