ECONOMíA

Vuelve el plan para comprar autos con los títulos Boden del corralito

En el día del arribo de la misión del FMI, Economía anunció un minipaquete de medidas para alentar la industria automotriz, las pymes y exportaciones. Al mismo tiempo, Trabajo difundió indicadores laborales que muestran una recuperación del empleo privado.

 Por David Cufré

A partir de septiembre, comprar un cero kilómetro puede costar hasta un 17 por ciento menos. El ahorro será posible porque el Gobierno relanzó la operatoria que permite adquirir autos nuevos con títulos públicos, tal como ocurrió entre octubre y noviembre del año pasado y en marzo último. Roberto Lavagna hizo el anuncio ayer a la tarde, pero dejó al secretario de Industria, Alberto Dumont, la responsabilidad de comunicar hoy los detalles de la medida. Fuentes empresarias, tanto de las terminales automotrices como de los concesionarios, confesaron a Página/12 su total ignorancia respecto de los planes del Gobierno y tuvieron reacciones diversas, desde la satisfacción hasta el enojo.
El régimen de utilización de Boden para la compra de automóviles fue una de las cinco medidas que informó ayer Lavagna. La comunicación de ese minipaquete económico coincidió con la llegada imprevista del jefe de la misión del FMI, John Dodsworth, quien vino a cerrar una dura negociación con el Gobierno. Pero Economía se esforzó en resaltar otras noticias y en mostrarse activo.
Además de los anuncios de Lavagna, el ministro de Trabajo, Carlos Tomada, y el jefe de Gabinete, Alberto Fernández, ofrecieron una conferencia de prensa para informar que entre mayo y julio de 2003 el empleo privado creció un 1,1 por ciento, “la suba más alta desde que se inició la actual fase de recuperación”. Los ministros destacaron que el crecimiento se explicó fundamentalmente por la contratación de personal efectivo, y que igualmente aumentaron las horas trabajadas (de 160 a 171 en Buenos Aires) y que hay más empresas que esperan tomar personal.
Por su parte, Lavagna sostuvo que las medidas dadas a conocer por su cartera buscan reactivar el financiamiento al sector privado y fortalecer la recuperación. En ese sentido, se resolvió la modificación de los estatutos del Banco de Inversión y Comercio Exterior (BICE) para que pueda conceder créditos a las empresas que inviertan o exporten sin necesidad de canalizar la operación a través de otra entidad financiera.
Pero, sin duda, el anuncio estrella fue el relacionado con las ventas de cero kilómetro. La operatoria será igual a la que se aplicó en el pasado. Es decir, el comprador debe acudir al concesionario y hacer una oferta de cuánto de la unidad que pretende adquirir pagará en efectivo y cuánto con títulos públicos, aunque existe la posibilidad de cancelar la totalidad del vehículo con Boden. Luego la agencia girará esa oferta a un banco, y la entidad financiera la elevará a la Secretaría de Finanzas del Ministerio de Economía. Finalmente, esta última dependencia hará las adjudicaciones, por orden de llegada. El Gobierno dispuso de un cupo total de 500 millones de pesos, repartido en 100 millones por mes entre septiembre y enero. A un valor promedio de 25 mil pesos por auto, el cupo mensual se agotaría con la venta de 4000 vehículos.
Lavagna no precisó si la operatoria estará habilitada para la compra de maquinaria agrícola, como el año pasado, pero otras fuentes de la cartera económica lo dieron prácticamente por seguro. Otra duda que deberá despejar Dumont es si se aplicarán sólo los Boden 2012 o entrarán otras series de esos bonos. La cotización de ayer del Boden 2012 fue de 58,7 dólares por cada 100. El equivalente son 175 pesos. A eso hay que sumar unos 2 pesos por gastos diversos, como el pago de comisiones al banco. Pero el Gobierno tomará los Boden a 1,40 peso más CER. Es decir, 2,07 pesos. En conclusión, quien compre un auto con Boden deberá invertir unos 177 pesos por cada lámina de 100 títulos, y el Estado la tomará a 207 pesos. Esa diferencia de 30 pesos representa un ahorro del 17 por ciento.
Durante agosto, según pudo saber este diario, se habrían vendido unos 14 mil autos cero kilómetro. En concesionarias de primer nivel se preguntaban anoche si la operatoria del Gobierno no terminará siendo un tiro por la culata, debido a que algunos posibles compradores de vehículos podrían postergar su decisión. Como se indicó más arriba, otra medida relevante fue la transformación del BICE en una entidad con capacidad para prestar sin intermediarios. Su presidente, Arnaldo Bocco, quien anoche se entrevistó con Néstor Kirchner, indicó a Página/12 que habrá líneas a “tasas de interés de un dígito” para medianas empresas que inviertan en la ampliación de sus plantas, en la compra de equipos y en la capacitación de su personal, en créditos de hasta cinco años. También habrá financiación para exportaciones, con préstamos de uno a tres años. Y el banco actuará como agente financiero para grandes proyectos de infraestructura, tanto públicos como privados. Por otra parte, se anunció la ampliación del monto de bonificación de tasas de interés para préstamos a pymes. Se trata de una medida implementada la semana pasada, sólo que ahora se elevó el monto del beneficio de 3 a 8 puntos del crédito. La cuarta medida fue la flexibilización y ampliación de los montos para la promoción de exportaciones llave en mano. Y, finalmente, se dispuso la ampliación de la financiación de IVA para la compra de bienes de capital.

Compartir: 

Twitter
 

Roberto Lavagna, ministro de Economía, se mostró ayer activo en medidas reactivadoras.
 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.