EL MUNDO › ATACAN A LA ONU EN SUDAN DEL SUR

Masacre de refugiados

Al menos 58 personas murieron y otras 100 resultaron heridos en un ataque armado a una base de refugiados de Naciones Unidas en Bor, en el este de Sudán del Sur. “Cuarenta y ocho cadáveres, incluidos niños, mujeres y hombres, han sido encontrados en la base. Los cuerpos de 10 atacantes fueron hallados en el exterior de la base. El número total de muertos es de 58, pero podría aumentar porque hay más de 100 personas heridas, algunas de ellas de gravedad”, anunció el jefe de las operaciones humanitarias de la ONU en el país africano, Toby Lanzer. El médico del campamento atacado, William Augustino, contó que un grupo de hombres armados de la tribu Dinka abrió fuego contra el lugar, donde se refugian miles de ciudadanos de la tribu Lou Nuer. El presidente de Sudán del Sur, Salva Kiir, pertenece a la tribu de los Dinka, mientras que Machar, su principal rival y antiguo vicepresidente, es miembro de los Lou Nuer. Frente a la versión oficial, testigos en el lugar informaron a Efe que el asalto se produjo después de que los refugiados celebraran las recientes victorias de los rebeldes en el estado de Unidad, en el norte del país. En el campamento viven 5000 civiles que huyeron de la guerra y que están refugiados en esta base.

“Esta última atrocidad contra los ciudadanos de Sudán del Sur es una afrenta a la comunidad internacional y viola los principios fundamentales de la protección de civiles”, expresó la embajadora de Estados Unidos ante la ONU, Samantha Power. “Todas las partes deben considerar los lugares de la Unmiss como inviolables y deben permitir la protección de los ciudadanos alojados en ellos”, añadió. El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, consideró “inaceptable” este ataque registrado y recordó que las acciones de este tipo son “crímenes de guerra”, informó su portavoz en un comunicado.

La ciudad de Bor, devastada por la guerra, está situada unos 200 kilómetros al norte de Juba, la capital del país, y cambió varias veces de manos desde que empezó el conflicto. El ministro sursudanés de Información, Michael Makuei, declaró que “un gran número” de hombres armados con fusiles atacaron a los civiles en represalia por la toma de la ciudad de Bentiu hace dos días. La guerra en Sudán del Sur, que ha dejado miles de muertos y cerca de 900.000 refugiados, empezó el 15 de diciembre en Juba y luego se extendió a todo el país, en particular a los estados del Alto Nilo (noreste), Unidad (norte) y Jonglei (este).

El conflicto enfrenta al presidente Kiir y a su ex vicepresidente Riek Machar, destituido en julio de 2013. Más de 67.000 civiles están refugiados en bases de la ONU en el país para protegerse de un conflicto que también tiene una dimensión étnica, entre los Dinka de Kiir y los Nuer de Machar. Sudán del Sur está además bajo la amenaza de una gran hambruna, advirtió el miércoles Ban. La Unmiss reiteró el jueves su imparcialidad en el conflicto y mostró su preocupación por los nuevos combates en ese Estado, que representan “serias violaciones del acuerdo de cese de hostilidades” al que llegaron las partes el pasado 23 de enero en Adis Abeba.

Compartir: 

Twitter
 

 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.