ECONOMíA › AFIP LES APUNTA A EMPRESAS DE POLO

Caballo de Troya

El organismo fiscal investiga a La Dolfina, Ellerstina y otros criadores por evasión y contrabando con la exportación de equinos.

La AFIP denunció a una docena de empresas y una treintena de particulares por presuntas maniobras de evasión en la exportación de caballos de polo, por un millón y medio de dólares, aproximadamente. Se trata de denuncias por contrabando, subfacturación y triangulación que incluye a las principales marcas del rubro, entre ellas Ellerstina, La Dolfina S.A., del polista Adolfo Cambiaso, Unicorn y Equus Trade. La investigación se encuentra en la Fiscalía Penal Económica de Miguel Schamun, del Juzgado Penal Económico, a cargo de Rafael Caputo.

Según lo precisado por la Justicia, se pretendían exportar caballos de polo como de baja categoría documentándose sus valores a 5 mil dólares como máximo. Por ejemplo, la Ellerstina exportó equinos de alto rendimiento a Alemania pero fueron facturados a una empresa del Reino Unido. También hubo caballos facturados a una sociedad en Emiratos Arabes que luego fueron vendidos a Estados Unidos.

La investigación se generó por una alerta sistémica de la Aduana por una exportación del caballo Gurí Patagonia, que se pretendía vender a un valor “irrisorio”, cuando el animal había participado al menos en un torneo de la triple corona de polo entre 2012 y 2013, lo que indicaría que fue utilizado en competencias de alto rendimiento.

La clasificación de las categorías baja, mediana y alta competencia se basa en las consideraciones vertidas por la Asociación Argentina de Polo, la Federación Internacional de Polo (FIP), la Asociación Argentina de Criadores de Caballos de Polo y la Asociación Argentina de Jugadores de Polo. Esta semana se realizaron 22 allanamientos en Bella Vista, José León Suárez, Pacheco, Barrio Norte y Recoleta, en los que fueron secuestrados contratos y los destinos de empaque, marcadores genéticos, y orígenes de los animales. Todos de alta competición, vendidos al precio de animales de baja categoría.

Los caballos enviados al exterior por Cambiaso (La Dolfina S.A.) llevaban por nombre Matilda/Mi Gatita, Citi Gold, Rafiki y Lluvia. Otro criador de peso es Héctor “Cacho” Merlos. El caballo vendido a su nombre, y sujeto a la investigación judicial, se llama Tía. También aparece Sebastián Merlos, con Gurí Tatiana y Hechicera.

La Empresa Equus Trade S.A. exportó la mayoría de sus caballos a los Países Bajos, pero las ventas fueron trianguladas a través de otras sociedades ubicadas en España, Francia, Italia, Alemania, Reino Unido y Suiza.

También fueron denunciadas las empresas La Irenita, Los Cuatro Varones, Dos Arroyos, Ganadera El Molino, Peñihue, Cria Tanoira, Los Biguaces, Gecsar y Los Machitos.

Entre los particulares denunciados, se encuentran Enrique Deltour, Martín Zubia, Cristian Laprida, Clemente Zavaleta, Juan Badiola, Benjamín Araya, Paulo y José María Bertola, Hugo Barabucci, Gonzalo Azumendi, Martín Garrahan, Fernando Bourdieu, Sebastián Merlos, Ignacio Heguy, Horacio Laprida, Gustavo Elizalde y Francisco Mejorana de Podestá. En total, son más de 60 caballos bajo la lupa de la Justicia, con un monto promedio de evasión de 1,5 millón de dólares, según cálculos preliminares del organismo conducido por Ricardo Echegaray.

Compartir: 

Twitter
 

Varias empresas exportan caballos a valores “irrisorios”.
 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.