EL MUNDO › ENTREVISTA CON RICARDO PATIñO, MINISTRO DE EXTERIORES DE ECUADOR

“Sanciones fuertes a los medios”

Patiño señala que los diarios opositores hacen una campaña de desprestigio del gobierno. Y defiende que Correa haya demandado por injuria a El Universo. Se refiere también a los desafíos de la región en medio de la crisis global.

 Por Mercedes López San Miguel

Viste una camisa blanca bordada con sutiles motivos étnicos, similar a las que usa el presidente Rafael Correa. Ricardo Patiño lleva puesta la camisa del proyecto del mandatario desde que fuera su ministro de Economía: eso se desprende de la conversación que mantiene con Página/12, en la que defiende con ahínco la postura de Correa en relación con los medios opositores y un fallo draconiano contra un diario que publicó un artículo insultante.

Patiño concede esta entrevista en un hotel porteño tras el encuentro que mantuvo con sus pares de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur). El canciller destaca que Ecuador fue uno de los pocos países que ratificaron el convenio constitutivo del Banco del Sur.

–Su coterráneo Pedro Páez afirma que la peor crisis todavía no llegó. ¿Usted coincide?

–Sí. Estamos todavía viendo un estallido parcial de la crisis en el mundo desarrollado. Los niveles de endeudamiento de esos países son altísimos. Si Ecuador tuviera el ciento por ciento de su PIB en deuda –60 mil millones de dólares– y si entrara en default el efecto en la economía mundial sería muy pequeño. En cambio, Estados Unidos ya alcanzó un endeudamiento de 14 billones de dólares y la economía mundial vale 60 billones de dólares, lo cual evidencia que el sistema financiero global puede colapsar. El déficit crónico, el déficit de la balanza comercial de EE.UU. y el aumento incontrolable del gasto militar hacen que se vaya acumulando el problema. A esto hay que sumarle la burbuja especulativa en Europa y el endeudamiento de los países europeos que no van a poder pagar, a la vez que sus ciudadanos les exigen seguir viviendo como antes. La crisis no encontró una solución todavía. Por eso es tan importante para los países de América latina que nos podamos blindar y sostener entre nosotros. Es importante que pensemos en nuestra soberanía monetaria, alimentaria y energética.

–¿Las diferencias de enfoque entre los miembros de la Unasur limitan avanzar con la institucionalidad financiera regional?

–Creo que sí. Hacen más lento el camino. No todos los países tienen el mismo criterio de cómo podemos enfrentar nuestro desarrollo así como las crisis. Cuando en 2007 se origina la idea de crear un banco de desarrollo del sur –que finalmente adquirió el nombre de Banco del Sur–, Ecuador y otros países como Argentina y Bolivia trabajamos con mucho interés en construirlo. Sólo siete decidieron entrar. Y sólo Ecuador, Venezuela y Bolivia ratificamos el tratado en nuestros parlamentos. Argentina y Uruguay están muy cerca de hacerlo: eso es clave para que el Banco del Sur comience a funcionar con las dos terceras partes del capital. Los gobiernos de los otros países que no entraron no lo veían necesario.

–¿Es una lucha ideológica?

–No me parece. Si hablamos de Chile, por ejemplo, en la época de la Concertación se trataba de un gobierno progresista; sin embargo, consideraba suficientes los instrumentos financieros como el Fondo Monetario Internacional o el Banco Mundial.

–El presidente Correa presentó una demanda por injuria al diario El Universo. El mes pasado, el juez que lleva el caso ordenó el pago de una multa de 40 millones de dólares y tres años de prisión para los directivos y el columnista. ¿No se trata de una medida excesiva?

– Los medios escritos nacionales llevan adelante una campaña de desprestigio y mentiras contra el gobierno. Palabras que no dijimos, falsedades. Como consecuencia del derecho a la libertad de expresión el gobierno ha soportado este tipo de embates. Aclaro que no es el gobierno, sino Correa como ciudadano que presenta una demanda personal contra El Universo y un editorialista que dijo que el presidente ordenó disparar contra un hospital lleno de civiles. Los diarios en Ecuador siempre dijeron que no debe haber censura previa y que ante una mentira sobre un medio la solución pasa por aplicar las leyes. Cuando se aplica la Justicia contra un diario, se oponen. No es una medida, es un fallo que dictó un juez entre las opciones que tenía. Por lo tanto, la sentencia es apelable.

–¿No se podían aplicar otras reglas, como el derecho a réplica?

–Si fuera algo excesivo, el tribunal de apelaciones se puede expedir. Y si no, se puede ir a una instancia superior en la Justicia. A veces somos demasiado blandos con el efecto que puede tener la acción de un medio de comunicación sobre los seres humanos. Si tú robas un vehículo te meten a la cárcel, y si tú me robas la honra, ¿no es justo que también tengas que pagar por eso? Los medios de comunicación nos han afectado la honra y el prestigio. Decir que el presidente es asesino y dictador es gravísimo. Yo creo que debe haber sanciones fuertes.

–Tras el apoyo que recibió el gobierno en el último referéndum, quedó pendiente la aprobación de una ley de comunicación. ¿En qué fase está?

–Está pendiente su aprobación en el Congreso. Es una norma que apunta a la libertad de expresión y de información de todos los ciudadanos. Como consecuencia de la decisión del pueblo en la consulta se aprobó la creación de un consejo que regule los contenidos de los medios. No se trata de censura previa. Se trata de regular los horarios para determinado tipo de películas y establecer límites a los contenidos racistas o discriminatorios.

–¿Qué cambió en Ecuador a partir del intento de golpe de septiembre pasado?

–Todavía hay mucho por hacer. Sabemos que gente que se vio afectada por un gobierno revolucionario como el nuestro está intentado aprovechar cualquier chispa que se encienda en la sociedad. Hubo un despertar de las organizaciones sociales, que se están movilizando para funcionar como una barrera. Desde el gobierno trabajamos para comunicar mejor las acciones que emprendemos. El mejor antídoto es el cariño de la gente.

[email protected]

Correa respondió la carta

El presidente de Ecuador, Rafael Correa, dijo ayer que “no permitirá que los empleados del diario El Universo”, el de mayor circulación del país, “sean víctimas de la mala fe e irresponsabilidad” de sus dueños, que se creyeron propietarios “hasta del honor de las personas”. Correa se expresó así en la respuesta a una carta que le dirigieron los empleados del rotativo, preocupados por el futuro del diario y en la que le pedían que suspenda el juicio que se sigue a la empresa y sus directivos. Estos fueron condenados en primera instancia por injurias y uno de ellos, Emilio Palacio, se autoexilió en Miami porque se siente “perseguido”. El mandatario lamentó los momentos difíciles por los que atraviesan los empleados de El Universo, pero descartó que él sea culpable de esta situación. “Son los directivos (del medio) los que jamás pensaron en ustedes ni en sus familias al usar el disfraz de prensa independiente.”

Compartir: 

Twitter
 

“Es importante para los países de América latina que nos podamos blindar y sostener entre nosotros.”
Imagen: Guadalupe Lombardo
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.