EL MUNDO › DILMA ROUSSEFF DENUNCIO LA CAMPAÑA DE UNA REVISTA Y “SUS SOCIOS OCULTOS” PARA PERJUDICAR SU CANDIDATURA

“No callaré ante este acto de terrorismo electoral”

En la portada de Veja aparecen las fotos retocadas de Dilma y Lula acompañadas por la frase “ellos sabían todo” sobre el esquema de corrupción montado en Petrobras. Pero en el artículo las pruebas brillan por su ausencia.

 Por Darío Pignotti

Desde Brasilia

Una tradición que se repite cada cuatro años. Desde 1989 cuando Globo mintió sobre los vínculos entre el PT y un grupo armado, en los días previos a cada elección se publican noticias conmocionantes contra los candidatos de ese partido, como lo hizo ayer una revista que, sin ninguna evidencia, ligó a Dilma Rousseff con una banda que delinquió en Petrobras.

“No puedo quedarme callada frente a este acto de terrorismo electoral articulado por la revista Veja y sus socios ocultos, una actitud que avergüenza a la prensa y agrede nuestra tradición democrática”, criticó ayer Dilma. “Sin aportar ninguna prueba concreta de lo que publica y una vez más basándose en supuestas declaraciones de personas del submundo del crimen, Veja intenta envolverme a mí y al presidente Lula en los acontecimientos de Petrobras.”

Con la evidente pretensión de contaminar la agenda antes del debate televisivo entre Dilma y el opositor Aécio Neves, del Partido de la Socialdemocracia Brasileña (PSDB), que se realizaba el viernes por la noche, Veja adelantó su edición que habitualmente es distribuida los sábados. En la portada aparecen las fotos (evidentemente retocadas) de Dilma y Lula acompañadas por la frase “ellos sabían todo” sobre el esquema de corrupción montado en Petrobras con el que se habrían financiado campañas del PT.

La afirmación es atribuida, sin grabación ni transcripción que la respalde, a Alberto Yousseff, quien confesó ser titular de una mesa de dinero, un “dolero” según el argot brasileño, donde se lavaron cientos de millones de dólares de diversas actividades ilícitas en la última década. El texto del que se hicieron eco ayer las cadenas de radio y televisión no resiste el menor control de calidad, pues además de faltar algún elemento que refrende las palabras del maleante, tampoco asegura que él haya dicho lo que se cita entre comillas.

El “dolero” Yousseff y Paulo Costa, un ex ejecutivo de Petrobras con cuentas millonarias en Suiza, están presos en el estado de Paraná gobernado por el opositor Partido de la Socialdemocracia Brasileña, donde fueron interrogados por un juez de más que probables simpatías con Aécio Neves. Tanto es así que aquí, en Brasilia, algunos diputados del PSDB se jactan en el Congreso de tener en su poder la transcripción completa de las confesiones de Yousseff y Costa, realizadas ante el magistrado bajo secreto de sumario.

Poco después de publicada la nota, en la que se dan por ciertos los dichos de un estafador, Aécio Neves anunciaba en el sitio de Veja haber ordenado al PSDB “que se presente ante la Procuraduría General de la República para que se profundice la investigación en virtud de la gravedad de la denuncia”.

Sin embargo, mientras Neves acusaba a Dilma de censora por haber pedido limitar la venta de la revista, el ex presidente Luiz Inácio Lula da Silva aseguraba que “Veja es la fábrica de mentiras más grande del mundo”. Según Lula, “así como Disney produce diversión para los niños, Veja produce mentiras. Los juguetes de Disney producen sueños, las mentiras de Veja producen odio”, abundó el ex presidente, quien ya fue víctima de sabotajes en noticiosos en sus tiempos de candidato.

En cambio, la Bolsa de Valores de San Pablo celebró la bomba del semanario junto a los eventuales daños que pudiera causarle a Dilma, con un alza cercana al 4 por ciento que revirtió en parte las pérdidas del jueves, cuando los operadores recibieron de mal grado el crecimiento de la candidata a la reelección en dos encuestas que la situaron 6 y 8 puntos arriba de su rival.

Los números de Datafolha, Dilma 53-Aécio 47, y de Ibope, Dilma 54-Aécio 46, son lo suficientemente holgados como para estimar que la mandataria sigue siendo favorita y al final de cuentas logrará ser reelecta en el ballottage de este domingo a pesar del ataque desinformativo que seguramente se prolongará durante todo el fin de semana.

Claro que se trata de un favoritismo relativo, porque las agencias de opinión pública formularon pronósticos errados en la primera vuelta del 5 de octubre y el electorado ha demostrado ser bastante ecléctico.

Ayer por la noche, poco antes de que comenzara el duelo televisivo entre Dilma y Aécio en la TV Globo, corría todo tipo de rumores alimentados por el estrés originado en la nota de Veja.

Unos insinuaban que Neves presentaría más denuncias que aplastarían a Dilma, otros planteaban que la presidenta debía desistir de participar en un programa que prometía ser un campo minado, mucho más por los antecedentes antipetistas de TV Globo.

Estos últimos recordaban que en 2006 Lula decidió a último momento dejar plantada a la principal cadena y en lugar de participar en un debate televisivo con otros candidatos encabezó un acto en San Bernardo do Campo, la ciudad industrial paulista donde forjó su carrera gremial antes de fundar el PT.

Fue un gesto de hartazgo de un dirigente históricamente atacado por los grandes grupos periodísticos. En 1989 TV Globo y otros canales divulgaron un video en el que una ex novia aseguraba que Lula la obligó a abortar y días después mostraron a un grupo de guerrilleros vistiendo camisetas del PT tras haber secuestrado a un empresario. Años más tarde la mujer confesó haber recibido una coima de 24.000 dólares para perjudicar a Lula y que la policía obligó a los guerrilleros que se calcen la remera petista para favorecer la candidatura del candidato Fernando Collor de Mello, a la postre vencedor de los comicios del ’89.

En la campaña de 2006 Lula fue acusado por Veja de tener cuentas bancarias en el exterior y de haber movido sus influencias para que su hijo se enriqueciera. Dos mentiras que nunca se probaron y por las cuales el dueño de editorial Abril, que publica Veja, se disculpó ante Lula, según trascendió en algunos medios.

Por otra parte, un primer análisis de lo ocurrido ayer a partir de las acusaciones contra Dilma y Lula, cuando faltaban menos de 48 horas para el ballottage, indica que no se trató sólo de una temeridad de un medio ubicado a la derecha del Tea Party, como es Veja, sino de una maniobra de gran calado posiblemente orquestada junto o con sectores del Poder Judicial, otras empresas periodísticas y el mercado financiero, donde no escatimaron esfuerzos para boicotear a Dilma.

Repitiendo la lógica de quienes realizan varias apuestas en la Bolsa, los grupos antipetistas trabajan con diversas tácticas a partir de un objetivo inmediato como es el triunfo de Aécio Neves y otro de medio plazo que sería desgastar desde ahora el eventual segundo mandato de Rousseff, manchándolo con sospechas, para restarle capacidad de maniobra política.

En otras palabras: si falla la estocada de Veja para que mañana venza la derecha, el próximo paso será orquestar una oposición desestabilizadora comparable a la venezolana, un modelo habitualmente elogiado por los caciques del PSDB. Así lo anticiparon ayer algunos columnistas que reproducen las opiniones de las empresas para las que trabajan.

Merval Pereira, comentarista de peso en el grupo Globo, afirmó que si Dilma fuera reelecta le esperarían meses muy difíciles porque las denuncias sobre Petrobras “llegarán al Supremo Tribunal Federal” y “tarde o temprano alguien puede promover un impeachment (juicio político) en contra de ella”.

Reinaldo Azevedo, quien escribe en el sitio de Veja, acusó a Rousseff de cometer un “crimen político” por haber criticado a Veja y deliró con que esa revista tiene por “misión” defender la democracia ante las tentaciones “dictatoriales” del PT. Seguidamente amenazó con que si Rousseff gana tal vez le espere un destino similar al de Richard Nixon, el ex presidente norteamericano que debió renunciar en 1974 tras las revelaciones periodísticas sobre Watergate.

Compartir: 

Twitter
 

Aécio Neves se sumó a la campaña sucia pidiendo que el procurador general investigue.
Imagen: EFE
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2018 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.