ESPECTACULOS › EL REGRESO DEL LEGENDARIO “TOM LUPO SHOW”

“La gente debe percibir el cambio que hay en la música”

El periodista, psicoanalista y poeta vuelve con una versión remozada del programa de los ‘80, centrada en lo nacional.

 Por Cristian Vitale

Con algunos cambios, pero sin soslayar lo esencial, el psicoanalista, periodista y poeta Tom Lupo puso nuevamente en órbita su Tom Lupo Show. Tras 20 años y por pedido de Mona Moncalvillo, directora de Radio Nacional, reflotó el ciclo –un hito para la difusión del rock argentino de los primeros ’80– con más horas que en su versión original. “Antes pasábamos demos, hoy abarcamos nuestra cultura de Tierra del Fuego a México”, dice Lupo. El programa va de lunes a viernes de 15 a 16 por AM 870, cinco horas semanales en las que el verborrágico conductor mecha poemas de Macedonio Fernández u Oliverio Girondo, con alusiones a hombres clave de la cultura nacional –Rodolfo Walsh, por caso– y música de Liliana Herrero, Arbol o Araca París, según pinte. “Es una forma de transmitir la cultura con vitalidad y alegría, sin aburrir”, resume.
–Con la tranquilidad de no estar acorralado por el rating, ¿no?
–Está bueno no preocuparse por el rating. Pero el plus es que la radio tiene que diferenciarse de la TV, porque es el medio menos alienante. Persiste en ella esa cuota de imaginación que el receptor tiene que poner.
Algunos rasgos marcan correlaciones con el programa original, que explotó en el primer lustro de los ’80 en Del Plata. Tom conservó cintas “casi intactas” que le habían grabado Charly García o Miguel Abuelo y las transformó en separadores del nuevo formato. “Hay tesoritos, frases de Luca que son geniales”, apunta. El Tom Lupo Show primigenio quedó en la historia de la radiofonía argentina por su encare innovador. En el recordado segmento de demos (Submarino Amarillo), Lupo hizo debutar en radio a Los Ratones Paranoicos, Fricción y otras bandas under de entonces. También fue pionero en cubrir recitales con un móvil. “Solía cubrir a los Redondos y a los Abuelos y, de casualidad, descubrí a los Cadillacs.”
–¿Por qué de casualidad?
–Fue un recital en La Esquina del Sol y el hombre a cubrir era Charly García. Pero como no fue, yo insistí en salir con los Cadillacs, que iban a ser soportes. En la radio me querían cortar la transmisión, pero me parecieron tan simpáticos que convencí al director y al final salieron para todo el país. Después, cuando hicieron su primer Luna Park, recordaron el gesto y me invitaron a presentarlos. Conociendo sus temperamentos los presenté así: “Amigos y enemigos, como alguna vez dijo Malcolm X”. A Vicentico le gustó mucho eso.
Otros hallazgos de aquel Show fueron la última entrevista radial a Luca Prodan –muy amigo de Tom– y el bloque “la música de los músicos”, en el que cada invitado musicalizaba el programa con sus temas predilectos. “Todos escuchaban a Prince y yo pensaba: ‘El tipo debe tener algo que los no músicos no entendemos’. ¿Luca? El cocondujo el programa varias veces conmigo, mostraba una lucidez asombrosa. Era más inteligente de lo que uno suponía. En cinco años habrán pasado 500 bandas nuevas por el programa.”
–Los Redondos, entre ellas.
–Sí. La primera vez trajeron el disco blanco de Gulp. Me acuerdo de que vinieron con una actitud medio defensiva, sobre todo Rocambole. Estaba predispuesto a enfrentarse con un programa careta, y yo me sentía todo lo contrario. Discutimos, mientras el Indio Solari me palmeaba la espalda, como diciendo: “Divertite, no le des pelota”. Eso me calmó muchísimo: él ya tenía pasta de líder.
–¿Pero cuál fue el problema?
–Que yo hacía chistes y Rocambole lo tomó como si no quisiera escuchar lo que venían a decir. Sostenía que a los músicos no se los escuchaba en serio y yo me sentí ofendidísimo. El otro reportaje se los hice en mi casa.
–¿Cuál es la correlación y en qué se diferencian ambos formatos?
–La correlación es el objetivo de que la gente perciba el cambio que está ocurriendo en la música. La diferencia es que antes me escudaba en lo que decía Jauretche: “Pa’ zonzos prefiero un criollo”. Ahora digo: “Para arte prefiero mi propio arte”. Ojo, yo también me crié escuchando música clásica o rock inglés, pero darle oportunidad a nuestra música es descubrir y difundir un mundo muy creativo.
–¿Qué opina de La Mega?
–Es un negocio legítimo, pero pasa música que no es precisamente “rock nacional”. Yo durante años insistí con la idea de hacer una radio de rock nacional en serio. Intenté convencer a mucha gente, pero me decían que no había material suficiente.
–Otro cambio es que abrió el programa. Ahora tiene columnistas que enfocan aspectos que exceden lo musical.
–Una AM tiene que incluir ese servicio. Los chicos que me acompañan tienen en claro que hay que revalorizar la cultura de acá, como le pasa a buena parte de la juventud. Cambió la cosa, porque hace unos años era mal visto mandar lo nuestro.
–¿Jauretche es el hombre que guía su pensamiento? Hay un concepto clave en él, la colonización pedagógica o cultural...
–Si se trata del ser humano en general, creo que Freud es el pensador que me ayuda a entender cómo funciona, sobre todo esa idea de que el hombre es un caníbal domesticado. Pero si se trata de mi comarca y en ella mi función como comunicador, mi guía es Jauretche, porque es el escudo en el que me apoyo cuando me quieren hacer sentir que la defensa de nuestra cultura es algo pasado de moda. Creo que su pensamiento sigue vigente. Sigue siendo verdad que la penetración económica de los imperios comienza con la penetración cultural y que muchos siguen siendo, conscientemente o no, cipayos. También me guían Scalabrini Ortiz o Marechal, autor de una de mis frases preferidas: “De todo laberinto se sale por arriba”. Esto es lo que pasó con la cultura nacional. Yo tuve a un profesor que en la primera clase nos dijo: “Les voy a enseñar literatura latinoamericana: si ustedes no me traicionan, están aprobados”. Se llamaba Haroldo Conti. Ese tipo me torció el destino, porque me enseñó quiénes eran Onetti, Walsh y Cortázar.

Compartir: 

Twitter
 

“Hay que transmitir la cultura con vitalidad y alegría.”
 
ESPECTACULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2018 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.