EL MUNDO › INTERCAMBIO DE ACUSACIONES ENTRE EL GOBIERNO Y LA OPOSICION POR LOS CHOQUES DEL MIERCOLES

Maduro denunció la acción de “grupos violentos”

Maduro remarcó que los que atacaron la sede de la Fiscalía General de la República pretendían asaltar el palacio presidencial Miraflores. El canciller confirmó la orden de captura del dirigente opositor Leopoldo López.

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, afirmó que aún siguen activados los violentos, tras una tensa jornada en la que el oficialismo y la oposición intercambiaron acusaciones acerca de las eventuales responsabilidades por los disturbios que el miércoles dejaron tres muertos y al menos 66 heridos y 70 detenidos. “Hemos estado recibiendo reportes de la situación del país, de los grupos violentos que aún siguen activados”, dijo Maduro durante una reunión de gabinete transmitida por la cadena nacional de radio y televisión. “Hay grupos empeñados, aun hoy, a esta hora, por ejemplo aquí, en el municipio Chacao”, agregó, y pidió al alcalde de este distrito caraqueño, Ramón Muchacho, que active a sus funcionarios de seguridad y cuente con el gobierno nacional. Por su parte, la alianza multipartidaria antichavista Mesa de la Unidad Democrática (MUD) pidió la liberación de los detenidos tras los hechos del miércoles y el desarme de supuestos grupos ilegales armados, al tiempo que exigió que cesen los señalamientos contra dirigentes opositores. El canciller Elías Jaua confirmó la existencia de una orden de detención contra el jefe opositor Leopoldo López.

Maduro remarcó que los violentos que atacaron la sede de la Fiscalía General de la República pretendían asaltar el palacio presidencial Miraflores y subrayó: “Es el mismo guión del 11 de abril”, por el día de 2002 en que un golpe de Estado sacó del gobierno por menos de 48 horas al entonces presidente Hugo Chávez.

Por otra parte, el mandatario convocó para hoy una marcha “por la paz y contra el fascismo”. “Se está convocando a una gran marcha de todas las fuerzas sociales y políticas de la revolución bolivariana, así que yo me sumo a la convocatoria, el sábado todo el pueblo a Caracas, vamos a hacer una marcha contra el fascismo, contra la violencia, contra el golpismo”, anunció.

Numerosas figuras del oficialismo responsabilizaron por los incidentes a dos de los principales dirigentes de la MUD –que nuclea a 29 partidos opositores–: López, el líder del partido Voluntad Popular (VP), y la diputada independiente María Corina Machado.

López y Machado asumieron en las últimas semanas una actitud más radical dentro de la MUD, con convocatorias reiteradas a que la ciudadanía saliera a la calle para procurar la salida anticipada del gobierno. El primer vicepresidente de la Asamblea Nacional, el chavista Darío Vivas, informó que Machado será investigada por la Comisión de Política Interior y otros dos legisladores oficialistas anunciaron que pedirán que se le allane la inmunidad parlamentaria.

“Libertad para los detenidos es el primer paso para la paz en Venezuela”, dijo el secretario ejecutivo de la MUD, Ramón Guillermo Aveledo, en una rueda de prensa en la que destacó que la alianza opositora también exige el desarme de los denominados colectivos, grupos chavistas acusados de portar armas. Además, la MUD pidió un cese de las imputaciones sin evidencia a dirigentes políticos y sociales y rechazó específicamente los señalamientos “infundados” contra López y las amenazas contra la diputada Machado por parte de funcionarios del gobierno central.

El ministro de Interior y Justicia, general Miguel Rodríguez Torres, afirmó que las acciones de violencia no habían sido espontáneas, sino conspirativas, y buscaban generar una guerra civil. De hecho, implicó en esas acciones conspirativas al alcalde del municipio caraqueño El Hatillo, David Smolansky; a los dirigentes estudiantiles Gaby Arellano y Vilca Fernández; al ex presidente colombiano Alvaro Uribe y al ex funcionario estadounidense Otto Reich. El diplomático jubilado Fernando Gerbasi y el vicealmirante retirado Iván Carratú tienen pedido de captura, acusados de conocer previamente que iban a producirse los disturbios del miércoles.

Jaua afirmó que el aparato propagandístico se unió para atacar a Venezuela y aseguró que los medios internacionales tratan de tergiversar los hechos de violencia para culpar al gobierno. “Nuevamente el pueblo venezolano enfrenta una arremetida fascista”, dijo Jaua. “Ni todo el aparato propagandístico del mundo que está ahorita unido como una sola fuerza para atacar a Venezuela, liderado por las principales cadenas de los medios internacionales, podrá derrotar la voluntad de paz del país”, añadió.

Asimismo, dijo que el canal colombiano NTN24 salió el miércoles de la televisión por cable por decisión de Estado y porque trataba de transmitir la zozobra de un golpe en el país. “Pese a los supuestos intentos de los medios internacionales por cambiar la realidad en el país, el pueblo tiene la conciencia para poder leer entre líneas, y al revés de lo que las corporaciones mediáticas desatan sobre pueblos que están en lucha victoriosa por la revolución y por el socialismo”, advirtió luego.

Si bien la situación se ha calmado notablemente desde el miércoles, ayer cientos de estudiantes se concentran en una plaza de Caracas en demanda de que se libere a los detenidos tras los incidentes del 12 de febrero y se haga justicia con los autores de la muerte de tres jóvenes. “La lucha continúa mientras existan estudiantes, mientras existan compañeros que se encuentran detenidos en distintas sedes del país”, indicó el dirigente estudiantil Carlos Vargas.

Compartir: 

Twitter
 

“Los grupos violentos aún siguen activados”, dijo ayer el presidente venezolano, Nicolás Maduro, por cadena nacional.
Imagen: EFE
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.