EL PAíS › EL MINISTRO PORTEñO ESTEBAN BULLRICH ANTICIPó QUE NO DARáN LO QUE PIDEN LOS MAESTROS

“Hay otros gastos, como la policía”

Los gremios pretenden el mismo incremento que se acordó a nivel nacional. La administración de Mauricio Macri anticipó que tendrán un aumento, pero de menor magnitud. Los docentes advirtieron que peligra el comienzo del ciclo lectivo. Nueva reunión el martes.

 Por Laura Vales

Los docentes porteños deberán esperar hasta el martes la oferta salarial de Mauricio Macri. Ayer, en la primera reunión paritaria, el ministro de Educación, Esteban Bullrich, les anticipó a los gremios que “va a haber un aumento” y aseguró que el gobierno de la ciudad “trabajará el fin de semana” para definir de cuánto. Los sindicatos reclamaron que la suba acordada con el gobierno nacional para el sueldo inicial se traslade a toda la escala de los salarios; como era de prever, el ministro les dijo que no llegarán a ese porcentaje. Entre sus argumentos, Bullrich señaló que “la ciudad tiene otros gastos, como la policía”.

El pedido de los gremios es que todos los salarios reciban un aumento del 23,5 por ciento. “Macri dice que el Indec miente y que hay una inflación del 20 por ciento, pero cuando tiene que hablar de incrementar nuestros salarios para que no queden desfasados, usa, paradójicamente, esas mismas cifras que critica”, sostuvo el secretario general de los docentes técnicos de Amet, Héctor Cova.

En esa misma línea, Eduardo López, de la Unión de Trabajadores de la Educación (Ctera), recordó que los sueldos de los maestros de la Capital, un distrito rico, han sufrido una caída estrepitosa, de ocupar los cinco primeros lugares en el ranking de los salarios docentes del país al número 17. “Así como estamos peligra el comienzo de las clases”, advirtió.

Por su parte, Manuel Gutiérrez, de Ademys, apuntó que su gremio pide “un 32 por ciento” de recomposición. “La mejora en el salario inicial llega a una minoría, el 10 o 20 por ciento de los maestros; para nosotros, el tema es cómo se va a recomponer el resto de la escala. Vamos a escuchar la propuesta del martes: todo está sujeto a eso.”

Los dirigentes consideraron de todos modos positivo que Bullrich haya hablado de aumento, si se tiene en cuenta que la reacción de Macri tras el acuerdo de la paritaria nacional había sido quejarse de que la mejora era excesiva. “Nos complica la vida”, fue la protesta del jefe de Gobierno porteño tras conocer que el sueldo inicial del sector pasará de los 1545 pesos actuales a 1740 en marzo y 1840 en julio. Macri tenía pautado en su presupuesto un 0 por ciento de aumento para el 2010. Por eso, una de las cosas que tendrá que hacer es habilitar a la Legislatura a que vote un aumento de las partidas.

Al salir de la reunión en la que estuvieron representantes de los diecisiete sindicatos docentes porteños, el ministro Bullrich retomó esa postura. “Lamentablemente esta paritaria nacional nos dificulta cumplir con los números, que no reflejan la realidad de las provincias ni de la Nación”, señaló, aunque hizo la aclaración de que la Ciudad va a cumplir con el mínimo: “A ese piso lo tenemos que respetar y lo vamos a hacer”. Y aseguró que la Ciudad quiere “dar un aumento que no achate la pirámide”.

Para el secretario adjunto de la Unión Docentes Argentinos (UDA), Gustavo Frutto, el encuentro “tuvo un buen resultado, porque el ministro aseguró que habrá aumento salarial y que irá al básico”, que es la cifra sobre la que se calculan las bonificaciones. Sus colegas coincidieron en que ahora deben esperar al martes y escuchar cuál es la oferta.

En cambio, en la reunión hubo un fuerte choque por el cierre de 82 grados en las escuelas primarias. Ante el reclamo de los dirigentes, el ministro ratificó que ésa es una decisión tomada de la administración macrista. Los docentes le recordaron a Bullrich que los cargos para esos grados ya fueron concursados y que los docentes que ganaron los concursos van a presentarse el lunes en las escuelas, pero el ministro reiteró que los concursos no son reconocidos por el gobierno de la ciudad. “El principal argumento que dio es que se trata de cursos de pocos alumnos, pero la verdad es que en la ciudad faltan escuelas públicas, especialmente en la zona sur, y ellos deberían hacer una redistribución en lugar de cerrar grados”, señaló sobre el tema Manuel Gutiérrez.

Los gremios solicitaron, finalmente, un aumento en el presupuesto para educación, la estabilidad laboral de los maestros contratados y el pago en tiempo y forma de los sueldos de los interinos y los suplentes.

La relación de los gremios docentes con el gobierno de la ciudad viene muy deteriorada por la desinversión que el macrismo está haciendo en la educación pública. Los docentes han denunciado además la subejecución de los presupuestos para el sector, el abandono edilicio de las escuelas y el deterioro en la calidad de los alimentos de los comedores escolares, donde el año pasado hubo un intento de reemplazar la carne por soja. La próxima reunión paritaria fue convocada para el martes, a las 9 de la mañana.

Compartir: 

Twitter
 

El ministro de Educación, Esteban Bullrich, se reunió con los diecisiete gremios docentes porteños.
Imagen: Télam
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.