EL MUNDO › BENEDICTO DIJO QUE LA PEDOFILIA ES INCOMPATIBLE CON EL MINISTERIO SACERDOTAL

El Papa llevó su vergüenza a EE.UU.

El Papa fue recibido por George Bush y se trasladó a la sede de la Nunciatura en Washington. A su llegada dijo sentirse “profundamente avergonzado” por los abusos sexuales cometidos por sacerdotes pedófilos en Estados Unidos.

 Por Yolanda Monge *

Desde Washington

El papa Benedicto XVI inició ayer una visita de seis días a Estados Unidos, la primera desde el comienzo de su pontificado hace tres años, que lo llevará a Washington y Nueva York. En su viaje hacia Estados Unidos, el Papa admitió a bordo de su avión sentirse “profundamente avergonzado” por los abusos sexuales cometidos por sacerdotes pedófilos contra menores, en un escándalo que manchó a la Iglesia Católica en Estados Unidos. “Casos así no ocurrirán más. La pedofilia es incompatible con el ministerio sacerdotal. Siento profunda vergüenza por ello”, declaró el pontífice, quien dijo que trabajará para asegurarse de que los pederastas no puedan acceder al sacerdocio.

La llegada del Santo Padre a la Base Aérea de Andrews, a las afueras de Washington, estaba prevista para las cuatro de la tarde del martes, hora local. Allí fue recibido por George Bush, quien por primera vez durante su presidencia y a pocos meses de abandonarla se desplazó hasta el aeropuerto para recibir a un líder extranjero. Un Bush aparentemente relajado y su esposa Laura, vestida con un traje de chaqueta y falda negro, recibieron al Papa con un apretón de manos. Jenna, la hija de ambos, pareció dudar si hacer una genuflexión antes de estrechar la mano de su santidad. Desde la base de Andrews, Bush, junto a su esposa, acompañarán al Pontífice hasta la Nunciatura de Washington, donde el Papa residirá durante su estancia en la capital estadounidense.

Los escándalos de pedofilia supusieron un duro golpe para la autoridad moral de la Iglesia Católica en Estados Unidos, acusada de haber perdido su capacidad de proteger a los niños. Los católicos estadounidenses esperan que Benedicto XVI condene con palabras firmes el escándalo de la pedofilia, que involucró a cientos de sacerdotes. Por su parte, la Iglesia Católica ha realizado un estudio que recoge que 10.667 personas acusaron a 4392 sacerdotes por abusos sexuales a menores entre 1950 y 2002. Numerosas denuncias de estos abusos se acumularon en los tribunales de Estados Unidos y decenas de víctimas fueron indemnizadas con millones de dólares. A pesar del clamor social, no está programado un encuentro del Papa con aquellos que sufrieron los abusos.

La ciudad de Washington se preparaba ayer para vivir varios días de cortes de tránsito y excepcionales medidas de seguridad. Benedicto XVI visita por primera vez Estados Unidos desde que fue proclamado máximo dirigente de la Iglesia de Roma. Toda precaución es poca y tanto Washington como Nueva York, segunda ciudad dentro de la gira del Papa, estarán en estado de máxima alerta. La Casa Blanca tiene previsto ofrecer una cena en honor del pontífice, que cumple 81 años hoy, y a la que están invitados líderes católicos. Pero el Papa no estará presente porque participará en una reunión con los obispos estadounidenses.

Hoy, por la mañana, Benedicto XVI será recibido por una multitud de 12.000 personas en los jardines de la Casa Blanca, donde luego se reunirá durante 45 minutos con el presidente Bush en el Salón Oval. La Casa Blanca espera que las conversaciones que sostendrán ambos hombres sean “francas”, aunque admitió que entre ambos puede haber diferencias, como ocurrió respecto a Irak. Existen otros asuntos importantes en los que difieren Bush y el Papa: la pena de muerte y el embargo contra Cuba. Pero se mueven en terreno común en su oposición al aborto, al matrimonio entre homosexuales y la investigación con células madre.

La estancia del Obispo de Roma en Washington se completa con una misa en un estadio de béisbol ante 45.000 personas, una reunión con representantes de otras confesiones y otra con personalidades del mundo universitario católico. En Nueva York, el Papa visitará la sede de la ONU, ofrecerá otra misa y tendrá un encuentro con los jóvenes. También, entre otros actos, acudirá a la “zona cero”, donde tuvieron lugar los atentados del 11 de septiembre de 2001.

* De El País de Madrid. Especial para Página/12.

Compartir: 

Twitter

Benedicto XVI, acompañado por Bush, al llegar a la base Andrews de Maryland para iniciar su visita a los Estados Unidos.
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.