ECONOMIA › FORMARON UNA FEDERACION DE TRABAJADORES AGRARIOS

Un contrapeso para la patronal rural

 Por Sebastián Premici

El ministro Tomada y el titular del Renatea Guillermo Martini.
Imagen: Sandra Cartasso.

“El cambio para los trabajadores agrarios ha sido la ley (de peón rural, sancionada en 2011). Hizo visible lo que pretendía esconderse. Nunca más una organización empresaria o sindical que oculte a los peones rurales”. Con estas palabras, el ministro de Trabajo, Carlos Tomada, antecedió la firma del acta constitutiva de la Federación Argentina de Trabajadores Agrarios (FATA), un instrumento gremial que aglutina a 11 sindicatos en 17 provincias con trabajadores vinculados con la fruta en el Alto Valle, la yerba en Misiones y Corrientes, la horticultura en Buenos Aires, la olivicultura en Cuyo, el complejo maderero y la cuenca lechera de la región centro, entre otros.

“El derecho está en la ley, pero quienes no nos defendieron fueron los de Uatre (el gremio de Gerónimo Venegas). Es tal la impunidad que tiene... No es un sindicato. Es una empresa. Venegas se cavó su fosa, que dio nacimiento a esta federación”, sostuvo Luis Enrique Sanhueza (Alto Valle).

La ley del peón rural votada en diciembre de 2011 les devolvió a los trabajadores del sector los derechos quitados por una norma de la última dictadura cívico-militar. El proyecto que había sido enviado al Congreso por la presidenta Cristina Fernández de Kirchner, y rechazado por la oposición y la Mesa de Enlace, retomó los lineamiento del primer estatuto, dictado por Juan Domingo Perón en 1944.

“El futuro es el trabajo hermanado entre todos los gremios. Hay un antes y un después en toda esta historia”, sostuvo Gustavo Arreseygor, titular del Sindicato de Trabajadores Horticultores y Agrarios de la provincia de Buenos Aires (Satha). La justicia de La Plata inició una investigación penal por extorsión contra el Momo Venegas por exigirles a un grupo de trabajadores de Satha la filiación compulsiva a Uatre y la renuncia al Satha para ser atendidos en la obra social que maneja Venegas (Osprera).

“Los trabajadores rurales siempre fueron los convidados de piedra salvo en pocos momentos de la historia como en el 44 o ahora. La apropiación de derechos se logra con la organización. De esta manera, las conquistas serán irreversibles”, agregó Guillermo Martini, titular del Renatea.

El Momo Venegas tiene una práctica común. Cuando un dirigente de Uatre lo contradice, inmediatamente es expulsado. Muchos de los ayer presentes narraron ese tipo de historias. Tampoco faltaron los relatos sobre cómo el Momo se alineó con los empresarios del sector. “Hay hipocresías políticas que soportar. Que Macri inaugure una estatua de Perón al lado de otro conjunto de personas que se dicen representantes de los trabajadores, no me importa. Hay que hacerse cargo de la independencia económica y política para hablar de la justicia social. Ninguno de los allí presentes (Macri, Duhalde, Venegas, Ritondo y Moyano) puede hacerse cargo de esa independencia”, concluyó Tomada.

Compartir: 

Twitter
 

 
ECONOMIA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared