ECONOMIA › LAS ENTIDADES RURALES QUIEREN ENTRAR AL DIRECTORIO

Pelea por el control del Senasa

Las entidades agropecuarias de la (ex) Mesa de Enlace están presionando para volver a integrar el órgano de conducción del Senasa. En esta oportunidad, el titular de Confederaciones Rurales, Rubén Ferrero, sostuvo, durante un evento en La Falda, que dicho organismo debía volver a ser “una entidad fuerte”. “El problema sanitario se controla con instituciones fuertes y prestigiosas, por eso vamos a seguir trabajando por un Senasa donde la producción vuelva a integrar el directorio donde se deciden las políticas sanitarias del país”, indicó el ruralista. Hace dos años, cuando el actual ministro de Agricultura, Carlos Casamiquela, ocupaba la vicepresidencia del organismo, se tomó la decisión de que “quienes debían ser controlados no podían formar parte del órgano de control”. “No es necesario que desde CRA nos pidan un organismo fuerte porque el Senasa ya lo es, producto de contar con políticas públicas que permitieron el fortalecimiento de nuestras instituciones a partir de la recuperación de un Estado presente”, sostuvo ayer Casamiquela.

El propio ministro, a su vez, explicó por qué rechaza que las instituciones de la producción ocupen nuevamente un cargo dentro del Senasa. “Resultan más que llamativos los reclamos del titular de CRA para que las organizaciones empresarias del sector vuelvan a formar parte del organismo cuando fueron cómplices del ocultamiento del brote de aftosa ocurrido en nuestro país en el año 2000. Ellos integraban el Consejo de Administración del organismo de control”, lanzó el funcionario.

Este es el tema de fondo al rechazo manifestado por el titular de la cartera de Agricultura. Aquel brote de aftosa ocurrido durante el gobierno de la Alianza, no tratado a tiempo por las autoridades, fue lo que motivó a Estados Unidos a cerrar las fronteras para la carne argentina. El conflicto sanitario se extendió hasta 2007. Una vez que la Argentina recobró su estatus de calidad, Estados Unidos continuó con el bloqueo, pero ya como una medida paraarancelaria, como quedó demostrado en el reciente laudo ante la Organización Mundial de Comercio.

“Sería incongruente y poco serio que los que tienen que ser controlados sean además los que controlan, y por eso ratifico que las entidades no deben formar parte de la administración donde se deciden las políticas sanitarias del país”, insistió Casamiquela.

El Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa) es un organismo de control sanitario descentralizado, con autarquía económico-financiera y técnico-administrativa y dotado de personería jurídica propia, que depende del Ministerio de Agricultura.

Durante la 83º Asamblea Mundial de Delegados de la Organización Mundial de Sanidad Animal realizada a fines de mayo en París, Casamiquela fue invitado a exponer sobre el modelo aplicado en el órgano de control local. “Es una prioridad de nuestro país la lucha contra las enfermedades animales como así también la búsqueda de tecnologías que minimicen el riesgo que dichas enfermedades, o la deficiente inocuidad de alimentos, puedan generar en la producción de alimentos”, aseveró Casamiquela durante aquel encuentro en París.

El año pasado, el Poder Ejecutivo elaboró una serie de proyectos de ley sobre el sector agropecuario, entre los cuales se encontraba uno para declarar de interés nacional la sanidad animal y vegetal, la prevención, control y erradicación de enfermedades y plagas que afectan la producción agropecuaria y forestal de la Argentina. La iniciativa no llegó a tomar estado parlamentario.

Compartir: 

Twitter
 

 
ECONOMIA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared