EL MUNDO › EN EL ANIVERSARIO DEL NO EN CHILE SE ESTANCAN LAS NEGOCIACIONES POR LA REFORMA EDUCATIVA

Los secundarios se retiran de la mesa

Los representantes de los “pingüinos” o estudiantes secundarios anunciaron que se retiraban de la instancia de conversación, luego de que el gobierno rechazara la posibilidad de que la educación sea totalmente gratuita.

 Por Christian Palma

Desde Santiago

Para muchos chilenos y chilenas, las promesas no cumplidas de los gobiernos de la Concertación y la postura netamente capitalista de la actual administración, explican la aparición del movimiento estudiantil por una educación gratuita y de calidad. Justamente ayer, a 23 años del triunfo del No en el plebiscito que derrotó a Pinochet, los líderes estudiantiles se sentaron por segunda vez a la mesa con Felipe Bulnes, el ministro de Educación de Sebastián Piñera. Pero poco importó la histórica fecha.

“Los nuevos dirigentes miran al futuro más que al pasado”, comentaba Sebastián, un “pingüino” que llegó al Ministerio de Educación a “mirar lo que pase”.

En la primera jornada de acercamiento, realizada el pasado jueves, la cita fue tensa, luego de que Bulnes exigiera el término de la toma de los recintos educacionales y la vuelta a las aulas para avanzar en las negociaciones.

Esa atmósfera se repitió en la reunión de ayer. Previo al ingreso de los dirigentes a la sala de gabinete de Bulnes, éstos criticaron la falta de voluntad del gobierno por buscar una solución al conflicto, producto de las declaraciones realizadas el pasado domingo por Sebastián Piñera, sobre la imposibilidad de una educación gratuita en Chile y la firma del proyecto que crea los delitos de saqueo y tomas, entre otros, que a su vez endurece las sanciones contra quienes alteren el orden público durante marchas y manifestaciones.

En la previa, el objetivo principal de esta nueva reunión era “presentar una propuesta técnica de que la educación gratuita es posible”, explicaba la líder de la Universidad de Chile, Camila Vallejo, quien entregó un documento con detalles técnicos que apuntan justamente a la real posibilidad de que la educación sea más inclusiva y de calidad.

Según trascendidos previos de algunos representantes de la Confederación Nacional de Estudiantes de Chile (Confech) que participaban de la cita, el clima no era bueno. Se hablaba de intransigencia y de nulos avances en ambas partes. “Es frustrante que no se avance nada en tres meses”, declaraba Camila Vallejo a través de su Twitter.

A eso de las nueve, los rumores se hicieron realidad. Los dirigentes estudiantiles señalaron que la segunda mesa de trabajo resultó infructuosa, pues fueron tratados como “hostiles” por el ministro Bulnes.

Peor aún. Los representantes de los “pingüinos” o estudiantes secundarios anunciaron que se retiraban de la instancia de conversación, luego de que el gobierno rechazara la posibilidad de entregar educación totalmente gratuita.

“Hoy decidimos quebrar la mesa”, anunció uno de secundarios tras salir raudo de la cita. “El gobierno se ha mostrado intransigente con su postura en cuanto al tema de la gratuidad”, añadió según citó Emol. La información había sido adelantada por el subsecretario de Educación, Fernando Rojas, quien señaló a través de Twitter: “Estudiantes secundarios se retiran de la mesa por no haber gratuidad para el ciento por ciento de los alumnos y estatización en todos los niveles”.

En tanto, José Ankalao, vocero de la Federación Mapuche de Estudiantes y también miembro de la Confech, señaló por la misma vía que los universitarios y el Colegio de Profesores continúan en la reunión y que lo planteado hoy por el ministro Bulnes sería discutido con las bases. “Con la Confech y el Colegio de Profesores seguimos en reunión y lo de hoy se llevará a las bases. Que la gente evalúe”, señaló por Twitter.

Al cierre de esta edición se esperaban las declaraciones de Camila Vallejo y Giorgio Jackson, ambos voceros principales de la Confech.

Los resultados que se esperaban de esta cita tuvieron a buena parte del país atentos, al igual que lo ocurrido hace 23 años cuando el No obtuvo un 55,99 por ciento y el Sí (a Pinochet) un 44,01 por ciento.

El triunfo del conglomerado opositor a la dictadura –y hoy opositor a Piñera– prometió una serie de cambios a la ciudadanía que no se cumplieron de manera cabal. En Valparaíso, después de 20 años en el poder (marzo de 1990 a marzo de 2010), y ahora en la vereda opuesta, los presidentes de los principales partidos de la Concertación presentaron un documento denominado “Nuestro Compromiso”, con el cual buscan convencer a la ciudadanía de que es necesaria una “nueva mayoría social y política”, según señaló Osvaldo Andrade, coordinador del proceso y actual presidente del Partido Socialista.

El presidente del PS señalaba sobre el compromiso que “no sabemos la forma concreta y precisa que adoptará la coalición que en definitiva encarne esta voluntad mayoritaria y de gobierno. Hay un legítimo debate entre nosotros respecto de cómo se construirá”.

Compartir: 

Twitter
 

La policía detiene a un manifestante frente a La Moneda en otro día tenso para el gobierno.
Imagen: EFE
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.