EL MUNDO

Mirador

RUSIA

El tren fue un atentado

El gobierno ruso confirmó ayer sus sospechas y declaró como atentado el descarrilamiento del tren, que dejó 26 muertos y alrededor de un centenar de heridos. El vocero del comité de crisis de Moscú además informó que 20 de los 650 pasajeros aún siguen de-saparecidos. Según relató Vladimir Markin a la agencia oficial Interfax, los investigadores encontraron restos de una bomba, así como un agujero en forma de embudo en el lugar donde el tren de alta velocidad se descarriló, más o menos a mitad de camino entre las ciudades de Moscú y San Petersburgo. El servicio de inteligencia rusa, el FSB, también informó que el explosivo utilizado habría sido de fabricación casera y habría estado cargado con, al menos, siete kilogramos de TNT. Ayer durante los trabajos de rescate se escuchó una segunda detonación, pero ninguno de los investigadores ni policías presentes sufrió heridas. Markin sostuvo que por ahora no tienen ningún sospechoso firme. El viernes, un grupo ruso de ultraderecha se había adjudicado el atentado en una página de Internet, pero el comité de crisis lo desestimó rápidamente.

IRAN

Desafíos nucleares

El gobierno iraní no se achicó frente a la condena de la agencia atómica de la ONU y ayer ratificó que producirá su propio combustible nuclear. “Si no cooperan, deben saber que esta nación, que ganó su derecho a la tecnología, proporcionará también combustible para su reactor. Es legal y de acuerdo con las garantías internacionales”, le contestó a la agencia internacional Ahmad Jatami, un religioso conservador. El mes pasado el organismo de Naciones Unidas, con el aval de los cinco países con veto del Consejo de Seguridad –Estados Unidos, Reino Unido, Francia, China y Rusia– y Alemania, le había propuesto a Teherán suspender su programa de enriquecimiento de uranio a cambio de importarlo de un tercer país, posiblemente Rusia. Después de un largo período de silencio, el régimen islámico rechazó la oferta, lo que desató una condena contundente de la ONU y, principalmente de Washington. Según el argumento que esgrimió Teherán, su programa nuclear es un asunto político y no simplemente técnico y un pilar de su soberanía nacional.

Compartir: 

Twitter
 

 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.