ECONOMíA › LAS PRINCIPALES CáMARAS EMPRESARIAS ELOGIARON AL GOBIERNO

El establishment acompaña

“Confiamos ciegamente en que las medidas del Gobierno son necesarias para reencaminar la economía”, destacó la Cámara de la Construcción en su conferencia anual. Banqueros, industriales y ruralistas, en la misma línea.

 Por Cristian Carrillo

Dirigentes empresarios, banqueros, agentes bursátiles y agroexportadores que participaron ayer de un encuentro organizado por la Cámara Argentina de la Construcción (CAC) trazaron una línea clara entre la agenda de las grandes corporaciones y las necesidades del resto del país. Pese a que el resultado hasta el momento es una pérdida masiva de puestos trabajo, destrucción del poder adquisitivo de los salarios, que impacta en un menor consumo, y endeudamiento para financiar la especulación y no la actividad productiva, los empresarios expresaron su respaldo casi incondicional a las políticas implementadas por el macrismo en sus primeros diez meses de gobierno. “Confiamos ciegamente en que las medidas que el Gobierno está tomando son las necesarias para reencaminar la economía hacia una sustentabilidad en el tiempo, inclusiva para todos los sectores”, sostuvo el ex presidente de la CAC, Gustavo Weiss.

Los dichos de los expositores se ubicaron en las antípodas de los reclamos de una clase trabajadora acorralada entre una inflación del 42 por ciento interanual –medida a septiembre– que se devoró los salarios y la amenaza constate de despidos. Incluso para los intereses empresarios, se pareció más a una manifestación de deseo o posicionamiento político que a un diagnóstico de la realidad. Muchos de los empresarios habían respaldado fuertemente la campaña de Cambiemos y ahora acompañan pese a la situación de sus sectores.

La caída del consumo llevó a varias empresas a adelantar vacaciones a sus empleados, suspender personal o despedirlo. Este es el caso de Arcor, que adelantó vacaciones a 400 empleados de su planta en Colonia Caroya por la caída del consumo y la acumulación de stock ante una baja de la actividad en general. Sin embargo, el director ejecutivo de la empresa, Adrián Kaufmann Brea, repitió el discurso oficial de culpar al gobierno anterior. “En los últimos cinco años tuvimos la caída más grande en las exportaciones de alimentos con valor agregado. Estamos en 92 países de los 140 en los que se estuvo”, expresó quien también es titular de la UIA. El empresario valoró que el macrismo haya flexibilizado los plazos para liquidar divisas, pese a que el balance comercial sea hoy deficitario.

El presidente de la CAC, Juan Chediack, buscó mostrarse crítico, aunque moderado, y expresó que “no basta el crecimiento y la infraestructura; hay que lograr el desarrollo para que los argentinos tengan la posibilidad de estar incluidos socialmente”. Pero su antecesor, con fuerte peso en la entidad, se mostró confiado en que ese camino ya está siendo transitado. “La cámara es optimista de la actual senda de crecimiento. La obra pública viene reacomodándose luego de un segundo semestre de 2015 muy complicado, especialmente por falta de pagos; pero paulatinamente se está reencauzando y arreglando los contratos con la redeterminación de precios que definió el Gobierno”, agregó Weiss.

Los representantes de la banca, junto con el sector agroexportador y las mineras, los más favorecidos por las políticas de flexibilización a los movimientos de capitales, destacaron el amplio margen de crecimiento del sector en relación con las necesidades de inversión de la economía para consolidar un elevado ritmo de desarrollo. “El sistema financiero argentino es líquido, solvente y con un excedente de capital de 70 por ciento por encima de los requerimientos regulatorios y una calidad de crédito muy buena”, sostuvo el titular de la Asociación de Bancos Argentinos (Adeba), Daniel Llambías, quien pese al perfil trazado, no se refirió a las altas tasas de interés que mantienen el crédito congelado para la producción. De la Asociación de Bancos de la Argentina (ABA), Claudio Cesario, incluso pidió más flexibilización a los controles de capitales. “La plata está. Pueden venir de 15 a 20 mil millones de dólares de inversiones externas, a lo que deberían sumarse con éxito los 236 mil millones de argentinos en el exterior”, agregó el financista que se suma a los esperanzados dentro del gobierno nacional con la lluvia de inversiones.

Compartir: 

Twitter
 

Los empresarios del Grupo de los Seis coincidieron en su apoyo al oficialismo.
Imagen: DyN
 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2020 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.