EL MUNDO › CRUCE ENTRE EE.UU. Y RUSIA POR LA SITUACION EN UCRANIA

Una frase complicó la crisis

En una conversación telefónica, la secretaria de Estado adjunta, Victoria Nuland, dijo “que se joda la Unión Europea”. EE.UU. acusó a Rusia de filtrar la frase.

La grave crisis política en la que está sumida Ucrania desde hace más de dos meses, desde que el gobierno de la ex República Soviética desistió de asociarse a la Unión Europa (UE), sumó ayer un conflicto diplomático que involucra a Estados Unidos, Rusia y el bloque comunitario. Es por la filtración de una conversación telefónica en la que la secretaria de Estado adjunta norteamericana, Victoria Nuland, le dijo “que se joda la UE” al hablar sobre la búsqueda de una solución a la crisis en Ucrania con el embajador de Washington en Kiev, Geoffrey Pyatt.

Según Nuland, que hoy se reunió en Kiev con el presidente ucraniano, Viktor Yanukovich, ya se disculpó por el comentario. Asimismo, Washington acusó a Moscú de estar tras la filtración en YouTube del polémico fragmento de conversación. “Es un nuevo hito en las tácticas de espionaje ruso”, acusó directamente la portavoz del Departamento de Estado, Jen Psaki. También el vocero del presidente, Barack Obama, apuntó a Moscú como posible artífice de la filtración, sobre todo después de que un asesor del viceprimer ministro ruso, Dmitri Rogosin, publicara en Twitter un link al video con la conversación de Nuland.

La UE reaccionó con calma, aunque para la canciller alemana, Angela Merkel, las declaraciones de Nuland son “absolutamente inaceptables”, según afirmó hoy la viceportavoz de su gobierno, Christiane Wirtz.

La actual crisis ucraniana se desató a finales de noviembre pasado, después de que el presidente Victor Yanukovich aplazara a último momento la firma del Acuerdo de Asociación que se estaba negociando con la UE, una decisión que generó multitudinarias protestas de la oposición que tomó edificios públicos y el centro de la capital.

Ante las crecientes manifestaciones europeístas, el Parlamento limitó los derechos civiles, como el de manifestarse, una medida que profundizó el conflicto con violentos choques entre manifestantes y policías, que causaron seis muertos y centenares de heridos. Tras el derramamiento de sangre, autoridades y oposición iniciaron un proceso de negociaciones, al que siguió la renuncia del gobierno y la revocación de las leyes restrictivas, todas victorias para la oposición, que ahora pide la reforma de la Constitución para limitar las facultades de Yanukovich.

El sistema político de Ucrania fue convertido en presidencialista mediante una reforma constitucional aprobada en noviembre de 2010, meses después de que Yanukoich asumiera la jefatura del Estado. La oposición pide el retorno a la Constitución promulgada durante la Revolución Naranja de 2004, que distribuía el Poder Ejecutivo entre el presidente, el gobierno y el Parlamento.

En este contexto, la UE y Rusia comenzaron a disputarse una Ucrania polarizada, donde las protestas en Kiev persisten, reclamando la dimisión del mandatario y el adelanto de las elecciones, previstas para 2015.

Moscú ofreció a Kiev una ayuda de 15.000 millones de dólares y una drástica rebaja en el precio del gas que le suministra.

Por su parte, Estados Unidos afirmó ayer que su país y la comunidad internacional respaldarán financieramente a Ucrania si emprende reformas políticas y en materia de derechos humanos. “La comunidad internacional y Estados Unidos están dispuestos a ofrecer respaldo a Ucrania si avanza rápidamente por la vía de la defensa de la dignidad y los derechos humanos, del arreglo del conflicto y de las reformas políticas”, dijo en una rueda de prensa en Kiev la diplomática norteamericana. Y agregó que “nadie, ni Estados Unidos, ni el Fondo Monetario Internacional ni Europa, va a ayudar a una Ucrania que no emprenda reformas”.

Al ser consultada sobre las denuncias formuladas desde Rusia acerca de que en el territorio de la embajada estadounidense en Kiev son adiestrados militarmente activistas opositores ucranianos, la diplomática contestó: “Eso es ciencia ficción”. En este contexto, el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, se reunió ayer a la tarde con Yanukovich en el balneario ruso de Sochi a pocas horas de la apertura de los Juegos Olímpicos de Invierno.

Ban reiteró el llamamiento a poner fin con urgencia a la crisis política a través del diálogo, y subrayó la necesidad de rechazar la violencia, según un comunicado difundido por la ONU.

Compartir: 

Twitter
 

Las manifestaciones callejeras en contra del gobierno ucraniano continúan en las calles de Kiev.
Imagen: AFP
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.