EL MUNDO › OPINION

La victoria en diez claves

 Por Martín Granovsky

1 Dilma Rousseff ganó las elecciones por una diferencia amplia, de 56 a 44 por ciento de los votos. Obtuvo más de 56 millones de votos, 12 millones más que José Serra. A nivel mundial, y contando los países que se rigen por comicios libres, por número de votantes es la mayor victoria de una coalición de partidos dirigida por una fuerza de izquierda. Brasil ya eligió presidente por primera vez a un obrero, el tornero metalúrgico Luiz Inácio Lula da Silva. Acaba de elegir a la primera mujer presidenta de su historia.

2 A los 65 recién cumplidos (el 27 de octubre, el mismo día en que murió Néstor Kirchner) Lula deja la presidencia como el líder más popular de la historia de Brasil y una figura de primer nivel en Sudamérica y el mundo. Ya prometió que no empañaría a la Presidenta y que se dedicaría a la región y a las relaciones con Africa. Pero cuando lo decida, Dilma tendrá en él, a mano, un sabio confiable y un negociador con 35 años de experiencia.

3 La victoria de Dilma demuestra el éxito de la apuesta de Lula, cuando pidió al Partido de los Trabajadores, en el Cuarto Congreso de febrero último, que la consagrasen candidata aunque no tenía inserción fuerte en la militancia petista y jamás se había presentado a elección alguna. Es obvio que la popularidad de Lula, superior al 80 por ciento, derramó simpatías masivas sobre Dilma. Pero también era similar la popularidad de Michelle Bachelet en Chile y el candidato de la Concertación, Eduardo Frei, fue derrotado por el derechista Sebastián Piñera. Lula y el PT no se quedaron con la popularidad. Lanzaron la militancia a las calles, no dejaron a nadie a la intemperie y ampliaron la base de sustentación partidaria, política y social.

4 Cuando asuma Dilma, el 1º de enero de 2011, una coalición gobernará con mayoría en el Senado y en la Cámara de Diputados. Si se considera el tablero por fuerza, el Partido del Movimiento Democrático Brasileño, PMDB, será el primero con 20 senadores, seguido por el PT con 14, seis más que antes. La derecha tradicional del Partido Demócrata pasó de 13 a 6 senadores y el Partido Socialdemócrata Brasileño de Serra de 14 a 11. En Diputados el PT alcanzó los 88 propios y el PMDB los 79. En gobernaciones, sin contar a los aliados, el PT controlará cinco: Brasilia DF, Rio Grande do Sul, Acre, Sergipe y Bahía.

5 El PT mantuvo las alianzas e incluso las amplió. Es clave que el vicepresidente sea Michel Temer, del Partido del Movimiento Democrático Brasileño, de centro. El PMDB, un conglomerado heterogéneo, tiene despliegue territorial y gobernadores propios. Lula comenzó tejiendo con el PMDB, a su derecha, una alianza parlamentaria y de gobernabilidad a nivel federal. Terminó construyendo una alianza de gobierno. El apoyo al PT fue abrumador entre los trabajadores, el subproletariado del Nordeste y la nueva clase media (convertida en tal durante el gobierno de Lula) y quizás, porque un análisis más fino requiere detalles que anoche no estaban a mano, recibió el apoyo parcial de la clase media típica. Brasil tiene sólo un 6,2 por ciento de desocupados.

6 Con 20 millones de votos obtenidos en la primera vuelta por Marina Silva y su Partido Verde, es aventurado sostener ya mismo que 10 millones de los votos fueron a Serra y otro tanto a Dilma. Con todo, quedó claro que las especulaciones sobre que 20 millones de votos podían ir de manera maciza a uno de los candidatos eran disparatadas.

7 Serra perdió la segunda vuelta tras una campaña aún más ranciamente derechista que la de Fernando Collor de Mello en 1989, cuando el candidato de la Red Globo derrotó a Lula. El tono incluyó apelaciones al Demonio inspiradas por Tradición, Familia y Propiedad y las diócesis que el Papa Juan Pablo II inundó de obispos ultraconservadores. La luciferización de Dilma, presentada como una maníaca del aborto, instaló lo más oscuro de Brasil. Pero el oscurantismo fue derrotado. Igual que en la Argentina con la ley de Matrimonio Igualitario, los brasileños conservaron sus creencias pero votaron de manera secular.

8 Ganó la candidata partidaria de consolidar Unasur y expandir Mercosur. En la campaña, Serra llegó a decir que el Mercosur era “una farsa”. En el reportaje que concedió a Marco Aurelio García y Emir Sader para el libro Brasil, entre el pasado y el futuro, que acaba de publicarse en la Argentina, Dilma dijo que “sólo se es líder regional responsable, verdaderamente, sin belicismos y con mucha solidaridad y espíritu asociativo”. Al hablar de los ocho años de Lula, analizó que “conseguimos el derecho de reconstruir el Estado nacional en la medida en que Brasil conquistó autonomía en relación con la política internacional”. También definió que para garantizar la propia industrialización fue clave cerrar el camino a integrar con los Estados Unidos un Area de Libre Comercio de las Américas (ALCA), posición compartida con la Argentina y Venezuela en la Cumbre de Mar del Plata de 2005.

9 Dilma anunció que continuará con el control de la inflación y la estabilidad macro, pero que no recortará gastos sociales ni partidas para infraestructura. También insistió en que no dilapidará los recursos de los nuevos yacimientos petroleros descubiertos por Petrobras, el Pre-Sal. Enviará al Congreso un proyecto de marco social para la explotación de esos recursos.

10 Los grandes medios de la prensa escrita, como Folha de S. Paulo, O Estado y Veja, no lograron que su agresividad lesionara a Dilma y tampoco consiguieron imponer una agenda propia de fantasmas, como el del aborto, el del presunto autoritarismo de Lula o el de la eternización antidemocrática del PT. Anoche, incluso, en su discurso de la victoria, Dilma dijo lo que piensa el PT y además pareció querer demostrar una superioridad moral. “Las críticas del periodismo libre son esenciales para señalar los errores del gobierno”, dijo. “Prefiero el ruido de la prensa libre al silencio de las dictaduras”, dijo la candidata que fue estigmatizada por su pasado guerrillero cuando, en rigor, esa insurgencia fue el primer ensayo de oposición a la dictadura que asumió en 1964.

Compartir: 

Twitter
 

 
EL MUNDO
 indice
  • ES LA PRIMERA PRESIDENTA QUE TENDRA BRASIL, DESPUES DE HABER VENCIDO A SU CONTENDIENTE JOSE SERRA EN LA SEGUNDA VUELTA
    Dilma confirmó que son las mujeres las que tienen el poder
    Por Santiago O’Donnell
  • EL ELECTORADO CASTIGARIA A OBAMA
    ¡Es la economía!
    Por Stephen Foley
  • EL TEA PARTY REPRESENTA LA DERECHIZACION DE LA DERECHA DE ESTADOS UNIDOS
    La irrupción del partido del té
    Por Ernesto Semán
  • SIETE MUERTOS DEJO UN ASALTO EN IRAK
    Rehenes durante la misa
  • EL ATENTADO SUICIDA DEJO UN MUERTO (EL ATACANTE) Y 32 HERIDOS EN LA CAPITAL COMERCIAL TURCA
    Una bomba generó caos en Estambul
    Por Lucas Farioli

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared