EL MUNDO › AL MENOS 18 MUERTOS AYER EN ATENTADOS Y ENFRENTAMIENTOS ENTRE UNIFORMADOS Y OPOSITORES EN EGIPTO

Vuelan un museo y un cuartel de policía

Una de las explosiones, ocurrida en El Cairo, fue ocasionada por un coche bomba que dañó el principal cuartel de policía y destruyó por completo el Museo de Arte Islámico, una de las joyas culturales de la capital. Condena de la ONU.

Al menos 18 personas murieron ayer y más de un centenar resultaron heridas en cuatro explosiones en El Cairo y enfrentamientos entre la policía egipcia y manifestaciones de los Hermanos Musulmanes en diferentes ciudades del país. Una de las explosiones, ocurrida en El Cairo, fue ocasionada por un coche bomba que dañó el principal cuartel de policía y destruyó por completo el Museo de Arte Islámico, una de las joyas culturales de la capital.

Los ataques con explosivos dejaron 18 muertos y 93 heridos, en momentos de creciente enfrentamiento entre la Hermandad Musulmana y otros seguidores del derrocado presidente islamista Mohamed Mursi y el gobierno de facto instaurado por el Ejército tras el golpe del año pasado. Paralelamente, al menos seis seguidores de Mursi murieron y decenas de personas resultaron heridas cuando en distintas ciudades egipcias chocaron partidarios de los Hermanos Musulmanes y la policía.

El atentado más grave se produjo frente la Dirección de Seguridad de la Policía de la capital, en la parte antigua de la ciudad. Allí murieron cuatro personas y otras 74 resultaron heridas cuando un terrorista suicida rompió con su vehículo el cerco del edificio, fuertemente vigilado, y se voló por los aires. En otro ataque, registrado en el oeste de la ciudad, una persona murió y otras 15 resultaron heridas. Al acudir los equipos de televisión a la zona, se congregaron numerosas personas que ensalzaban la figura del jefe del ejército, Abdel Fatah al-Sisi, y que a través de altavoces pedían la “liquidación” de los Hermanos Musulmanes.

Las explosiones y la cantidad de víctimas aumentaron la tensión justo en vísperas del tercer aniversario de la revolución que derrocó al autocrático presidente Hosni Mubarak, en 2011, día en que la Hermandad y partidarios del Ejército tienen previsto realizar marchas rivales para promover sus respectivas causas.

El grupo Ansar Beit al Makdis, cercano a Al Qaida, se atribuyó el atentado contra la central de la policía, la Dirección de Seguridad. Allí se podía ver un profundo cráter. La fachada del edificio y del museo de Arte Islámico situado enfrente quedaron fuertemente dañadas por la detonación. Al acudir los equipos de televisión a la zona, se congregaron numerosas personas que ensalzaban la figura del jefe del ejército Abdel Fatah al-Sisi y que a través de altavoces pedían la “liquidación” de los Hermanos Musulmanes. El atentado contra la central de la policía es el segundo atentado contra un edificio que cuenta con una fuerte seguridad por parte del Estado y el primero de estas características que se realiza en el corazón de El Cairo.

Grupos islamistas radicales aumentaron sus ataques contra objetivos de las fuerzas de seguridad desde el derrocamiento de Mursi, el 3 de julio pasado, y en coincidencia con la dura represión lanzada por las autoridades de facto contra sus detractores. El nuevo gobierno egipcio declaró a la Hermandad una organización “terrorista” y la acusó de estar detrás de la ola de atentados, aunque el movimiento niega las acusaciones. Los islamistas quieren aprovechar el aniversario de mañana para profundizar su campaña para revertir el golpe y reinstaurar al detenido Mursi, que enfrenta varios juicios. Los partidarios del ejército, en cambio, pretenden expresar su respaldo al jefe de las Fuerzas Armadas, general Abdel Fatah al-Sisi, el militar que derrocó a Mursi y que al parecer tiene intenciones de candidatearse a presidente.

En el Cairo, los daños provocados al Museo de Arte Islámico sumaron más de 15 millones de dólares, dijo el ministro de Antigüedades, Mohamed Ibrahim Ali Al-Sayed, tras señalar que algunas piezas fueron severamente dañadas y otras son irrecuperables. Entre los objetos de la colección que mayores daños sufrieron está el mihrab (hornacina en las mezquitas que indica la dirección de La Meca) de madera del santuario de Ruqía, que quedó totalmente destrozado.

Inaugurado en 1903, este importante museo fue cerrado un año antes de cumplir su centenario con el objetivo de reconstruir y modernizar sus deficientes instalaciones, y fue reabierto siete años después, en 2010.

“El museo quedó completamente destruido y necesita ser reconstruido de nuevo, pero primero será evacuado, para sacar del edificio todas las piezas arqueológicas”, dijo Ibrahim.

La creciente violencia que se vive en Egipto fue condenada por el secretario general de las Naciones Unidas, Ban Ki-moon, quien demandó que los responsables sean llevados ante la Justicia. “No hay ninguna causa que justifique este tipo de actos de terrorismo”, dijo ayer el secretario general en un comunicado de la ONU.

Por su lado, los Hermanos Musulmanes se desvincularon y condenaron los atentados perpetrados en Egipto durante los últimos días, incluidos los registrados ayer en El Cairo. En un comunicado, la organización condenó “todos los actos de violencia y asesinato, sean quienes fueren sus autores y sus víctimas”. Advirtió además que sus militantes seguirán con “la revolución pacífica iniciada hace siete meses para poner fin al terrorismo de los golpistas sobre el pueblo”, en referencia al ejército, que destituyó con un golpe de Estado a Mursi. El pueblo fue “destituido desde el golpe de Estado” y desde entonces “no se paró de derramar sangre, quitar vidas inocentes y detener a honorables hijos de la nación”, concluyó.

Compartir: 

Twitter
 

Hermanos Musulmanes chocan con fuerzas policiales en Giza, cerca de El Cairo.
Imagen: EFE
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.