EL MUNDO › OBAMA, HARPER Y CALDERóN COMBATEN EL CRIMEN ORGANIZADO

Más unidos por la seguridad

“Acordamos seguir trabajando para que nuestras fronteras sean más eficientes y seguras, para que los viajes y el comercio sean más rápidos y más baratos”, señaló Obama, flanqueado por sus pares de México y Canadá.

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama; su par mexicano, Felipe Calderón, y el primer ministro de Canadá, Stephen Harper, concluyeron ayer la Cumbre de Líderes de América del Norte con miras a una mayor cooperación para la seguridad y avance económico de la región. El cónclave se llevó a cabo como preámbulo de lo que será la segunda Cumbre de las Américas de la que participará Obama, en Cartagena de Indias. Ese encuentro fue objeto de fuerte controversia al quedar excluida Cuba por expreso pedido de Estados Unidos ante la Organización de los Estados Americanos.

Esta cumbre entre los tres mandatarios norteamericanos se desarrolló en la Casa Blanca durante dos días y estuvo centrada en el combate contra el crimen organizado y el tráfico de armas (que inunda México), aunque también la economía tuvo un papel relevante. En conferencia de prensa, los tres líderes reafirmaron su compromiso con la seguridad y el avance de la economía en una región habitada por unos 500 millones de personas, y que en 2011 generó un intercambio comercial superior al billón de dólares.

“Acordamos seguir trabajando para que nuestras fronteras sean más eficientes y seguras, para que los viajes y el comercio sean más rápidos y más baratos”, señaló Obama, flanqueado por Calderón y Harper.

Calderón reiteró la importancia de que Estados Unidos imponga medidas que detengan el tráfico de armas a México y advirtió a los que se oponen a ello que la violencia de este flujo también puede amenazar en el futuro a la propia sociedad norteamericana. El mandatario mexicano, quien está de salida del gobierno, advirtió que si no se frena el tráfico ilegal de armamento y no se prohíbe la venta de armas de asalto como ocurrió en la década del ’90, será imposible frenar la violencia en su país. Calderón recibió el apoyo de Estados Unidos y Canadá a su lucha antinarcóticos, que desde diciembre de 2006 dejó unos 50.000 muertos, en momentos en que la inseguridad ciudadana contribuyó a que, de cara a los comicios presidenciales del próximo 1º de julio, los votantes mexicanos busquen un cambio de gobierno.

Al reconocer la magnitud del problema, Obama dijo que México tuvo que pagar un precio muy alto, e insistió en que es una tarea muy difícil, pero que toman muy en serio. En la cumbre norteamericana, que tuvo que ser pospuesta en noviembre a raíz de la muerte del secretario mexicano de Gobernación, Francisco Blake, en un accidente de helicóptero, la economía también ocupó un papel trascendental.

Los tres gobernantes destacaron los progresos de sus coyunturas pese a la crisis internacional y constataron los avances en los tratados para acelerar el proceso de desregulación entre sus naciones, así como para mejorar la eficiencia de las fronteras comunes. Tanto Harper como Calderón destacaron además ante Obama su fuerte interés en integrarse a la brevedad posible en las negociaciones del Acuerdo Estratégico TransPacífico de Asociación Económica (TPP). “Sabemos que los mexicanos podemos contribuir a una pronta y exitosa conclusión de este proyecto, estamos convencidos de que la experiencia y participación de México enriquecerá este proyecto de libre comercio de última generación”, señaló Calderón.

Pero Harper no dio muestras de ceder en su política respecto de las subvenciones de ciertos sectores de la economía, lo que podría suponer trabas para participar en el TPP.

Las negociaciones para el TPP incluirían a países como Estados Unidos, Canadá, México, Nueva Zelanda, Australia, Perú, Singapur y Malasia, pero Canadá tendría que ceder en su política proteccionista de algunos sectores. Los ministros de Defensa de los tres países norteamericanos se reunieron en Ottawa la semana pasada para ahondar en la cooperación trilateral en materia de seguridad, la gestión de riesgos y el combate al narcotráfico. Asimismo, los gobiernos de las tres naciones prevén analizar un informe que recibirán de los ministros para posteriormente presentar sus respectivas posturas en la cumbre de Colombia.

Washington pretende enfocar la cumbre en cómo expandir su relación comercial con América latina, una región en alza económica y con un “enorme potencial” en ese ámbito, según declaró la Casa Blanca. La de Cartagena de Indias, el 14 y 15 de abril, será la segunda en la que participe Obama, quien estuvo en la de Trinidad y Tobago en 2009, apenas tres meses después de llegar a la Casa Blanca, y prometió entonces impulsar una renovada relación con la región.

Compartir: 

Twitter

Calderón, Obama y Harper celebraron la Cumbre de Líderes de América del Norte.
Imagen: AFP
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.