EL MUNDO › TEHERAN RECHAZO EL ULTIMO INFORME DE LA AGENCIA ATOMICA DE LAS NACIONES UNIDAS

“Irán no fabrica una ojiva nuclear”

Según el nuevo director general de la AIEA, Irán trabaja para obtener armamento nuclear. Pero el líder supremo iraní dijo que los temores eran infundados y que las creencias de los iraníes “nos prohíben utilizar tales armas”.

El líder supremo y comandante en jefe de las fuerzas armadas de Irán, ayatolá Ali Khamenei, negó que ese país estuviera desarrollando armas nucleares, después de que se conociera un informe de la Agencia Internacional de Energía Atómica (AIEA) sobre el programa de la república islámica. El ayatolá dijo que los temores eran infundados y que las creencias de los iraníes “nos prohíben utilizar tales armas”.

A su vez, el representante iraní ante la AIEA, Ali Asghar Soltanieh, afirmó: “He dicho en muchas ocasiones que cuando nos mostraron esos documentos ninguno tenía sellos confidenciales o secretos”, y así quedaba demostrado que “todos los documentos fueron inventados y que son infundados, por lo que no tienen ninguna validez”, agregó.

Hace tiempo que las potencias mundiales temen que Irán esté produciendo en secreto una bomba atómica. Ahora lo tienen por escrito en el último informe de la AIEA, en el informe inaugural de la gestión de su nuevo director general, el japonés Yukiya Amano, que adopta un tono claramente diferenciado del de su antecesor, Mohammed el Baradei. Según el informe, el país islámico está fabricando una ojiva nuclear.

Para diplomáticos y observadores políticos no se trata en realidad de una verdadera sorpresa. Teherán jugó durante largo tiempo al gato y al ratón con la comunidad internacional. Los servicios secretos estadounidenses sostenían en 2007 que Irán había presumiblemente suspendido su programa de armas nucleares en 2003. Pero el nuevo informe de la AIEA afirma que los iraníes continuaron una serie de actividades relacionadas con la fabricación de armas nucleares más allá de 2004.

El ingreso de Amano como nuevo director parece significar un giro en las posiciones del organismo de control nuclear de la ONU, con sede en Viena. En el informe esto queda en evidencia en el uso del término “actual”. Allí se habla de “la posible existencia en el pasado y en la actualidad de actividades desarrolladas en secreto por Irán en relación con el desarrollo de ojivas nucleares para un misil”.

“Esta vez el informe no oculta nada –señala un diplomático occidental–. De todos modos, no dice nada que no supieran ya todos.” En lugar de tratar de influir políticamente, esta vez se trata de un informe básicamente técnico, agrega. El informe de Amano podría dar ahora argumentos a los sectores que, en las capitales occidentales y en Israel, sospechan que Irán mantuvo ese programa secreto y preconizan reforzar la sanciones contra Teherán.

Estados Unidos afirmó el jueves que el informe demostraba que Irán no acataba sus obligaciones internacionales. “Tenemos persistentes inquietudes sobre las actividades de Irán. No podemos explicar por qué se niegan a acudir a la mesa de negociaciones y a contestar de forma constructiva a las preguntas que fueron planteadas”, dijo el portavoz del Departamento de Estado, P. J. Crowley. Francia, por su lado, afirmó ayer que el informe demostraba la necesidad de “actuar con determinación para responder a la falta de cooperación” de Irán. También para Alemania, el documento “confirma las serias inquietudes sobre el programa nuclear iraní”. Pero Rusia se opuso a “sanciones paralizantes” contra Irán, aunque no excluyó otro tipo de medidas, según declaró ayer el vicecanciller ruso, Serguei Riabkov.

El informe destaca que Irán se abstuvo hasta ahora de “cooperar” para que se pueda verificar que el uranio que, según alega, está destinado a un reactor científico en Teherán, forma parte realmente de un programa de “actividades pacíficas”. Ahora parece haber llegado la hora de concretar posiciones. El gobierno de Irán debe cooperar sin más dilaciones con la AIEA, en vistas del potencial militar de su programa nuclear, exigió Amano en su informe. No obstante, Soltanieh dijo que Irán seguiría con sus actividades de enriquecimiento, pero que mantendría su cooperación con la AIEA.

Compartir: 

Twitter
 

Khamenei (centro) en el bautismo de un buque de guerra esta semana en el sur de Irán.
Imagen: AFP
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.