ECONOMíA

A Moreno le toca batallar contra una oleada de rumores de renuncia

El secretario de Comercio Interior fue sacudido por versiones sobre su supuesta salida. Su entorno lo negó y el funcionario se mostró activo. Sus detractores dicen que ya no tiene poder.

 Por David Cufré

Después del mediodía la city se llenó de rumores. La versión decía que el secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno, había presentado su renuncia. La cotización de los bonos pegó un salto, porque supuestamente la salida del funcionario provocaría un “sinceramiento” del índice de inflación, por el cual ajustan títulos en pesos. Fue el primer aumento de los bonos en una semana. No hubo ninguna respuesta oficial a las versiones, pero allegados al funcionario negaron que fuera a dejar el cargo. Admitieron, en cambio, que atraviesa “un momento difícil” y que está “debilitado”. Por la tarde, Moreno intentó mostrarse activo, llamando por teléfono a empresarios, mientras sus detractores decían que “está con un pie afuera”.

El círculo del funcionario sospecha que la cartera de Felisa Miceli sería una de las usinas de los rumores. “Kirchner no va a sacar a una persona que trabaja desde las 6 de la mañana a las 11 de la noche para controlar la inflación”, interpretaron y a la vez mencionaron el costo político que sufriría el Presidente por un eventual desplazamiento. En eso coincidieron miembros del Gobierno que cuestionan a Moreno. “No lo va echar, pero va a quedar como Miguel Campos”, compararon, en referencia al ex secretario de Agricultura, quien permaneció en su puesto largos meses sin ningún poder real. Otras fuentes con llegada al entorno de Comercio Interior, en cambio, sostuvieron que el funcionario sería removido.

Página/12 pudo saber que un motivo de preocupación adicional para Moreno es la causa que abrió la Justicia federal por supuesto intento de violación de secreto estadístico. Se lo acusa de haber pretendido acceder a información confidencial del Indec sobre los comercios que visitan los encuestadores para medir la inflación. La causa avanza en Tribunales, lo que también es un síntoma del momento político que le toca vivir al secretario.

Casualmente, Moreno perdió poder de fuego luego de trastabillar con el Indec. Su última demostración de fuerza fue en el verano, cuando desplazó a la responsable del índice de precios, Graciela Bevacqua, y puso en su lugar a Beatriz Paglieri. A partir de ahí, todo fue barranca abajo. Moreno cargó con todo el costo político –más la causa judicial– por esa maniobra, que dañó severamente la credibilidad del organismo, y ya no pudo hacer y deshacer a su antojo, como estaba acostumbrado. Kirchner lo sostuvo, pero ya no laudó en su favor las disputas que siguió manteniendo con Felisa Miceli. La ministra le ganó la pulseada en la designación del nuevo jefe del Indec, Alejandro Barrios, sobre su candidato, Daniel Carbonetto, y le arrebató el manejo de la política para controlar el precio de la carne.

Moreno tampoco pudo con el secretario de Agricultura, Javier De Urquiza. A pesar de que ambos responden políticamente al ministro Julio De Vido, el responsable de Agricultura terminó haciendo frente común con Miceli, respaldada por Alberto Fernández, para negociar con los productores ganaderos y con los frigoríficos. El resultado de esa negociación fue el desmantelamiento de los precios de referencia en el Mercado de Liniers impuestos por Moreno. Los productores pelearon durante meses contra esos controles, hasta que lograron voltearlos gracias al convenio con Miceli y De Urquiza. A la vez, Moreno fue cuestionado por el gobernador bonaerense, Felipe Solá, por su política en el Mercado Central. En rechazo a sus acciones, renunció el representante de la provincia, Ricardo Angelucci, y Solá no designó reemplazante.

Compartir: 

Twitter
 

Moreno sufrió un golpe al tener que bajar los precios de referencia para el Mercado de Liniers.
 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.