EL MUNDO › CRUCE ENTRE EE.UU. Y RUSIA POR UCRANIA

Tiroteo diplomático

Estados Unidos aseguró ayer que si Rusia no aplica el acuerdo alcanzado este jueves en Ginebra y no evacúa a los separatistas prorrusos de los edificios gubernamentales que tomaron en algunas ciudades del este de Ucrania, Moscú sufrirá las consecuencias. Por su parte, Rusia considera “inaceptables” las amenazas de nuevas sanciones por parte de Estados Unidos, tras el acuerdo multinacional alcanzado en Ginebra para pacificar la situación en Ucrania, declaró ayer el portavoz del Kremlin.

“Vamos a comprobar, en los próximos días, si este acuerdo cuaja, si va a ser implementado. Y creo que la respuesta clara ante la pregunta cuál es la participación de Rusia es que, si no juegan un papel aquí, si no se toman las medidas que deben tomar, habrá consecuencias sin duda para Rusia”, afirmó ayer la portavoz del Departamento de Estado, Jen Psaki.

En su rueda de prensa diaria, ante la pregunta por la capacidad de influencia rusa para realmente rebajar las tensiones con los separatistas, Psaki insistió en que el gobierno de Estados Unidos cree firmemente en que Moscú puede cambiar la postura de los prorrusos en el este ucraniano. “Hemos hablado en los últimos días, al igual que el presidente (Barack Obama), y como lo ha hecho el secretario (de Estado John) Kerry, sobre la conexión clara y fuerte que vemos entre estos separatistas y Rusia. De modo que sí tienen la capacidad de influir en los separatistas y cambiar la situación sobre el terreno. No hay duda sobre eso”, insistió.

“Un discurso así es totalmente inaceptable”, declaró el portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov, a la cadena televisiva Rossiya 1. “Nuestros colegas occidentales se esfuerzan en atribuir la responsabilidad a nuestro lado. Pero hay que subrayarlo: es una responsabilidad colectiva”, insistió.

El portavoz confirmó, por otro lado, que hay tropas rusas desplegadas cerca de la frontera con Ucrania “a causa de la situación” en ese país. El presidente Vladimir Putin había negado en varias ocasiones esa presencia de las tropas, cifradas en 40.000 soldados por la Alianza Atlántica.

“Tenemos tropas en diferentes regiones, y hay tropas cerca de la frontera ucraniana. Algunas tienen base ahí, otras fueron enviadas como refuerzo a causa de la situación en Ucrania”, reconoció Peskov.

“No se puede uno comportar con Rusia como si fuera una colegiala díscola a la que se le pone crucecitas en un papel para señalar los deberes bien hechos”, añadió Peskov.

Estados Unidos “mantiene comunicaciones constantes con sus aliados y socios en todo el mundo en un frente internacional que defiende la integridad de las naciones y la resolución pacífica de las disputas”, dijo la consejera de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, Susan Rice, durante un encuentro con la prensa en la Casa Blanca. “La integridad y la soberanía de Ucrania deben preservarse”, dijo Rice añadiendo que el acuerdo firmado con Rusia y Ucrania en Suiza incluye el “el desarme de las fuerzas irregulares involucradas en actividades desestabilizadoras”.

Sin embargo, pese al acuerdo alcanzado ayer en Ginebra, los rebeldes prorrusos de la región de Donetsk pusieron ayer sus propias condiciones a Kiev para deponer las armas y desalojar los edificios oficiales.

“Exigimos al gobierno ucraniano que desarme primero a los grupos ilegales que actuaron en el Maidan, como el sector de derechas y esa guardia nacional que han creado. Luego depondremos las armas y desalojaremos los edificios”, dijo Kirill Rudenko, portavoz de la autoproclamada “república popular de Donetsk”.

Los sublevados, que en las últimas dos semanas se han establecido con armas, comisarías y sedes administrativas por toda la geografía de esta región, también demandan el desmantelamiento de la ciudadela que se levanta desde hace cinco meses en el centro de Kiev, corazón de la protesta popular que derrocó al presidente Viktor Yanukovich.

Ante la posible imposición de sanciones, en caso de que no se implemente el acuerdo, Psaki se remitió a los resultados que obtenga la misión de la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE), que se encargará de seguir el proceso, pero reiteró que en ningún caso irán dirigidas al presidente ruso, Vladimir Putin (foto). “Vamos a ver en los próximos días si se toman medidas para que esto avance. Y como parte del acuerdo del jueves, Estados Unidos, la Unión Europea, Rusia y Ucrania apoyarán la misión de observación de la OSCE. Esta misión estará trabajando estrechamente con el gobierno de Ucrania y esperemos que tomen medidas en los próximos días para comenzar ese proceso”, recordó.

Compartir: 

Twitter
 

 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.