ECONOMíA › REGLAMENTACION DEL BONO Y DEL PAGARE PARA INVERSIONES ENERGETICAS

Menú completo de papeles del blanqueo

El título de deuda será a tres años, con pago de intereses semestrales del 4 por ciento anual. El destino de los fondos serán obras de infraestructura e inversiones de YPF.

El Ministerio de Economía oficializó ayer la emisión y procedimiento del Bono Argentino de Ahorro para el Desarrollo Económico (Baade) y del Pagaré de Ahorro para el Desarrollo Económico (PADE) que, junto con el Certificado de Inversión de Depósito de Inversión (Cedin), completan la oferta de instrumentos para canalizar los fondos que ingresen a través de la exteriorización de capitales. Los bonos Baade y PADE se emitirán a tres años de plazo con fecha de inicio el 17 de julio próximo y pagarán una tasa de interés del 4 por ciento pagadero de forma semestral, según la reglamentación que se publicó en el Boletín Oficial. El destino de los fondos serán obras de infraestructura y energía.

La diferencia entre ambos instrumentos radica en el perfil del portador, ya que el PADE estará orientado a inversores institucionales y no contará con un mercado secundario. De todos modos, a partir del primer año de vida de estos papeles la reglamentación permite el canje entre ellos.

Cuando restan dos semanas para el lanzamiento del blanqueo de divisas –el 1º de julio–, el aspecto legal y reglamentario ya está cumplido. Tras la aprobación a fin del mes pasado del blanqueo por parte del Congreso, la AFIP publicó la reglamentación para el ingreso de los fondos no declarados, el Banco Central hizo lo suyo con la operatoria y suscripción del Cedin y Economía publicó ayer los procedimientos para los Baade y PADE.

De acuerdo con los considerandos de la resolución, en ambas alternativas se devengará un interés del 4 por ciento en forma semestral, mientras que la amortización será íntegra al vencimiento. La primera diferencia entre los bonos y los pagarés son los montos y la forma de suscripción, dado que están diseñados para distintos tipos de inversores. El Baade podrá ser registrable o al portador. En el caso de los registrables se emitirán Certificados Globales a nombre del Banco Central –en su carácter de Agente de Registro de los bonos–, mientras que al portador serán láminas con denominaciones de 100, 1000 o 10.000 dólares. La denominación mínima del bono registrable será de un dólar; el del bono al portador, de cien dólares; el del pagaré, de cien mil dólares. Esto implica que el pagaré está previsto para inversores institucionales. Los pagos de los servicios los realizará Tesoro.

Los bonos registrables podrán ser negociados en un mercado secundario, mientras que los títulos al portador se podrán transferir con la sola entrega del papel y no tendrán cotización bursátil. Los pagarés no tendrán un mercado secundario. Estos se emitirán a la orden de los inversores, que sean personas jurídicas, los que deberán ser mantenidos en custodia de una entidad financiera con cuenta corriente en el Banco Central o en la Caja de Valores. Se entregará un solo pagaré por beneficiario. Luego del primer año de vida, el tenedor podrá optar por canjear sus papeles por cualquiera de las dos opciones restantes, pero el mismo portador no podrá ejercer la opción inversa. Esto permitirá, por ejemplo, que quien tenga un pagaré o bono al portador pueda pasarse a registrables para operar en el mercado.

La oferta para la exteriorización de capitales se completa con los Cedin, con destino al mercado inmobiliario y de la construcción. Se trata de certificados sin vencimiento y con la posibilidad de endosos ilimitados. El vicepresidente del Central, Miguel Angel Pesce, aseguró ayer que con el Cedin “se podrá comprar electrodomésticos, pagar viajes al exterior y hasta cancelar deudas”, lo que dependerá de un acuerdo entre privados. Sin embargo, remarcó que para hacerse de los dólares billete “tiene que usarse para una operación inmobiliaria”. “Hasta ahora había dos instrumentos con poder cancelatorio, el dinero y el cheque cancelatorio. Esta característica se le dio también al Cedin, así que, una vez transmitido, la operación de la que se trate está cancelada”, subrayó Pesce. Desde el sector inmobiliario elogiaron la reglamentación de los certificados. Entre sus defensores se destacan el presidente de la Cámara Argentina de la Construcción, Gustavo Weiss, quien aseguró que “la reglamentación fue en concordancia con lo hablado”.

Compartir: 

Twitter
 

El Banco Central trabajó con Economía y la AFIP en la reglamentación.
 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.