EL MUNDO › DOS MUERTOS EN LA SEDE DE EE.UU. EN TURQUíA

Bomba en la embajada

El ataque suicida produjo la muerte del kamikaze y de un agente de seguridad turco días después de la instalación de un escudo antimisiles de la OTAN en el país musulmán.

Dos personas murieron ayer y otras resultaron heridas en un atentado suicida en la entrada de la Embajada de Estados Unidos en Turquía. Sospechan que el autor del ataque era miembro de una organización de ultraizquierda. La explosión tuvo lugar días después de que Estados Unidos, Alemania y Holanda desplegaran en territorio turco baterías de misiles Patriot, destinados a proteger ese territorio de eventuales ataques sirios.

La ex senadora y candidata a las primarias demócratas para las presidenciales de 2008, Hillary Clinton, vivió ayer sus últimas horas como secretaria de Estado. Pero su jornada se ensombreció por el atentado antiestadounidense en Ankara, capital de Turquía. Sólo horas después de que Clinton advirtiera en su último discurso público que “es difícil predecir qué sucederá en cualquier día en este trabajo”, un kamikaze provocó una explosión frente a la sede diplomática norteamericana. El atentado ocurrió hacia el mediodía ante una entrada secundaria de la legación, destinada al servicio de visas, y causó destrozos en los edificios de las inmediaciones pero no logró dañar el interior de la embajada. El ataque produjo la muerte del kamikaze y de un agente de seguridad turco llamado Mustafa Akarsu. Numerosos vehículos de bomberos y ambulancias concurrieron rápidamente al lugar, donde se hicieron presentes los principales jerarcas de la policía local y funcionarios del Ministerio de Relaciones Exteriores.

“La policía turca adoptó las medidas apropiadas y está investigando sobre el incidente”, afirmó la legación en un comunicado. El embajador estadounidense, Francis Ricciardone, mostró tristeza por la pérdida del guardia turco e informó a la prensa que la mujer gravemente herida es la periodista turca Didem Tuncay, corresponsal de NTV. Además de la mujer, se conoció que dos guardias también resultaron heridos. “Estamos en lo de gente amiga, seguiremos combatiendo el terrorismo juntos”, sostuvo. Aunque nadie reivindicó el atentado, el ministro del Interior turco, Muammer Guler, expresó que las primeras pistas indican que el kamikaze era un militante de una organización clandestina de izquierda. “Sus huellas digitales están siendo analizadas”, agregó. El canal de televisión turco, TRT, dio más detalles y destacó que el atacante era Ibrahim Cukadar, de 37 años, integrante del Frente –ala militar– del ilegal Partido Revolucionario Popular de Liberación (DHCP/C).

Los medios locales relacionaron el atentado con la visita a Turquía del nuevo secretario de Estado estadounidense, John Kerry, quien sustituirá a Clinton, dado que lo sucedido pone de manifiesto nuevamente la vulnerabilidad de los 70 mil diplomáticos estadounidenses, una de las prioridades del nuevo secretario de Estado. Así como también, rememora el atentado a la embajada estadounidense en Benghazi, al Este de Libia, en septiembre del 2012, un episodio que desató una tormenta política en el país.

Estados Unidos condenó “con firmeza” el atentado. “Un ataque suicida en el perímetro de una embajada es por definición un acto de terrorismo. Esto es un ataque terrorista”, aseguró el portavoz de la Casa Blanca, Jay Carney. En tanto, la vocera del Departamento de Estado, Victoria Nuland, agregó que su país trabajaba en estrecha colaboración con la policía turca y felicitó al dispositivo de seguridad en torno de la sede diplomática. “Gracias al nivel de protección de nuestro puesto (diplomático) en Ankara no ha habido más muertos y heridos”, añadió. De paso por Berlín, el vicepresidente de Estados Unidos, Joe Biden, repudió el atentado, junto a la canciller alemana, Angela Merkel, antes de ingresar a una reunión bilateral.

La noticia repercutió también en Europa. El gobierno español expresó ayer su firme condena por el atentado perpetrado en Ankara y mostró su solidaridad con las víctimas y sus familiares al tiempo que deseó una pronta recuperación para los heridos. Lo mismo hizo el ministro francés de Exteriores, Laurent Fabius, quien rechazó el ataque “con la mayor firmeza” y expresó sus condolencias a los familiares de las víctimas. Merkel también se refirió a lo acontecido. “Aún no sabemos los detalles, pero por mi parte quisiera transmitir mi pésame a todos los afectados”, declaró.

Compartir: 

Twitter
 

Después del atentado, el humo sale de la embajada estadounidense en Ankara.
Imagen: AFP
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.