ECONOMíA › VOLVIO A AUTORIZAR POR “UNICA VEZ” AL CITIBANK A CANALIZAR LOS PAGOS EN DOLARES CON LEY ARGENTINA

Griesa sigue arreglando sus propios errores

Como sucedió a fines de julio, habilitó excepcionalmente a la sucursal argentina del holding a transferir el próximo martes la porción de los vencimientos de los títulos Par a su cargo. Todavía no resuelve el conflicto de fondo.

 Por Tomás Lukin

El juez Thomas Griesa decidió autorizar por segunda “única vez” al Citibank a canalizar los pagos de los bonos en dólares emitidos con ley argentina a acreedores fuera del país. El errático magistrado neoyorquino dio marcha atrás y volvió a limitar el alcance de su bloqueo. Como sucedió a fines de julio, habilitó excepcionalmente a la sucursal argentina del holding a transferir el próximo martes la porción de los vencimientos de los títulos Par a su cargo. El Citi argumenta que las órdenes de Griesa son imposibles de cumplir, algo que reconoció el propio magistrado. La tímida decisión de Griesa representa un paso favorable para la posición del país en la disputa con los buitres, pero no resuelve el fondo del conflicto. El permiso no fue definitivo, como pretendía el banco, ya que el juez dispuso un plazo de 30 días para que las partes sigan discutiendo si los papeles con ley argentina deberían quedar sujetos a sus órdenes. El Ministerio de Economía intentará que los pagos correspondientes al resto de los títulos con legislación extranjera –estadounidense e inglesa– lleguen a sus propietarios a través de Nación Fideicomisos, aunque esa estrategia no tiene el éxito garantizado.

Durante las tres horas que duró la nueva audiencia en Manhattan, los abogados buitre apelaron a todos sus recursos para evitar un fallo a favor del Citi. “No hay urgencia”, le reiteró varias veces uno de los letrados demandantes que buscaba postergar cualquier determinación del juez cuando comenzó a olfatear la orientación de su decisión. “No va a ayudar confundirnos. Yo soy el autor de esa medida cautelar y tengo una buena idea de lo que quise decir”, afirmó fastidiado el octogenario juez ante los intentos de los letrados de los buitres NML Capital, Aurelius y Blue Angel.

“La audiencia del día de hoy revela, una vez más, que las órdenes de Griesa no sólo son injustas, por apoyarse en una interpretación completamente equivocada de la cláusula pari passu, sino que además son de imposible cumplimiento”, sostuvo la cartera que encabeza Axel Kicillof en un comunicado. Los funcionarios del equipo económico no ocultaron su malestar con la postergación, por lo menos durante 30 días, de una decisión definitiva. “Si bien en el transcurso de la audiencia hasta el mismo juez reconoció los argumentos presentados por Citibank y Argentina de que estos bonos no están alcanzados por las órdenes pari passu, no se animó a tomar una decisión definitiva, recurriendo, por segunda vez, a una orden de carácter transitorio”, lamentó el Palacio de Hacienda.

La habilitación parcial representa un problema menos para las obligaciones programadas para el 30 de septiembre, pero la exclusión definitiva de los papeles con ley argentina ofrecería un poderoso argumento a favor de la estrategia global del Palacio de Hacienda. “No quiero que aparezca esta cuestión cada vez que haya un pago”, sostuvo el juez, que así evita reconocer sus errores judiciales.

Las órdenes emitidas por Griesa para forzar la ejecución de su sentencia a favor de los fondos buitre bloquearon el pago de todos los bonos, incluso la parte de los títulos con legislación argentina en moneda extranjera a cargo del Citibank. Al menos así fue originalmente, ya que ante un tardío reclamo del holding financiero, el juez decidió autorizarlo a fines de julio “por única vez” a transferir de los fondos depositados por el país el 26 de junio. El Citi argumentó que las medidas del juez eran incumplibles, ya que existían bonos idénticos e imposibles de distinguir a los entregados durante el canje emitidos en otras operaciones como, por ejemplo, parte de la compensación a Repsol por su participación accionaria en YPF. El holding también advirtió el riesgo que implicaba a su sucursal argentina violar la legislación local como forzaban sus órdenes, un evidente abuso de jurisdicción

El banco y Argentina decidieron apelar a la segunda instancia judicial neoyorquina, pero los jueces del tribunal rechazaron revisar la decisión original y le sugirieron al banco que vuelvan a reclamarle a Griesa. “Mi intención es tratar lo que llamamos bonos ley argentina en forma diferenciada a los títulos cubiertos por las órdenes”, había afirmado Griesa la semana pasada durante el encuentro con la abogada del Citi que siguió al revés ante la Corte de Apelaciones. “Cualquier intervención que suceda de ahora en adelante debe tomar en consideración lo que estoy diciendo. Y solicitaría a quienes realicen una futura exposición que haga caso a lo que estoy diciendo y no lo confunda. Era mi visión y lo sigue siendo que los bonos con legislación argentina son diferentes a los bonos sujetos a las órdenes”, insistió entonces el magistrado. Ayer no mostró la misma convicción y permitió pagar el próximo vencimiento, pero dio 30 días para que se repita una vez más la discusión sobre si los bonos con legislación local están alcanzados por las órdenes del juez.

[email protected]

Compartir: 

Twitter
 

El Citi argumenta que las órdenes de Griesa son imposibles de cumplir, algo que reconoció el propio magistrado.
Imagen: Bernardino Avila
 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.