ECONOMíA › ACUERDO CON BRASIL PARA EL COMERCIO BILATERAL EN PESOS Y REALES

Sin dólares también hay comercio

A partir de mediados de 2007, exportadores e importadores de cada país podrían liquidar sus operaciones en moneda local.

 Por Raúl Dellatorre

Argentina y Brasil dieron ayer el primer paso concreto en materia de integración monetaria regional. Los bancos centrales de ambos países implementarán un sistema de pagos en monedas locales para el comercio bilateral, que funcionará con carácter optativo y que podría estar operativo en el segundo semestre de 2007. Los exportadores e importadores de cada país podrán cobrar y pagar, respectivamente, sus operaciones en la moneda local respectiva (pesos o reales), que les serán liquidadas a un tipo de cambio oficial que se fijará diariamente. Tras la puesta en práctica, se invitará a los demás miembros del Mercosur a participar del mecanismo. Para los especialistas, se trata del primer paso hacia la creación de una moneda común regional.

“La idea es crear un sistema de compensación que pueda hacer viables las transacciones en monedas de los países del Mercosur”, dijo el presidente del Banco Central de Brasil, Henrique Meirelles, en una rueda de prensa tras la firma del acuerdo. Meirelles agregó que el sistema actual de comercio entre Brasil y Argentina es “complejo y costoso”, por la conversión de los reales o pesos a dólares, que representa una pérdida de cambio para los operadores de ambos lados de la frontera. Con el nuevo sistema, los bancos centrales de Argentina y Brasil fijarán, al final de cada jornada, una tasa de cambio entre el peso y el real para liquidar las operaciones comerciales.

Se espera que los más beneficiados sean los pequeños y medianos exportadores e importadores. Como el sistema es optativo, cabría suponer que las multinacionales (las automotrices, por ejemplo) que realizan operaciones intrafirma –es decir, entre sus propias filiales– preferirán seguir operando en dólares y utilizar sus mecanismos propios de compensación o transferencias. A otras compañías que exportan a varios países también les podría convenir seguir manejando sus cuentas en dólares. Pero a los pequeños exportadores, el nuevo sistema no sólo le simplifica la operación sino que les ahorra (en parte) el “spread” que hoy pierden por la diferencia de cambio entre el dólar vendedor y el comprador.

“El 78 por ciento de las exportaciones argentinas a Brasil son por menos de 50.000 dólares; por lo tanto, quienes más se favorecerán con este sistema son las pymes”, dijo Martín Redrado, presidente del Banco Central, que participó en Brasil de la firma del acuerdo. El jefe de la autoridad monetaria argentina estimó que las operaciones en moneda local le representarán un ahorro del 2,5 por ciento del valor de la operación, entre spread bancario y costos administrativos.

El protocolo de intenciones para implantar el nuevo sistema cambiario binacional fue firmado ayer en Brasilia por los presidentes de los bancos centrales, Redrado y Meirelles, y los ministros de Economía, Felisa Miceli y Guido Mantega. La idea había sido propuesta durante la anterior reunión del Consejo del Mercado Común del Mercosur que tuvo lugar en Montevideo. Redrado manifestó su esperanza de que el sistema privado adopte el sistema no sólo para las operaciones en bienes sino también para el comercio en servicios.

El mecanismo conlleva la intención de ir generando lazos que posibiliten la independencia monetaria de la región con respecto a las divisas fuertes. En el mismo sentido, están caminando los países del Asia Central, que a través de sus bancos han creado un fondo compensatorio para eliminar el uso del dólar. Antes de llegar a la moneda común, existen varios pasos intermedios, casi inevitables. Uno, la incorporación de los demás países socios al mecanismo de pago en moneda nacional de exportaciones e importaciones intrarregionales. Otro, la complementación del sistema con alguna forma de financiación de las operaciones de comercio exterior en moneda local. Actualmente, incluso la financiación que se otorga en Argentina a través del BICE y en Brasil mediante el Bandes, se hace en dólares. Un importador que deba financiar la compra en dólares no tendrá ningún atractivo en el nuevo mecanismo. Pero eso vendrá después. Ayer se dio en Brasilia el primer paso, que no es poco.

Compartir: 

Twitter
 

Felisa Miceli, ministra de Economía, junto a su colega brasileño, Guido Mantega.
 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.