EL MUNDO › LA OPOSICION DENUNCIO QUE HUBO FRAUDE EN LAS ELECCIONES DEL DOMINGO, EN LAS QUE EL PREMIER ARRASO

Moscú reprimió las protestas contra Putin

Unos doscientos manifestantes fueron detenidos ayer en las dos concentraciones que se llevaron a cabo en rechazo a la victoria del ex agente de la KGB. El presidente Medvedev pidió revisar la condena a un magnate opositor.

El abultado triunfo obtenido por Vladimir Putin en las elecciones del domingo quedó empañado por una masiva protesta en su contra, que fue reprimida por las fuerzas de seguridad. Unos doscientos manifestantes fueron detenidos ayer en las dos concentraciones que se llevaron a cabo en rechazo a la victoria del primer ministro, después de unos comicios presidenciales teñidos por el murmullo de la oposición, que denunció, durante la campaña y al conocerse los resultados, que se trataba de un fiasco electoral. No en vano Moscú fue el epicentro de la bronca de los manifestantes. En la capital rusa, Putin retrocedió al 47,22 por ciento de los sufragios cosechados anteayer, luego de que en 2008 Dimitri Medvedev –-su delfín político– consiguiera el 70,28 por ciento. En esa ciudad, un centenar de manifestantes, entre ellos el escritor Eduard Limonov, fue arrestado frente a la Comisión Electoral, según señaló Alexandre Averine, portavoz del movimiento de Limonov La Otra Rusia. La policía, por su parte, informó que en la capital hubo cincuenta detenidos.

Asimismo, un centenar de opositores fue detenido cuando unas 1500 personas intentaban congregarse en el centro de San Petersburgo, la segunda ciudad de Rusia, en una manifestación no autorizada. En la plaza Pushkin, ubicada en el centro de Moscú, tuvo lugar la manifestación más concurrida en la tarde de ayer, en la que participaron, según la policía, 14.000 personas y 20.000 según los organizadores. La coalición de opositores, surgida de las protestas sin precedentes de los tres últimos meses, reclamó la anulación de los comicios. “Exigimos el fin de las represiones políticas, la investigación de los fraudes masivos, la reforma política y elecciones legislativas y presidenciales anticipadas”, dijo uno de los líderes de la protesta, Vladimir Ryjkov, al leer una resolución del comité organizador, que tildaba la elección de farsa. “¿Quien está en el poder? Nosotros somos el poder”, dijo Alexei Navalny, otro líder de la oposición, conocido por su nacionalismo, que se refugió en la invocación de la desobediencia pacífica.

En la vereda opuesta, unas 15.000 personas se congregaron cerca del Kremlin para apoyar a Putin, según consignó la policía. Más allá de que la Comisión Electoral difundiera ayer los resultados definitivos de los comicios presidenciales, según los cuales Putin se alzó con el 63,60 por ciento de los votos, la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE) denunció en Moscú numerosas irregularidades, en particular en el recuento de los votos “en cerca de un tercio de los colegios electorales” y tildó de “claramente sesgadas” las condiciones de la campaña a favor de un candidato. Las autoridades rusas no habían respondido al veredicto de la OSCE, pero Tatiana Voronova, de la Comisión Electoral, citada por Interfax, denunció una visión “politizada” e “inadecuada” de la situación en Rusia.

El primer ministro y ex agente de la KGB denunció en varias ocasiones, durante las últimas semanas, los intentos de injerencia urdidos, según él, en el extranjero a través de la oposición y las ONG. Sin embargo, durante los comicios del domingo, observadores y miembros de la oposición aseguraron que habían constatado numerosos fraudes. Desde el portal control2012.ru, creado para identificar esas denuncias, contabilizaron al menos 6000 casos de violación de la legislación electoral; en particular, aquellos casos de “transporte masivo de electores”, una técnica que permite a un grupo votar varias veces en diferentes centros gracias a autorizaciones fraudulentas.

La ONG rusa Golos señaló que Putin conquistó el 50,26 por ciento de los votos en la primera vuelta y no 64 por ciento, como afirmó la Comisión Electoral. El gobierno, actualmente en manos de Medvedev, había garantizado unos comicios democráticos después de la ola de protestas sin precedentes surgida a raíz de las denuncias de fraude por parte de la oposición y de los observadores independientes en las elecciones legislativas de diciembre. El portavoz de Putin, Dimitri Peskov, dio señales de apertura con la oposición al asegurar que el nuevo presidente se predispone al diálogo “con todos los que estén dispuestos a un trabajo constructivo”.

En un gesto conciliador, Medvedev –propulsado por Putin a la presidencia en 2008 ante la prohibición constitucional de cumplir dos mandatos consecutivos– adelantó que había ordenado verificar la condena del ex magnate petrolero Mijail Jodorkovski, detenido en 2003 y condenado a trece años de cárcel por un caso emblemático, considerado un ajuste de cuentas político, dada su propensión a financiar a la oposición. El presidente saliente ordenó también revisar la legitimidad del rechazo de registro del partido Parnas, una de las principales formaciones de la oposición liberal. China felicitó a Putin por su elección y la Unión Europea pidió a Moscú que “resuelva las lagunas” del proceso electoral.

Compartir: 

Twitter
 

En la capital rusa, un centenar de manifestantes, entre ellos el escritor Eduard Limonov, fue arrestado.
Imagen: EFE
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.