ECONOMíA › EL MERCOSUR Y LA UNION EUROPEA SIGUEN NEGOCIANDO UN TRATADO DE LIBRE COMERCIO

Un acuerdo en el pantano

Las elecciones del Parlamento europeo en mayo y la reticencia de esos países, fundamentalmente Francia, Irlanda y Polonia, para relajar su proteccionismo agrícola limitan la posibilidad de registrar avances en el corto plazo.

 Por Tomás Lukin

Las negociaciones entre el Mercosur y la Unión Europea para alcanzar un tratado de libre comercio están empantanadas. Las elecciones del Parlamento europeo en mayo, el consecuente recambio de autoridades de la Comisión Europea y la reticencia de esos países, fundamentalmente Francia, Irlanda y Polonia, para relajar su proteccionismo del sector agrícola limitan la posibilidad de registrar avances en el corto plazo. Los equipos técnicos del Mercosur se juntaron ayer en Montevideo para avanzar en la elaboración de su oferta de los bienes, inversiones, servicios y compras gubernamentales donde están dispuestos a eliminar aranceles, restricciones y regulaciones. El próximo encuentro entre los negociadores de ambos bloques será el 21 de marzo en Bruselas. Sin embargo, se trata de una reunión de carácter informativo donde no se realizará el intercambio de ofertas.

La firma del acuerdo comercial, impulsado en la región por Brasil, liberalizaría el 90 por ciento del comercio interbloque mediante la disminución de las distintas barreras arancelarias existentes. La apertura se daría en un plazo de entre dos y diez años, dependiendo de los bienes. En términos comerciales, el acuerdo cuya negociación comenzó hace una década no difiere del ALCA rechazado en 2005, durante la cumbre de Mar del Plata. La diferencia radica en la potencia involucrada: una Unión Europea que atraviesa una crisis estructural.

Las negociaciones al interior del Mercosur no son sencillas y armónicas, pero los miembros tienen prácticamente lista su oferta. Fuentes oficiales indicaron a este diario que incluso la Argentina, que había sido más reticente a avanzar el año pasado, presentó un listado de bienes de alcance similar a sus socios regionales. Pero para avanzar, el Mercosur reclama que la UE liberalice sus mercados agropecuarios y agroindustriales, históricamente protegidos con altos aranceles, medidas paraarancelarias e importantes subsidios a la producción local.

Las dificultades al interior del bloque europeo para garantizar un trato “especial y diferenciado” que reconozca las diferencias de desarrollo económico con la región sudamericana representan la principal traba para avanzar. Desde el Mercosur advierten que un TLC tradicional, como los que acostumbra a negociar la UE, no sólo perpetuaría sino que aumentaría la brecha existente entre ambas regiones. En ese sentido, consideran que el acuerdo birregional consolidaría una especialización comercial donde Europa amplía su participación en el abastecimiento de bienes intensivos en capital y conocimiento tecnológico a cambio de un módico acceso para materias primas y alimentos, en el mejor de los casos. Además, los europeos accederían a un conjunto de beneficios en materia de servicios, compras gubernamentales, propiedad intelectual e inversiones. En tanto, la UIA advierte que tendría un magro impacto sobre el PIB y consecuencias sobre el empleo y la distribución del ingreso.

Para amortiguar esos impactos negativos, los países del Mercosur reclaman, como condiciones que forman parte indivisible de su oferta, la implementación de mecanismos que permitan neutralizar los efectos de los subsidios agrícolas a la producción en Europa, la suspensión de preferencias para productos que se beneficien de subsidios a la exportación y para aquellos casos en donde los países del Mercosur estén en condiciones de desarrollar industrias nacientes y la aplicación de medidas de defensa comercial como las salvaguardias, para aumentos imprevistos de las exportaciones europeas. Las partes volverán a verse las caras en dos semanas en Bruselas, pero todavía no hay una fecha establecida para el intercambio de ofertas, el paso previo a la firma de un acuerdo.

Compartir: 

Twitter
 

Cristina Fernández Kirchner y Dilma Rousseff negocian en representación del Mercosur.
 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.