EL MUNDO › EL ATENTADO SUICIDA DEJO UN MUERTO (EL ATACANTE) Y 32 HERIDOS EN LA CAPITAL COMERCIAL TURCA

Una bomba generó caos en Estambul

Los medios turcos señalaron a la guerrilla separatista kurda PKK como el grupo que estaría detrás del ataque. El atentado se produjo el día en el que terminaba la tregua del PKK.

 Por Lucas Farioli

Desde Estambul

Una bomba de gran potencia estalló en la céntrica plaza de Taksim en la capital comercial de Turquía, Estambul, alrededor de las 10.27 de la mañana. Según confirmaron las fuerzas de seguridad, se trata de un terrorista suicida que habría intentado abordar uno de los camiones de la policía antidisturbios que en caso de manifestaciones no autorizadas siempre custodian la plaza, frente a la estatua en honor del fundador del país, Mustafá Kemal Atatürk. No obstante, cuando los agentes se dieron cuenta de las intenciones del atacante, éste habría activado la bomba que llevaba encima antes de lo que tenía previsto, justo frente a los furgones que hicieron de murallas protectoras evitando así una masacre.

La explosión que hizo temblar el corazón comercial de la ciudad turca dejó un muerto –el suicida, un hombre de 20 años– y al menos 32 heridos, según dijeron fuentes oficiales citadas por el Diario Hürriyet. Además, se vivieron auténticas escenas de tensión cuando civiles desesperados corrían de un lado para otro mientras policías armados gritaban a la multitud para que se dispersase.

Sami Özverel, uno de los civiles heridos, le dijo a CNN Türk que en los primeros momentos no sabía qué era lo que estaba ocurriendo. “Mi cabeza estaba sangrando y sentí como si me picara una de mis piernas. Entonces vi a gente saltando y ventanas hechas pedazos por la onda expansiva.” Brad Mills, profesor de inglés, sudafricano, de 31 años y testigo presencial de los hechos, habló para Página/12. “Yo no vi la explosión en sí misma, pero sí pude sentir una estampida masiva y cómo el aire de la onda expansiva levantaba todo a su paso. Entonces una bandada de pájaros se echó a volar mientras la gente corría.”

En los muchos restaurantes y cafeterías así como en los locales comerciales de la céntrica avenida peatonal de Istiklal los empleados animaban a los ciudadanos que corrían a tomar refugio en el interior de los locales, al mismo tiempo muchos de los clientes que no sabían qué era lo que estaba ocurriendo intentaban salir de los establecimientos, lo que provocó momentos de gran tensión.

Un ejemplo claro del caos que se vivía fue el hecho que tuvo lugar en la cafetería que la cadena Simit Sarayi tiene justo en la esquina de la peatonal Istiklal, que da a la Plaza de Taksim. Unos veinte policías antidisturbios que estaban desayunando salieron a la calle con sus armas desenfundadas presos de un gran nerviosismo probablemente a sabiendas de que el ataque sería contra las fuerzas policiales, inmediatamente después se escucharon tiros, lo que generó confusión y pánico.

Aproximadamente a cinco minutos de la explosión, los agentes fuertemente armados y visiblemente inquietados desalojaron los restaurantes y cafés adyacentes, expulsando a los transeúntes a gritos avenida abajo y acordonando todos los accesos a la plaza.

Fuentes de CNN Türk comentaron que aunque el suicida habría muerto en el acto se sabe que podría haber otro. Las fuerzas de seguridad estaban peinando la zona y en las próximas horas podría haber otro ataque.

Como lo han señalado varios medios, existen indicadores que señalan a la guerrilla separatista kurda PKK como el grupo que presuntamente estaría detrás del ataque. El atentado se produce el día en el que concluye la tregua unilateral del PKK, y Turquía conmemora el 87º aniversario de su fundación (que estaba prevista para el pasado 29 de octubre y que se canceló debido a las fuertes lluvias). Las actividades planeadas para la celebración del aniversario de la república no han sido canceladas. De corroborarse que la embestida es obra del PKK, supondría la quiebra definitiva de la tregua que el grupo armado estaba manteniendo desde antes del referéndum constitucional del 12 de septiembre.

El atentado tiene lugar en un momento delicado en el que se llevan a cabo procesos judiciales para que el coronel retirado y fundador de las Jitem (células ilegales antiterroristas turcas), Arif Dogan, así como su colaborador el general Veli Küçük, rindan cuentas por el escándalo de la guerra sucia, secuestros y asesinatos practicados por miembros en activo de las fuerzas armadas y la gendarmería durante los años ’90.

Compartir: 

Twitter
 

Las fuerzas de seguridad peinaron la zona; temían otro ataque.
Imagen: EFE
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared