EL MUNDO › PRIMER ACTO DE LA CAMPAÑA ELECTORAL EN RIO DE JANEIRO

Dilma y Lula se muestran juntitos

Luiz Inácio Lula da Silva se lanzó esta semana de lleno a la campaña electoral, codo a codo con su candidata, Dilma Rousseff. El viernes a la noche el presidente brasileño participó en su primer acto de campaña en Río de Janeiro y no se limitó solamente a compartir escenario con su ex ministra. Haciendo gala de su carisma dedicó su discurso a defender, como colega, amigo y jefe, las virtudes de Rousseff. La abrazó, le levantó el brazo en señal de victoria y hasta la aplaudió. “Brasil va a experimentar que la mujer no es un objeto de la cama y la mesa, sino un ser político que lo puede hacer mejor que nosotros en 500 años”, dijo con una sonrisa Lula, frente a un auditorio de militantes del Partido de los Trabajadores y sus aliados del Partido del Movimiento Democrático Brasileño.

Cerca de dos mil militantes y simpatizantes escucharon estoicamente su discurso bajo un intenso aguacero y a pesar de las fuertes ráfagas de viento. Fue casi como un acto entre amigos. Lula vistió una campera que le había regalado el presidente boliviano Evo Morales y le habló a su ex ministra, a su delfín, casi como a una amiga. Destacó su competencia y su preparación para el mayor cargo político del país. Recordó su trabajo al frente de la Jefatura de Gabinete, cargo que ocupó desde 2005 hasta hace tres meses, cuando renunció para lanzarse como candidata presidencial para las elecciones del próximo 3 de octubre.

Cuando le tocó el turno, Rousseff le devolvió toda una batería de elogios. Recordó una a una sus políticas, sus planes sociales, sus éxitos macroeconómicos y su reconocimiento internacional. “Lula decía que él no podía fallar por ser trabajador y es uno de los mejores presidentes de la historia. Yo tampoco puedo equivocarme, tengo que honrar a todas las mujeres”, prometió la ex ministra.

Según las últimas encuestas publicadas, la candidata oficialista está empatada con su rival socialdemócrata, el ex gobernador de San Pablo José Serra, pero a los dos todavía les falta mucho para alcanzar una victoria en la primera vuelta. Por eso en los próximos tres meses tendrán que poner toda la carne al asador; en el caso de Rousseff, eso significará exprimir la popularidad y el carisma de Lula.

Compartir: 

Twitter
 

Lula levanta el brazo de su candidata ayer en Río.
Imagen: EFE
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.