EL MUNDO › EL PRESIDENTE RUSO VLADIMIR PUTIN CONTó EL DRAMA DE SUS PADRES Y SU HERMANO

Los Putin durante la invasión nazi

En la víspera del 70º aniversario de la victoria del Ejército Rojo sobre la Alemania nazi, el mandatario relató cómo sufrió su familia. “Mi padre me contó que lo hirieron. Todo la vida vivió con una metralla en la pierna.”

El presidente ruso y ex agente de la KGB Vladimir Putin sorprendió ayer a propios y extraños al publicar en una revista local el relato en primera persona del drama que sus padres y su hermano vivieron durante la invasión nazi. “Por supuesto, hubo dolor, infortunio y tragedia. Pero ellos no sentían odio hacia sus enemigos. Eso sí es sorprendente. Aun ahora, sinceramente, no puedo entenderlo del todo”, escribió al inicio del artículo en la revista Russki Pioner, en la víspera del 70º aniversario de la victoria del Ejército Rojo sobre la Alemania nazi, fecha que aún genera orgullo entre la mayoría de los rusos.

En 1939, Vladimir, padre de Putin, sirvió como marinero en un submarino en el puerto de Sebastopol, en la misma península de Crimea que 75 años después su hijo anexaría a Rusia. Después, comenzó a trabajar en una fábrica militar hasta el estallido de la Segunda Guerra Mundial. Pese a que su puesto de trabajo lo eximía de ser llamado para servir en las filas, Vladimir se anotó como voluntario y fue destinado a una unidad de sabotaje creada por el Comisariado Popular de Asuntos Interior, precursor de la KGB. Una vez alguien traicionó a su unidad: los alemanes los persiguieron hasta un bosque. Allí el padre de Putin salvó su vida al meterse en un pantano y respirar durante varias horas por una paja. “También recuerdo bien que me contó que a la cabeza del grupo estaba un alemán. Ciudadano soviético, pero alemán”, agregó el mandatario, que hizo de su imagen de héroe y hombre todopoderoso un pilar de su popularidad en Rusia. Vladimir padre fue enviado luego a la plaza del Neva, a orillas del río homónimo, seguramente el punto más caliente del bloqueo nazi de Leningrado.

“Mi padre me contó que allí lo hirieron. La herida fue grave. Todo la vida vivió con una metralla en la pierna. Gracias a Dios, le conservaron la pierna. Se la podían haber amputado. Le tocó un buen médico”, relató el jefe de Estado. “Le salvó la vida un vecino de Petergof, cerca de San Petersburgo, quien, sin dudarlo, lo llevó hasta el hospital”, pese a que los alemanes martillaban continuamente la orilla del río con su potente artillería. “El vecino esperó en el hospital hasta asegurarse de que lo habían operado. Entonces, dijo: ‘Bueno, ahora vos vas a vivir y yo me marcho a morir’”, continuó.

El padre de Putin, que falleció en agosto de 1998, pensó que su salvador había muerto durante la guerra, algo que lo martirizó toda la vida. “Y entonces, un día, a principios de los años ’60, vino de repente a casa, se sentó en la silla y rompió a llorar. Se había encontrado con su salvador. En la tienda. En Leningrado. Casualmente. Una oportunidad entre un millón”, contó. En otro gesto inédito, el presidente también recordó la muerte de su hermano, separado de sus padres y trasladado a un orfanato por las autoridades soviéticas para salvarlo de la hambruna que sacudió con especial virulencia a los habitantes de Leningrado. “Allí enfermó, según mi madre, de difteria, y no pudo sobrevivir. Ni siquiera le dijeron dónde está enterrado. El año pasado una gente por propia iniciativa encontró el documento de mi hermano. Efectivamente, era mi hermano. Y ponía el lugar de entierro: el cementerio Piskarevskoye”, dijo. En cuanto le dieron permiso, el padre de Putin hizo las valijas y abandonó el hospital para reunirse con su esposa, María. “Cuando llegó a casa, vio que los enfermeros sacaban cadáveres de la puerta. Vio a mamá. Se acercó y le pareció que aún respiraba. Y les dijo a los enfermeros: ‘Aún está viva’. Contó cómo los obligó a que la subieran de nuevo a casa”, relató. Putin contó que tras la guerra su familia emigró a la región de Tver, patria natal de sus abuelos.

Compartir: 

Twitter
 

Una foto publicada por un medio local de la infancia de Putin junto a su madre María.
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.