EL MUNDO › OPINION

Vamos con Dilma

 Por Francisco dos Reis *

¿Qué está en juego en las elecciones del próximo domingo? La profundización de la mayor justicia distributiva que tuvo Brasil en todos los tiempos, del Brasil que en diez años se convirtió en potencia, referente internacional y en uno de los motores de la construcción de la Patria Grande. Dilma es este presente, una de las garantes de la continuidad de la construcción de una Latinoamérica integrada. Aécio Neves es Fernando Henrique Cardozo, que ya fue presidente de Brasil y que solo logró incorporar a la clase media a cinco millones de brasileños, mientras que estos diez últimos años el gobierno del PT, con Lula primero y su continuidad en Dilma, incluyó a 50 millones de brasileños a los sectores medios.

Tuve la suerte de conocer a Lula, Marco Aurelio García y a una gran cantidad de dirigentes del PT. Trabajé junto con ellos en las campañas electorales como dirigente empresario pyme, y con un conjunto de compañeros empresarios de Brasil. Con orgullo en ese proceso largo y complejo, que estábamos construyendo no solamente a partir de mis convicciones y la contribución de las organizaciones pyme de Brasil. Hoy, a la distancia, siento que no me equivoqué. No fue un trabajo en vano. El resultado de mi acompañamiento como presidente de Alampyme dio su fruto. Contribuimos desde los intereses del sector, porque representan a los más débiles de la economía.

Pero hoy miro extrañado cómo muchos empresarios quieren volver al pasado, un pasado tan cercano como para perder la memoria. Que cuestionan el espíritu de los proyectos de inclusión, que fueron profundamente humanistas. ¿Qué les ocurre a estos empresarios para que algo tan simple no se entienda? Algo tan sencillo como lo es incluir, demandar, consumir y agrandar el mercado.

Que falta mucho, que es justo quejarse, reclamar y aspirar a más, no tengo dudas, pero Aécio Neves no es la solución. Viene a cambiar el formato político de los últimos diez años de Brasil. Lo dice en sus discursos, no es antojadiza mi interpretación.

Estos últimos años pusieron a Brasil en el centro de la escena y, junto con la Argentina, no solo fueron los motores de la integración, del intercambio comercial ambicioso para nuestros países, sino también contribuyeron a tomar distancia –junto con el resto de los países de América latina– de los centros del poder global.

Mi participación en actos en distintas zonas de Brasil en respaldo a Lula fue un enorme placer y una militancia resultante. Hoy, las circunstancias me ponen más cerca que nunca del PT, de mis compañeros. Mi compromiso sigue allí, mi espíritu de solidaridad permanece íntegro con los hermanos brasileños y con Dilma, para que el PT continúe en la profundización del proceso político, llevando a Brasil y a nuestra América latina a la unión. Mis mejores deseos por Dilma, el PT y el pueblo brasileño.

* Presidente de la CEEN y Alampyme.

Compartir: 

Twitter
 

 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.