EL MUNDO › DIJO QUE MOSCU PROVEYO DE ARMAS PESADAS A LOS REBELDES SEPARATISTAS UCRANIANOS

EE.UU. culpó a Rusia por el derribamiento

Putin y el primer ministro australiano, Tony Abbot, pidieron un alto el fuego en torno del lugar donde se accidentó el Boeing, durante una conversación telefónica, y la Unión Europea anunció nuevas sanciones contra Rusia.

Estados Unidos aseguró ayer que el presidente ruso, Vladimir Putin, es culpable de la tragedia del avión de pasajeros de Malaysia Airlines, al tiempo que la Unión Europea (UE) impuso nuevas sanciones contra Rusia. “Concluimos que Vladimir Putin y los rusos son culpables de esta tragedia”, dijo el vocero de la Casa Blanca, Josh Earnest, en su conferencia de prensa diaria. El portavoz afirmó que hubo un traslado de armas pesadas de Rusia a los separatistas en el este de Ucrania. “Esos separatistas, que están respaldados por los rusos, recibieron entrenamiento para usar esos sistemas, incluidos sistemas antimisiles y, según informes en las redes sociales, esas armas incluyen el sistema SA-11”, afirmó. Por otro lado, Putin y el primer ministro australiano, Tony Abbott, pidieron un alto el fuego en torno del lugar donde se accidentó el Boeing, durante una conversación telefónica, informó el Kremlin.

El gobierno estadounidense realiza, así, la denuncia más contundente en contra de Moscú desde el siniestro del avión. Earnest insistió en que Estados Unidos tiene la certeza de que el avión de Malaysia Airlines fue derribado por un misil tierra-aire desde territorio controlado por los separatistas. “El presidente Putin es responsable”, reiteró ayer Earnest, quien hizo hincapié en que el hecho de que algunos países hayan “ignorado” lo que estaba ocurriendo en Ucrania “tuvo trágicas consecuencias para, al menos, 300 civiles inocentes que no eran ni de Ucrania ni de Rusia”.

Además anticipó que el presidente estadounidense, Barack Obama, seguirá liderando la respuesta internacional en este caso y abogando a favor de la imposición de sanciones adicionales a Rusia. Confió también en que la investigación internacional sobre lo sucedido permita “llevar ante la Justicia” a los responsables directos del derribamiento del avión, aunque evitó decir si Estados Unidos exigirá a Putin asumir algún tipo de responsabilidad legal.

La acusación coincide con el anuncio realizado por la UE que incluyó ayer en su lista negra de rusos y ucranianos sancionados por amenazar la soberanía y estabilidad de Kiev a, entre otros, jefes de los servicios de inteligencia rusa, informaron los Veintiocho. Rusia consideró que las nuevas sanciones son una demostración de que la UE busca poner fin a la cooperación con Moscú en los asuntos de seguridad regional e internacional.

“Otra vez la Unión Europea, siguiendo la estela de Washington en las sanciones anti rusas, se castiga a sí misma al poner en peligro la cooperación internacional en el ámbito de la seguridad”, afirmó en un documento la Cancillería rusa. Entre las quince nuevas personas sancionadas por la UE por amenazar la soberanía y estabilidad de Ucrania, se encuentran el director del Servicio Federal de Seguridad (FSB, antiguo KGB) de Rusia, Alexandr Bortnikov, y el jefe del Servicio de Espionaje Exterior de Rusia, Mijail Fradkov.

“Estas decisiones serán recibidas con entusiasmo por la internacional terrorista”, recalcó la Cancillería rusa, que destacó que “Bruselas consiguió lo que nadie pudo hacer en decenios: meter una cuña en las filas de la comunidad internacional”. Con las nuevas sanciones son ya 87 personas físicas y 20 las entidades a las que la UE ha prohibido la entrada y congelado sus activos en territorio comunitario.

En tanto, Putin se comunicó con Abbot para pedir un alto el fuego basado en una resolución del Consejo de Seguridad de la ONU, necesario “para garantizar el acceso sin obstáculos a los expertos internacionales a la zona de la catástrofe aérea”. Australia es uno de los países con más víctimas: 37 de los 298 pasajeros eran ciudadanos australianos o residentes permanentes en ese país. Según Moscú, Abbott fue quien pidió hablar con el mandatario ruso. Canberra exige asegurar la zona del accidente con una fuerza internacional de policías. En la región, las tropas ucranianas libran combates contra los separatistas prorrusos.

Por otra parte, el cuarto y último vuelo para trasladar los restos de las víctimas del vuelo MH17 llegó ayer al aeropuerto holandés de Eindhoven. Dos aviones militares de Australia y Holanda procedentes de Járkov aterrizaron en Eindhoven con 38 ataúdes a bordo. El ministro de Exteriores holandés, Frans Timmermans, y representantes de otros países de procedencia de las víctimas, así como sus familiares, participaron en la breve ceremonia en el aeropuerto para recibirlos, al igual que ocurrió con los tres traslados anteriores. Un total de 194 holandeses viajaban en el vuelo.

El gobierno holandés cree que en el lugar del siniestro sigue habiendo restos mortales. Para facilitar su recuperación, 40 policías militares holandeses no armados llegaron ayer a Járkov, en el este de Ucrania.

Holanda está colaborando en esta fase estrechamente con Australia. No sólo porque 37 de las víctimas procedían de Australia, sino también porque ese país es miembro del Consejo de Seguridad de la ONU y puede proponer una resolución que permita una potencial operación armada. El borrador de la misma ya está preparado, según fuentes de la diplomacia holandesa.

El viernes, el primer ministro holandés Mark Rutte declaró que Holanda estaba evaluando el envío de una misión armada con Naciones Unidas y Ucrania. “Una misión militar o policial depende de cuestiones políticas, del mandato que reciban y de la cooperación con Ucrania y con Rusia”, subrayó el premier. “Los riesgos son grandes porque los rebeldes prorrusos podrían considerarlo una provocación”, explicó.

Compartir: 

Twitter
 

Flores para las víctimas del vuelo de Malaysia Airlines en el aeropuerto de Amsterdam.
Imagen: EFE
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.