ECONOMíA › SUELDO MEDIO DE 1546 PESOS, PERO MAS DE LA MITAD NO LLEGA A 1165

Mejora que no es igual para todos

El repunte del salario privado no fue igual para todos. Más de la mitad está muy por debajo. Los de más antigüedad, muy por encima.

 Por Raúl Dellatorre

Los trabajadores declarados por sus empresas cobraban, en promedio, una remuneración bruta de 1546 pesos a mediados del presente año. Pero considerando sólo a los que tenían cuatro o más años de antigüedad en su empleo, se observa que el valor medio es un 38 por ciento superior: 2136 pesos. Pese al notable aumento de la rotación del empleo –cambios frecuentes de trabajo– que se da con la recuperación de la economía, parecería que los que “permanecen” están mejor remunerados que los que cambian de patrón. Pero el fenómeno que explicaría el diferencial de salarios entre los “antiguos” y los nuevos empleados sería otro, según explican los analistas del Ministerio de Trabajo: el ingreso de los nuevos trabajadores al mercado viene acompañado por niveles salariales más bajos que los que reciben, en promedio, los que ya tienen empleo.

Un estudio realizado por la Subsecretaría de Programación Técnica y Estudios Laborales de la cartera de Trabajo, aún no publicado, analiza la evolución salarial del sector privado “en blanco”, tomando en cuenta los distintos ítem que componen la remuneración bruta (incluidos premios por productividad, horas extras y otros asociados al rendimiento), exceptuando aguinaldos y otros pagos estacionales. El trabajo analiza el fuerte descenso del salario real hasta mediados de 2003, y las condiciones que se generaron dentro del sector laboral formal con la recuperación posterior. De ese análisis surge que, aun con el repunte del salario real del sector privado del 10,3 por ciento en 2004 y del 6,1 por ciento en 2005, todavía prevalecen en el mercado algunas distorsiones que se vinculan con las condiciones que dejó el paso del modelo neoliberal y su crisis, en el 2001.

La salida de la crisis y el reacomodamiento del mercado laboral tuvo, a partir de 2003, dos características fundamentales. Una fue la incorporación de trabajadores al universo de empleados en blanco del sector privado, en una proporción inusualmente alta respecto de los que ya tenían esa condición anteriormente. La otra, que las mejoras salariales estuvieron inicialmente muy influidas por las regulaciones estatales, como la suba del salario mínimo, la suba por decreto de las retribuciones (primero como no remunerativos y luego incorporados al sueldo) y el llamado a paritarias en rubros clave de la actividad económica.

La consecuencia de estos movimientos en el mercado laboral fue que, por un lado, gran cantidad de trabajadores ingresaran al universo de empleados en blanco con remuneraciones promedio más bajas que las que recibían quienes ya tenían empleo formal desde antes. Por otro lado, las mejoras salariales impactaron mucho más fuerte en los salarios más bajos que en los medios o en los altos.

Esta combinación de factores dio estos tres resultados aparentemente contradictorios:

- El salario real promedio del sector privado tuvo una fuerte recuperación, habiendo alcanzado ya a fines de 2005 el nivel de poder adquisitivo que tenía antes de la crisis de fines de 2001.

- El salario de la mitad de los trabajadores registrados del sector privado está, como mínimo, un 25 por ciento por debajo del salario promedio del conjunto. Dicho en números: a junio de este año, la mitad de asalariados cobraba en blanco menos de 1165 pesos en bruto, cuando el salario promedio del sector privado estaba en 1546 pesos en bruto.

- Los trabajadores más estables en su empleo, con cuatro años o más de antigüedad, tenían una remuneración media 38 por ciento superior al promedio. Con cifras a junio de 2006, los “antiguos” promediaban los 2136 pesos, 38 por ciento más que el promedio general (1546 pesos).

Como medida de recomposición del salario real, valga señalar que, en términos reales, la remuneración promedio de los trabajadores registrados privados era, en junio, 6 por ciento superior a la de agosto de 2006; pero la que recibían los trabajadores con más de cuatro años de antigüedad se encontraba un 24 por ciento por encima de la cobrada cinco años antes.

Salario promedio que se recupera fuertemente, pero con más de la mitad de trabajadores todavía muy por debajo del mismo y otra fracción, la de trabajadores con más de cuatro años de antigüedad, “gozando del privilegio” de estar en promedio bien por encima de la remuneración media del sector privado. El mercado laboral está cambiando a favor del sector formal, un sector cada vez menos homogéneo.

Compartir: 

Twitter
 

Aumentan los salarios. Pero los nuevos empleados cobran menos.
 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.