ECONOMíA › DENUNCIAN MANIOBRAS DE FRIGORIFICOS DE PORCINOS

Un negocio un poco chancho

La provincia se presentó en la Comisión de Defensa de la Competencia para defender a los productores por la baja de precios.

 Por Fernando Krakowiak

El gobierno de la provincia de Buenos Aires presentó una denuncia en la Comisión Nacional de Defensa de la Competencia contra un grupo de frigoríficos acusándolos de manipular precios en el mercado de los cerdos. Según datos oficiales, en marzo de este año la industria importó un 61 por ciento más de carne de cerdo que en igual mes de 2005. Sin embargo, en la denuncia se afirma que la mercadería no fue utilizada para complementar o reemplazar la producción local, sino para forzar una baja de precios, amenazando a los productores con utilizar el stock disponible si no lo hacían. La supuesta extorsión parece haber dado resultado, pues los precios pagados a los ganaderos cayeron un 20 por ciento en los últimos meses. La diferencia le permitió a la industria ampliar su margen de ganancia, ya que la rebaja no se trasladó a los consumidores. La mira está puesta sobre los frigoríficos Paladini y Los Calvos, quienes en marzo concentraron el 50 por ciento de las importaciones.

El gobierno provincial solicitó la intervención de la CNDC porque la maniobra de la industria dificulta el cumplimiento de los objetivos pautados en el Programa Impulso Ganadero que están implementando. El plan busca incrementar en 50 mil cerdas madres la producción del sector, lo que permitiría obtener un millón de lechones más en un año. Esa cifra es equivalente a 110 mil toneladas más de carne de cerdo que se sumarían al mercado. Raúl Rivara, ministro de Asuntos Agrarios y autor de la denuncia, aseguró a Página/12 que “para lograr el objetivo estamos ofreciendo créditos subsidiados, pero la caída en los precios provocada por algunos frigoríficos le quita incentivos al ganadero para aumentar la producción”. Así lo manifestaron también las entidades representantes del campo en las reuniones de la Mesa de Concertación de Política Porcina que se realizan en la provincia.

La importación de carne de cerdo representó en los primeros seis meses apenas el ocho por ciento de la producción local, pero lo que llamó la atención del Gobierno fue el salto experimentado en marzo cuando se importaron 2922 toneladas, 61 por ciento más que en el mismo período del año pasado y 69 por ciento más que el mes anterior. En la denuncia se afirma además que “resulta altamente sugestivo el hecho de que el precio de importación sea significativamente superior al precio pagado al productor nacional”. En marzo, el precio de importación era 3,08 pesos por kilo, mientras que el kilo de cerdo en pie en el país costaba 2,50 pesos. Sin embargo, varias empresas, que tienen planta de faena en Argentina e incluso exportan, decidieron comprar afuera. Según la denuncia, los frigoríficos hicieron eso para conformar un “stock de intervención” que les “permite presionar sobre los precios pagados al productor generando una posición dominante en la negociación de los mismos”. Otro dato que llevó a la provincia a inferir que parte del producto importado se utilizó como stock es el incremento de 23 por ciento en la faena registrado desde marzo, pues si la mercadería se hubiera volcado al mercado interno la demanda hacia los productores locales habría disminuido.

La presión es posible debido a las características propias de la producción porcina. En la actualidad, el peso considerado como óptimo al momento de vender ronda los 110 kilos, con un rendimiento del 82 por ciento. Cualquier demora genera pérdidas porque el animal que no se vende debe seguir siendo alimentado, con los costos que eso supone, pero la ganancia de peso resultante no genera un aumento del valor obtenido en la venta, sino que por las exigencias del mercado esta situación se penaliza con menores precios y menores rendimientos. Es por eso que los productores venden, aunque sea a un valor inferior. Una vez concretada la operación, los frigoríficos comercializan la mercadería que tienen en sus cámaras y la reemplazan con carne nueva para luego volver a repetir la presión.

Compartir: 

Twitter
 

Los frigoríficos importaron cerdos como un “stock de intervención”.
 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.