EL PAíS › OPINIóN

Pasiones, ideales, convicciones

 Por Scott Mainwaring *

Guillermo O’Donnell (1936-2011) fue un gigante de las ciencias sociales contemporáneas, reconocido mundialmente por su creatividad intelectual. Su trabajo académico sobre autoritarismo y democracia lo consagró a nivel internacional como un pensador brillante y fundamental. Su erudición le valió un amplio reconocimiento. Miembro de la Academia Estadounidense de Artes y Ciencias, fue galardonado con el premio Kalman Silvert a la Trayectoria, otorgado por la Asociación de Estudios Latinoamericanos, entre tantos otros honores. Fue presidente de la Asociación Internacional de Ciencia Política, que le otorgara su primer Premio a la Trayectoria en 2006, y vicepresidente de la Asociación Americana de Ciencias Políticas.

Como académico, O’Donnell siempre se dedicó a las grandes cuestiones normativas que enfrenta la humanidad contemporánea: cómo construir mejores democracias; cómo garantizar un Estado de Derecho más efectivo y una ciudadanía más justa. En las últimas dos décadas alcanzó un sensato equilibrio basado en la crítica a las deficiencias de las democracias de América latina sin caer en la crítica fácil que pudiera alimentar un sentimiento antidemocrático. Constantemente proponía nuevas agendas y consecuentemente abría nuevos temas de investigación que luego eran considerados de suma importancia.

En la Universidad de Nôtre-Dame, O’Donnell desempeñó un papel clave en la creación y desarrollo del Instituto Kellogg de Estudios Internacionales. Como su primer director académico, fijó una apasionante agenda de investigación para el Instituto y desarrolló un destacado programa de becarios invitados.

O’Donnell comprendió cabalmente las debilidades de su propio país, si bien en muchos sentidos era un ciudadano del mundo. Desde los años ’90 fue crítico de las ciencias políticas tradicionales de los Estados Unidos, tal como lo había sido en su trabajo fundacional, Modernización y autoritarismo; creía que el afán por el rigor científico había llevado a ignorar cuestiones fundamentales para enfocarse en aquellas menos importantes. Poseía la reconfortante habilidad de cambiar su forma de pensar. Habiendo sido el pionero en reflexionar sobre cuestiones de consolidación democrática, más tarde rechazó ese concepto.

A lo largo de su carrera, O’Donnell planteó nuevos y fascinantes interrogantes teóricos sobre importantes cuestiones del mundo contemporáneo. Fue una persona profundamente culta, que se basaba siempre en investigaciones previas, si bien uno de sus dones extraordinarios fue la capacidad de reconocer nuevos problemas que hasta entonces no habían sido abordados. Se destaca como uno de los pensadores más importantes de la democracia y las dictaduras en la historia de la ciencia política.

Como ser humano, Guillermo tenía grandes pasiones, ideales y convicciones. Estaba apasionadamente comprometido con el ideal de las democracias que funcionan bien, que desarrollan la dignidad y las capacidades humanas. Tuvo el coraje de vivir en la Argentina después del golpe de Estado de marzo de 1976, a pesar de los peligros que enfrentaba. En los últimos años, combinaba una saludable valoración de las virtudes que implica vivir bajo gobiernos elegidos libremente con el desprecio por algunas prácticas ejercidas por muchos presidentes elegidos democráticamente. Si no le gustaba un trabajo académico, lo criticaba abiertamente. Era profundamente generoso, increíblemente diplomático cuando quería serlo, e increíblemente franco cuando así lo decidía. No creía necesario seguir siempre las convenciones sociales; y en ese sentido su voluntad de romper con la sabiduría convencional fue uno de sus inconfundibles sellos de originalidad como académico.

* Director del Kellogg Institute, Universidad de Nôtre-Dame.

Compartir: 

Twitter
 

SUBNOTAS
  • Pasiones, ideales, convicciones
    Por Scott Mainwaring *
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.