ECONOMíA › PARA EL ORGANISMO, CON MENEM HABIA
MAS “SEGURIDAD JURIDICA” Y “EFICACIA OFICIAL”

Banco Mundial y añoranzas del menemismo

Aunque parezca increíble, según un informe del Banco Mundial, en el gobierno de Menem había un mayor “control de la corrupción” que durante la gestión Kirchner. En el ranking de control de la corrupción, Argentina figura detrás de Brasil, Colombia y Perú. Pero Cuba y Venezuela están peor.

 Por Maximiliano Montenegro

No es chiste. Para el Banco Mundial, en el gobierno de Menem había un mayor control de la corrupción que durante la actual gestión de Kirchner. Así se desprende del informe Gobernabilidad y Anticorrupción en el mundo distribuido ayer en Washington. El estudio completo, al que accedió Página/12, muestra además que en la década menemista había mayor “seguridad jurídica” y mayor “eficacia en la acción del gobierno” que ahora. Para colmo, en el ranking de control de la corrupción la Argentina figura por debajo del promedio latinoamericano, detrás de Brasil, Colombia, Perú y El Salvador. La buena noticia es que, para el Banco Mundial, en la Cuba de Castro y en la Venezuela de Chávez, todavía hay más corrupción que en la Argentina.
Desde hace algunos años el Banco Mundial cuenta con un oficina dedicada al estudio de la transparencia de los gobiernos. Dicha área está a cargo del chileno Ricardo Kaufmann, un economista de Harvard especializado en “políticas anticorrupción”. Ayer el organismo difundió un estudio titulado Gobernabilidad y Control de la corrupción que analiza la situación en 209 países y basa sus conclusiones en encuestas e investigaciones elaboradas por 30 entidades.
“La administración del Gobierno y la Justicia no ha mejorado en América latina en los últimos ocho años, lo que reduce su potencial de crecimiento económico”, fue la conclusión principal del documento distribuido por el Banco en Washington. No obstante, según Kaufman, director del “Programa sobre Buen Gobierno” del organismo, existen “grandes diferencias” en el continente, y destacó que Chile tiene índices de buen gobierno comparables a los países desarrollados.
Para entender cuál es la visión del Banco Mundial sobre los niveles de transparencia en la Argentina basta ingresar a la base de datos que se agrega a la publicación. El estudio del organismo evalúa la situación de cada país en relación a 6 variables: control de la corrupción; seguridad jurídica o imperio de la ley (“rule of law”); calidad regulatoria; eficacia del Gobierno; estabilidad política; y libertad de expresión.
En la base de datos disponible en Internet (www.worldbank.org) se puede comparar así el avance o retroceso de cada país para cada una de las variables entre 1996 y 2004. Los resultados para la Argentina son los siguientes:
- De acuerdo con el Banco Mundial, el “control de la corrupción” en la Argentina cayó sensiblemente si se compara 1998 (gobierno de Menem) con 2004 (administración Kirchner). Para 1998, el país figuraba con un valor del 58,5 por ciento (cuanto más elevado el porcentaje, mayor la cantidad de países que están peor), y en el 2004 había descendido al 42,9 por ciento.
- Según el organismo, también hubo un retroceso en la “seguridad jurídica”. En 1998, el indicador marcaba 64,9 por ciento, mientras que el año pasado bajó a 28,5 por ciento.
- En cuanto a la “eficacia del Gobierno” –siempre para el BM– la caída respecto a los años dorados del menemismo también es notoria. En 1998, era del 74,3 por ciento, en tanto que ahora alcanzaría sólo al 42,3 por ciento.
- La “estabilidad política” y la “calidad regulatoria” del Estado es hoy peor que durante la década menemista.
- Según el informe, la única variable que sigue mostrando un buen desempeño, comparable con la década del noventa, es la “libertad de expresión”.
El estudio de la “Oficina Anticorrupción” del Banco Mundial también permite comparar la posición de la Argentina en relación al resto de países incluidos en la base de datos. Así, para el 2004, se obtiene que:
- El “control de la corrupción” en la Argentina (42,9 por ciento) es inferior al del promedio de Latinoamérica (57,4 por ciento).
- Chile (88,7 por ciento) muestra niveles de control de la corrupción comparables a los países desarrollados.
- En Panamá, Brasil (53,2 por ciento), Colombia, México, Perú y El Salvador, en ese orden, el control de la corrupción es mayor que en la Argentina de Kirchner.
- En la región, sólo Cuba (33 por ciento), Honduras, Ecuador, Guatemala, Venezuela (14,3 por ciento), Paraguay y Haití, están peor.
Por supuesto, el Banco Mundial no menciona nada de los sobresueldos del menemismo, ni de las denuncias de corrupción, que todavía salpican a ex ministros y al propio ex presidente. Ni qué decir del supuesto pago de sobornos en el Senado, durante el gobierno de la Alianza, para aprobar una ley laboral, que era condición prioritaria en los acuerdos con el Fondo Monetario y el Banco Mundial. O de los gastos millonarios en consultoras financiadas con préstamos del organismo para evaluar proyectos que, en el mejor de los casos, nunca se hicieron, y en el peor costaron al Estado varias veces más de lo presupuestado. Por lo pronto, como informó Página/12, Paul Wolfensohn dejó la presidencia del banco con un record de denuncias internas de corrupción. Pero su sucesor, Paul Wolfowitz, es una garantía de “buen gobierno”: fue uno de los funcionarios que promovió, desde el Pentágono, la invasión a Irak para destruir el arsenal químico de Saddam.

Compartir: 

Twitter
 

Paul Wolfensohn, titular saliente del Banco Mundial.
 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.