ECONOMíA › FRANCIA APOYA A LA ARGENTINA ANTE LA CORTE SUPREMA DE JUSTICIA DE ESTADOS UNIDOS EN EL JUICIO POR BONOS EN DEFAULT

Allez la France contra los fondos buitre

El gobierno socialista de François Hollande se presentó ante la Corte Suprema de EE.UU. respaldando la posición argentina ante la demanda de fondos buitre. La administración Obama hará lo mismo si se lo pide el máximo tribunal.

 Por Cristian Carrillo

Francia intercedió en la batalla legal que la Argentina mantiene contra los fondos buitre. El gobierno de François Hollande presentó ayer un documento amicus curiae (amigo del tribunal), en respaldo al pedido argentino para que la Corte Suprema de Estados Unidos acepte pronunciarse sobre el diferendo. El acompañamiento fue enviado sobre el filo del plazo estipulado por el máximo tribunal para las presentaciones de apoyo a la posición argentina, que venció ayer, mientras que hasta el 26 de agosto se recibirán las respuestas de los fondos buitre. El litigio por 1300 millones de dólares que reclaman estos fondos especulativos por sus tenencias en bonos defolteados se encuentra a la espera de la sentencia de primera instancia de la Cámara de Apelaciones de Nueva York. En caso de que el fallo de la Cámara sea desfavorable para el país, el gobierno de Estados Unidos y el Fondo Monetario adelantaron que se sumarán al pedido de revisión por parte de la Corte, acompañando la posición argentina.

Los fondos buitre NML Capital, Aurelius y Olifane encabezan un pedido para que la Argentina desembolse 1330 millones de dólares en efectivo y en un solo pago, monto que calculan sobre sus tenencias en títulos públicos que no ingresaron a la reestructuración de deuda y los intereses desde la cesación de pagos de 2001. El argumento que utilizaron estos fondos fue el de pari passu (tratamiento igualitario entre acreedores), al aducir que el país abona sus vencimientos de deuda reestructurada y no los títulos defolteados. La demanda prosperó en el juzgado de primera instancia de Thomas Griesa y fue convalidada por la Cámara de Apelaciones de Nueva York, que solicitó a las partes que presenten una propuesta para salvar esa supuesta discriminación. La Argentina propuso reabrir el canje y los fondos, un pago en efectivo.

En simultáneo, a la espera de que la Cámara se expida sobre la modalidad de pago, el bufete de abogados Cleary Gottlieb, que representa al Estado argentino en Nueva York, presentó el 24 de junio pasado un pedido de revisión del caso en la Corte. Los considerandos de esa solicitud advierten que el fallo de la Cámara que convalida la teoría de tratamiento igualitario a favor de los buitres viola el Acta de Inmunidad Soberana, una ley federal estadounidense. Esta violación responde a que el fallo de Griesa obliga al país a pagar en efectivo la sentencia y a los agentes de pago, como el Banco de Nueva York, a retener pagos de la deuda reestructurada si la sentencia no se cumple. El fallo de Griesa recibió el rechazo de distintos actores de la comunidad financiera: bancos intermediarios, cámaras de compensación, el Tesoro de Estados Unidos y ex funcionarios del Fondo Monetario. Incluso el FMI elaboró un documento que advierte que un fallo en contra de la Argentina implicaría un riesgo sistémico para el sistema financiero internacional.

El pedido de revisión del caso por la Corte sumó el apoyo de Francia sin que le fuera solicitado por ese tribunal. El gobierno de Hollande había adelantado que acompañaría el proceso, cuando también se especulaba con igual comportamiento de la Casa Blanca y el Fondo. La Corte Suprema de Francia (Cour de Cassation) ya había dictaminado, en un fallo del 4 de abril, en favor de la Argentina al señalar que el país tiene derecho a reestructurar su deuda, y avaló los llamados a canje de 2005 y 2010. A Francia, como líder de la Eurozona junto a Alemania, le preocupa el precedente que pueda significar para futuras reestructuraciones un fallo en favor de los buitres, sobre todo con el riesgo de que economías que integran el bloque tengan que recurrir a la alternativa del canje.

El gobierno de Barack Obama y el FMI son las principales influencias con que la Argentina espera contar en caso de que la Corte Suprema solicite intervención. En los últimas semanas se especuló con un pronunciamiento de Estados Unidos, pero finalmente se decidió aguardar el requerimiento de la Corte porque evaluaron que ésa es la mejor estrategia para favorecer un fallo en contra de los intereses de los buitres. Ya lo había hecho en ese sentido con una presentación del Departamento del Tesoro ante la Cámara de Apelaciones. Como referencia vale recordar que, en este tipo de casos, Estados Unidos nunca presentó un amicus curiae ante la Corte sin solicitud previa, salvo por casos domésticos. Si la Cámara determinara un embargo de los depósitos en el Bank of New York, el gobierno estadounidense podría presentarse ante la Corte en carácter de parte involucrada por tratarse de una decisión en jurisdicción de ese país. De hecho, el pedido argentino a la Corte resalta que el fallo de primera instancia “representa una intrusión sin precedentes de las actividades de un Estado extranjero en su propio territorio, lo que plantea preocupaciones significativas con las relaciones exteriores de los Estados Unidos”.

El Fondo Monetario también dejó en claro su posición favorable al pedido argentino, pese a que en esta etapa del proceso judicial decidiera mantenerse a la espera de la invitación de la Corte.

Compartir: 

Twitter
 

El gobierno de François Hollande y también los EE.UU. están preocupados por el impacto en el mercado de un fallo a favor de los buitres.
Imagen: EFE
 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.