EL MUNDO › LA DERECHA ESPAñOLA NO LOGRA QUEDARSE CON ANDALUCíA, UNA DE LAS REGIONES MáS AFECTADAS POR LA CRISIS

Voto castigo a Rajoy a tres meses de asumir

El conservador Partido Popular de Mariano Rajoy no pudo alcanzar la mayoría absoluta en uno de los bastiones de los socialistas, que podrán gobernar en alianza con Izquierda Unida. En Asturias el escenario sigue abierto.

El conservador Partido Popular (PP) se impuso ayer en los comicios regionales de Andalucía, pero sin alcanzar la mayoría absoluta que le hubiese permitido arrebatarle el poder a los socialistas. El PP obtuvo 50 diputados, cinco menos de los que necesita para gobernar, mientras que el Partido Socialista Obrero Español (PSOE) consiguió 47 diputados y la coalición Izquierda Unida (IU) se hizo con 12 diputados –un desempeño a remarcar, dado que duplicó el número de escaños–. Lo más probable es que IU y el PSOE acuerden una alianza para gobernar una de las regiones más afectadas por la crisis en España.

En Asturias el escenario quedó abierto tras la elección. Los socialistas lograron más votos y bancas (16) que ninguna otra formación y sin embargo, ni siquiera con el apoyo de los cinco escaños de Izquierda Unida se garantizan una mayoría absoluta que les permitiría gobernar –se necesitan 23 bancas–. El Foro Asturias (FAC), partido fundado por el ex dirigente del PP Francisco Alvarez-Cascos (que gobernaba esa región pero decidió adelantar las elecciones por falta de apoyo), obtuvo 13 escaños, tres menos que en los comicios de mayo de 2011. El PP, en tanto, mantuvo sus diez bancas mientras que Izquierda Unida pasó de cuatro a cinco. El FAC y el PP suman una mayoría para gobernar, pero dado el enfrentamiento que han tenido durante la campaña parece difícil un acuerdo entre ambos. La novedad en las elecciones en Asturias la dio el partido de centro Unión, Progreso y Democracia (UPyD). que por primera vez entró en el Parlamento regional con una banca.

El resultado fue un balazo de agua fría para los conservadores después de que las encuestas de los últimos días auguraran una mayoría absoluta del PP en ambos comicios regionales. Según el último sondeo del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) realizado luego del anuncio del primer plan de ajuste de Rajoy, el PP había retrocedido en Andalucía en dos puntos respecto de las elecciones generales de noviembre, aunque igualmente mantenía una ventaja considerable de 14,7 puntos sobre el PSOE, y se situaba al borde de la mayoría absoluta. Analistas coincidieron en que el resultado obtenido ayer por el partido oficialista representa un llamado de atención hacia la política de recortes impulsada por Mariano Rajoy. Si bien el PP logró sumar tres diputados respecto a los 47 que obtuvo en las últimas elecciones regionales de 2008, ese aumento en la representación no fue suficiente para alzarse con la mayoría absoluta. En esta carrera de embolsados, a los socialistas tampoco les fue mucho mejor: perdieron nueve diputados respecto de los 56 que habían obtenido hace cuatro años. Tal vez el gran ganador de la jornada electoral sea Izquierda Unida, que se benefició por la pérdida de votos de los socialistas. De este modo, pasaron de seis a 12 diputados en el próximo parlamento regional. Por eso, el PSOE mira entusiasmado y con alegría la concreción de una alianza de gobierno con la izquierda.

El desgaste de los conservadores en sólo tres meses parece una de las conclusiones a la que llegaron algunos políticos. “El fracaso del PP es el fracaso del gobierno de Rajoy y su política. Han bastado cien días de gobierno para que lo que parecía una flecha hacia arriba sea una flecha hacia abajo. Los electores han castigado al PP por sus engaños y su intento de aprovechar la crisis para desmontar el Estado del bienestar”, sostuvo la número dos del PSOE, Elena Valenciano, al hacer una valoración de los comicios. “Los ciudadanos sólo han necesitado cuatro meses para darse cuenta”, insistió. En la misma línea, el máximo líder de IU, Cayo Lara, cuyo partido pasó a ser clave en Andalucía y puede serlo también en Asturias, también hizo su balance de las elecciones y aseguró que “una mayoría de ciudadanos no ha votado a la derecha, y quieren un modelo distinto. Los ciudadanos dijeron no a la reforma laboral”, apuntó.

La jornada electoral se caracterizó en ambas regiones por un bajo nivel de participación. Según los últimos datos oficiales difundidos ayer, el 47,08 por ciento de los andaluces se acercaron a las urnas para votar, más de doce puntos por debajo del registrado en los comicios de 2008. En Asturias, el índice de participación, dos horas antes del cierre de las urnas, era del 42,83 por ciento, lo que supone 8,46 puntos menos que en las elecciones anteriores, celebradas hace diez meses.

Compartir: 

Twitter
 

El resultado de ayer representa un llamado de atención a la política de recortes impulsada por Mariano Rajoy.
Imagen: EFE
SUBNOTAS
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.