EL MUNDO › TRAS SEMANAS DE GUERRA ENTRE CHIíTAS, AL QAIDA ATACA EN IRAK

Masacre de sunnitas

En la peor jornada de violencia del último mes, al menos 68 personas murieron en distintos choques y atentados. El peor fue un atentado con coche bomba en Baquba, al norte de Bagdad.

 Por Patrick Cockburn *

Autobombas y terroristas suicidas atacando blancos sunnitas mataron ayer a 68 personas en el centro y norte de Irak, demostrando que Al Qaida en Irak está tratando de volver, después de sufrir reveses al final del año pasado. La mayor parte de los combates en las últimas semanas ha sido entre las fuerzas del gobierno iraquí, apoyadas por Estados Unidos, contra la milicia chiíta del Ejército Mehdi.

La primera explosión sucedió en Baquba, un bastión de la red fundamentalista Al Qaida, 60 kilómetros al noroeste de Bagdad, donde un automóvil estacionado en un restaurante estalló frente a un complejo de edificios que alberga el tribunal de la provincia de Diyala y al gobierno provincial. Este es el ataque más mortífero perpetrado en este país en un mes. “Estaba camino a la oficina de gobierno cuando ocurrió una gran explosión –dijo un testigo–. Cuando me acerqué, vi autos incendiándose, cuerpos quemados y negocios destruidos, con vidrios rotos por todos lados.” Unas 40 personas murieron y 89 resultaron heridas por la bomba, muchas de ellas era gente que visitaba las oficinas del gobierno y escritores ambulantes en la calle, los que ayudan a la gente a llenar los formularios para presentar demandas. El humo negro subía desde el centro de Baquba mientras los autos se quemaban. Tres minibuses fueron destruidos y diez casas sufrieron daños a causa de la deflagración.

“Por lo menos 40 personas murieron y en su mayoría son irreconocibles a causa de las quemaduras”, afirmó Ahmed Fuad, médico del hospital local de Baquba. “Al menos 80 personas fueron heridas. Había mujeres y niños”, agregó.

Baquba, capital de la provincia de Diyala (centro), es una de las ciudades más peligrosas de Irak. Diyala es desde hace unos meses, junto con Bagdad, la provincia con más frecuencia de ataques. Desde principios de enero, las fuerzas norteamericanas e iraquíes lanzan operaciones contra los yihadistas en toda esa zona. El ataque lleva el sello de Al Qaida, aunque en el pasado Al Qaida generalmente atacaba áreas chiítas para causar el mayor número de muertos. En febrero, dos terroristas suicidas mataron a 99 personas en el mercado de pájaros en el área chiíta.

Como señal de que Al Qaida no se está quedando sin voluntarios suicidas, un hombre con un chaleco con explosivos en moticicleta se detonó frente a un restaurante kebab en Ramadi, la capital de la provincia de Ambar, a 110 kilómetros de Bagdad. El jefe de policiía de Ramadí, general Tareq al Yusef, señaló que 13 personas murieron, entre las que se contaban tres policías y dos niños, y otras 20 sufrieron heridas en este ataque.

Admed al-Dulaimi, un joven mecánico, estaba en el restaurante en el momento, pero pudo escapar ileso porque estaba sentado a una mesa en la parte de atrás. Dijo que su primo, que era el propietario del restaurante, había muerto y añadió: “Trozos humanos volaban por el aire”. “El techo se nos cayó encima. Vi cuerpos sin cabezas o sin piernas o manos”, dijo.

Ramadi era un importante bastión de los insurgentes sunnitas en los años inmediatamente posteriores al derrocamiento del régimen de Saddam Hussein por la coalición militar dirigida por Estados Unidos, en 2003. Pero desde que las tribus locales sunnitas se aliaron con los militares norteamericanos, en 2006, para luchar contra Al Qaida, el número de milicianos islamistas y los actos de violencia disminuyeron considerablemente. Ninguna organización reivindicó estos ataques, que por su metodología y localización –en dos ciudades sunnitas– parecen llevar la marca del grupo islamista Al Qaida.

En Mosul, la tercera ciudad del país, a 370 kilómetros al norte de Bagdad, al menos doce personas, entre ellas cuatro policías, resultaron heridas ayer en un doble atentado con coche bomba contra una patrulla norteamericana e iraquí.

* De The Independent de Gran Bretaña. Especial para Página/12

Traducción: Celita Doyhambéhère.

Compartir: 

Twitter

Enfermeros caminan entre cadáveres en el patio del hospital de Baquba.
Imagen: AFP
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.