EL MUNDO › EL CARTEL NARCO SE DESLINDA DE LA MASACRE DE MORELIA

“La Familia” se despega

Mientras el cartel michoacano acusó a Los Zetas del cartel del Golfo, el gobierno soltó a los únicos tres detenidos en la masacre por falta de pruebas y volvió a fojas cero, desnudando la debilidad del gobierno de Calderón.

 Por Gerardo Albarrán de Alba

Desde México, D.F.

El cartel de La Familia Michoacana se deslindó del atentado ocurrido en Morelia el pasado lunes, en el que murieron siete personas y 132 resultaron heridas, y acusó al cartel de Los Zetas de encabezar “los actos cobardes que se han dado en todo el país”. Mientras, el gobierno federal se quedó sin sospechosos, al reconocer ayer que los tres detenidos en la víspera no tienen ninguna relación con los hechos y, ante la incapacidad del gobierno de Felipe Calderón, ahora los criminales investigan a los criminales.

“La Familia Michoacana repudia el acto terrorista perpetrado por parte del grupo delictivo denominado Los Zetas, donde no discriminaron y atentaron en contra de niños, mujeres y ancianos, que son ajenos a cualquier conflicto; queda claro que esa no es nuestra manera de actuar”, dijo la banda, hacia la que ha centrado su atención la Procuraduría General de la Repúbica (PGR).

La Familia ha tejido una red de complicidades con funcionarios públicos, cooptando alcaldes, diputados, policías, jueces, partidos políticos, medios de comunicación y hasta militares en unos 20 ayuntamientos de Michoacán. Pero no son los únicos. Los carteles del Golfo, del Milenio y Los Zetas les disputan el control del estado, fuerte productor de marihuana, amapola y metanfetaminas, puerto de entrada al país de cocaína y precursores químicos y ruta clave en el Pacífico hacia la frontera norte, según analistas de la PGR.

Pero como si se tratara de una dependencia oficial –lo que evidencia aún más las debilidades de la administración de Felipe Calderón–, además de colocar varias mantas en diversos puntos de Morelia, deslindándose del atentado, La Familia difundió una serie de comunicados mediante mensajes de texto y por correo electrónico entre funcionarios del gobierno de Michoacán y medios locales en los que la banda anuncia que realizará sus propias investigaciones para capturar a los responsables. “Les prometemos que se hará justicia porque somos michoacanos”, dice uno de los mensajes recibido por las autoridades estatales.

La Familia no es el único grupo que rebasa a la Procuraduría General de la Repúbica, responsable directa de las investigaciones, sino que el propio ejército mexicano “aseguró” ayer a tres personas a las que interrogó durante 24 horas en la 11ª Zona Militar. La madrugada de ayer, la PGR sólo confirmó que “se constató que éstas (personas) no tienen ningún vínculo” con el atentado.

Previamente, La Familia había hecho llegar a las redacciones de los medios locales un escrito dirigido “A la sociedad michoacana”, en el que “rechaza los actos cobardes que se han dado en todo el país por un grupo cobarde y criminal denominado Los Zetas, grupo criminal acostumbrado a matar por paga, extorsionar, secuestrar y robar”.

En cambio, la banda se erige como vigilante de la seguridad de la población y acusa al “asedio militar” del gobierno federal de entorpecer su “labor” de “resguardar nuestro estado”. Según La Familia –grupo surgido de las filas de Los Zetas, brazo armado del cartel del Golfo a principios de esta década– esto ha propiciado una ola de extorsiones y secuestros “a todo nivel” en Michoacán. Este grupo se había dado a conocer en 2006 mediante la misma estrategia de difundir panfletos, y en ese entonces ofreció “tomar la justicia en sus manos para acabar con los delincuentes”.

El comunicado de La Familia enviado a la prensa local califica de “cobarde” el atentado y advierte: “En Michoacán no se debe atentar contra la tranquilidad de los civiles, y mucho menos contra las mujeres, ancianos y niños. Los michoacanos no estamos solos y vamos a investigar quiénes fueron responsables de estos actos terroristas, caiga quien caiga”.

Más como si fuera una fuerza política que un grupo delictivo, la banda se describe: “La Familia Michoacana se ha caracterizado por respetar y hacer respetar a los más deviles (sic), por lo cual nos deslindamos de estas acciones que lo único que hacen es empobrecer la actitud positiva de las familias michoacanas y el desarrollo del estado, entrando en un retroceso económico, político y social”.

Compartir: 

Twitter
 

Un soldado mexicano vigila un botín de dos millones de dólares incautado al cartel de Sinaloa.
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2018 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.