EL PAíS › POLEMICA POR UNA DENUNCIA DE FELIPE SOLA

Discusión por los pases

El designado jefe de bloque del peronismo disidente denunció que el Gobierno quiso “dar vuelta” a una diputada de ese espacio. El oficialista Agustín Rossi le salió al cruce.

 Por Santiago Rodríguez

Felipe Solá denunció ayer que el Gobierno intentó “dar vuelta la conciencia” de la peronista disidente Cipriana Lorena Rossi y disparó la polémica. “Hay un doble estándar de calificación: cuando el oficialismo dialoga con algún legislador, es desacreditado; si la oposición habla con alguien del Frente para la Victoria, se lo presenta como una invitación a sumarse a una causa ética”, reaccionó el jefe del bloque kirchnerista en la Cámara baja, Agustín Rossi.

En el oficialismo no desmienten que haya diálogo con la diputada rionegrina Rossi. “En Diputados –sostienen– los oficialistas hablan con los opositores tanto como los opositores hablan con los oficialistas.” En cambio, niegan enfáticamente lo que afirma quien conducirá el bloque del peronismo disidente a partir del recambio del próximo 10 de diciembre.

“Rossi está con nosotros desde el 2008 y fue llamada por (el secretario general de la Presidencia) Oscar Parrilli y varios funcionarios más. En todos los casos quieren dar vuelta su conciencia”, denunció Solá. En declaraciones a Radio Mitre, agregó que “hay presiones” y dijo que “podrán llamar a todos los diputados que quieran y podrán ofrecerles el oro y el moro, pero no van cambiar un ápice lo que piensan y la determinación que tienen”.

Solá aseguró que “hay varios diputados de mi bloque que fueron llamados y citados”, pero en concreto sólo citó a Rossi. Explicó que en su caso “se comenzó elogiando mucho, le dijeron ‘vení, te conviene, vas a ver que las cosas están mejores’. Es el poder de la caja”; y remató: “Es una vieja costumbre del oficialismo cuando se acaba el poder de convicción y de persuasión, usar la caja, que no es solamente darle un cheque a una persona, sino todo lo que significa el poder rodear a esa persona de situaciones de conveniencia. Es un espectáculo decadente”.

Agustín Rossi no dejó de subrayar el dato que el propio Solá aportó acerca de que la rionegrina está en el peronismo disidente desde el 2008. “El 50 por ciento de los integrantes de su bloque entraron apoyando a Cristina Fernández de Kirchner. Esta diputada, como el mismo Solá, entró en el 2008 como candidata en la lista del Frente para la Victoria.”

El titular de la bancada kirchnerista se quejó del “doble estándar” con el que se opina acerca de los pases de uno a otro espacio, algo que desde hace años se ha vuelto moneda corriente en la política argentina. “Si la oposición habla con alguien del Frente para la Victoria, se lo presenta como una invitación a sumarse a una causa ética o a que recupere su individualidad política”, señaló Rossi y se quejó frente al hecho de que si lo mismo ocurre con el kirchnerismo, “se busca descalificarlo”.

El recuerdo de su ingreso en la lista del oficialismo no fue el único dardo de Rossi para Solá. “No entiendo si los diputados de su bloque están tan convencidos, de qué se preocupa ni por qué les tiene prohibido hablar y aplica la obediencia debida”, sostuvo el titular de la bancada K.

Compartir: 

Twitter
 

Agustín Rossi y Felipe Solá polemizaron por los diálogos entre oficialistas y opositores.
Imagen: Télam & DyN
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.