ECONOMíA

Debe haber bajado el desempleo el trimestre pasado, aunque quizás no

Por el paro del personal, el Indec no hizo encuestas en Capital, conurbano, Mar del Plata, La Plata y Bahía Blanca. Estimó que si el desempleo bajó en el resto, también lo hizo allí. Así llegó al 8,1.

 Por Raúl Dellatorre

Con una muestra que apenas abarcó un tercio de la población que normalmente encuesta el Indec, dicho organismo calculó que la desocupación del tercer trimestre cayó al 8,1 por ciento. Por primera vez, el Indec reflejó, sin nombrarlo, el impacto de las medidas de fuerza de su personal en los resultados de sus mediciones. El paro del personal durante el tercer trimestre impidió que, durante gran cantidad de días dentro de ese período, se realizaran los trabajos de recolección de datos en Capital Federal y los distritos encuestados normalmente en territorio bonaerense. Para evitar la pérdida de la secuencia de la encuesta, la conducción del Indec, que sigue siendo ejercida por funcionarios allegados al secretario de Comercio Interior, decidió tomar las variaciones del desempleo observadas en las demás provincias y sentó el supuesto que en Capital Federal y provincia de Buenos Aires la variación debió haber sido similar. Bajo esas condiciones hipotéticas, la desocupación habría bajado a su mínimo nivel en más de una década, cuatro décimas menor que en el trimestre inmediato anterior y 2,1 puntos por debajo del nivel de desempleo para esa misma altura del año 2006.

Durante el tercer trimestre de este año “no se relevaron los aglomerados Mar del Plata-Batán, Bahía Blanca-Cerri, Gran La Plata y Gran Buenos Aires”, explica el comunicado del Indec difundido ayer. Esos cuatro aglomerados reúnen aproximadamente siete millones de personas económicamente activas, sobre un total de poco más de 11 millones en todos los centros urbanos que se encuestan en el país. Es decir, son una proporción superior al 63 por ciento.

En consecuencia, hablar de una tendencia descendente de la desocupación con un dato tan parcial es, cuanto menos, relativo. En opinión de Artemio López, titular de la Consultora Equis, “proyectar el comportamiento de estos grandes aglomerados urbanos bajo la hipótesis de que su respuesta ocupacional es idéntica a la de los de menor dimensión provoca, al menos, dos efectos en la información generada:

- El relevamiento pierde su propiedad de encuesta para transformarse en proyección;

- La hipótesis de proyección no es consistente, puesto asume que los aglomerados de más y menos de 500 mil habitantes responden igual en términos ocupacionales, y no es así”.

Para abonar esta última apreciación, López refirió que “históricamente, la tasa de desempleo abierto es mayor en el gran aglomerado urbano GBA (Capital y alrededores) respecto al resto del país”. Según el consultor, los aglomerados de menor tamaño “siempre muestran, en la serie, caídas más notables y tasas menores de desempleo que los aglomerados de más de 500 mil habitantes”. Su conclusión es que el dato de desempleo del tercer trimestre de 2007 “es acotado y técnicamente poco consistente; así las cosas, el 8,8 por ciento de desempleo abierto, sin considerar a los planes públicos como ocupación, deberá revisarse en el cuatro trimestre, cuando se regrese a la metodología habitual de la EPH”, ya con Martín Lousteau al frente del Palacio de Hacienda.

No obstante reconocer el inédito método de reemplazar las encuestas por un método de proyección, el Indec avanzó en el análisis de las cifras tal como si se tratara de datos fehacientes. “Las estimaciones reflejan la continuidad de una tendencia descendente de las tasas de desocupación y subocupación que se iniciara en el primer semestre de 2003”, asegura. “Para septiembre de 2007 (último mes del trimestre informado), la tasa de desocupación se estima en 7,7 por ciento de la población económicamente activa del total de 31 aglomerados urbanos”.

El relevamiento en el tercer trimestre de los 27 aglomerados ubicados afuera de Buenos Aires arrojan una tasa de desocupación del 7,3 por ciento. En el trimestre anterior, en el conjunto de esos mismos 27 aglomerados se había registrado un desempleo del 7,7 por ciento. Un año antes –tercer trimestre de 2006–, la desocupación ascendía al 8,4 por ciento.

El recálculo de desocupación, tomando a los beneficiarios de un Plan Jefas y Jefes de Hogar como desocupados o inactivos si no realizan una contraprestación laboral, lleva la tasa al 7,8 por ciento (cinco décimas más). Cuando se recalcula considerando desocupados también a los que realizan una contraprestación por el cobro de un plan, pero siguen buscando activamente otro trabajo, la tasa llega al 8,3 por ciento (un punto más que en el cálculo original).

Proyectando lo relevado en los 27 aglomerados a los no relevados, el Indec le atribuye una tasa de desempleo del 8,1 por ciento a todo el país, con un recálculo de 8,5 y 8,8 por ciento con las consideraciones sobre los beneficiarios de planes ya señaladas.

Compartir: 

Twitter
 

La medición parcial sólo comprendió los centros urbanos de las provincias fuera de Buenos Aires.
Imagen: Gustavo Mujica
 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.