EL MUNDO › LUGANSK Y DONETSK BAJO FUEGO DE LAS FUERZAS DEL GOBIERNO DE KIEV

Duros combates en los bastiones separatistas

Ucrania continuó ayer la operación militar contra las milicias separatistas del este del país, pese a la incertidumbre generada por la renuncia del gobierno del primer ministro Arseni Yatseniuk, quien dimitió por la falta de recursos para derrotar a los rebeldes. Las ciudades de Lugansk y Donetsk, que juntas sumaban cerca de 1,4 millón de habitantes antes del estallido del conflicto, son los principales objetivos de las fuerzas gubernamentales, que poco a poco estrechan el cerco en torno de los dos reductos separatistas.

Según informó ayer el mando militar de las milicias en Lugansk, al menos 15 civiles murieron y cerca de 60 resultaron heridos por fuego de mortero ucraniano en un ataque perpetrado el viernes contra la estación de micros de la ciudad. “El enemigo empleó morteros de 82 milímetros”, dijo un vocero de las milicias que supuso que el objetivo de la artillería ucraniana eran las posiciones del batallón Vostok, emplazado en la zona de la estación.

La intensidad de los combates obligó ayer a suspender la comunicación ferroviaria con Lugansk y a modificar la ruta de los trenes entre Donetsk y Mariúpol, esta última controlada por Kiev. De acuerdo con datos de los separatistas, las tropas ucranianas atacaron Debaltsevo, ciudad situada en un estratégico cruce de carreteras e importante nudo ferroviario, a medio camino entre Donetsk y Lugansk.

“Están avanzando desde Svetlodarsk (noroeste). Atacan con blindados y apoyo de artillería”, dijo una fuente del estado mayor de las milicias de Donetsk, que agregó que las tropas ucranianas aniquilaron dos puestos fortificados de las milicias. “Destruyeron un tanque y cinco transportes blindados. En uno de los puestos fortificados hay un muerto. Del otro puesto no tenemos información”, precisó.

Por su parte, el vocero del Consejo de Defensa y Seguridad Nacional (CDSN) de Ucrania, coronel Andrei Lisenko, informó ayer que las fuerzas gubernamentales están en las afueras de Gorlovka, a sólo 20 kilómetros al noroeste de Donetsk. “Esta semana liberamos de terroristas diez ciudades. La próxima es Donetsk”, aseguró el militar. “No vamos a bombardear. Allí actuarán únicamente tropas de tierra que liberarán la ciudad calle por calle, manzana por manzana”, subrayó Lisenko.

Ucrania aseguró que continuará su ofensiva contra los separatistas pese a la dimisión de Yatseniuk y a las dificultades para financiar la campaña militar. El presidente ucraniano, Petro Poroshenko, manifestó su respaldo al renunciado primer ministro e incluso solicitó a la Rada Suprema (Parlamento) que apruebe un voto de confianza al gobierno.

Yatseniuk anunció su renuncia el jueves pasado, después de que se rompiera la coalición de gobierno cuando los diputados se negaron a apoyar una reforma tributaria para financiar la campaña militar contra los separatistas. Analistas políticos arriesgan que el primer ministro mantendrá su cargo e incluso fortalecerá su posición, luego de que el 31 se celebre una reunión extraordinaria en la Rada por su dimisión.

Compartir: 

Twitter
 

 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.